Una tirita solar que regenera las heridas de la piel

Para Francesca Santoro, el desarrollo tecnológico no tiene sentido si no está destinado a mejorar la calidad de vida de las personas. Por ello, ha creado una tirita solar que hace que las heridas cicatricen mucho más rápido.

Leerlo te llevará 1 minutos

Francesca Santoro lidera un equipo internacional que ha diseñado un dispositivo alimentado por energía solar que cura la piel dos veces más rápido que los métodos tradicionales


A Francesca Santoro no solo le interesa la investigación biomédica y el uso de nanomateriales para mejorar los microdispositivos médicos. Para esta joven científica italiana, la investigación no tiene sentido si no puede ayudar a mejorar la vida de la gente. Por eso, su trabajo está enfocado en el desarrollo de un dispositivo que puede acelerar la curación de heridas en la piel.

Tras estudiar en Italia y Alemania, Santoro decidió continuar su formación en el departamento de Química de la Universidad de Stanford (EEUU), donde se especializó en la integración de nuevos materiales y nanotecnología para crear dispositivos que ayuden a mejorar la regeneración de las células. Después de tres años de investigación, esta científica decidió regresar a su país natal y ahora dirige su propio laboratorio en el Centro de Biomateriales Avanzados para la Salud del Instituto Italiano de Tecnología.

Su investigación actual se centra en la creación de un dispositivo que integra células fotovoltaicas y que funciona como una tirita que transmite pulsos eléctricos a la piel dañada para regenerarla. Gracias a su innovación, la piel se regenera dos veces más rápido que con métodos tradicionales y, además, no requiere baterías ni alimentación eléctrica externa, ya que funciona con energía solar.

Hasta ahora, la forma de tratar las heridas graves en la piel era a través de injertos de otra zona del cuerpo del propio paciente o de tejido de cadáveres. Ambas opciones no son perfectas, ya que pueden generar rechazo. Tampoco es suficiente la investigación con células madre para tratar a todas las personas que sufren este tipo de heridas.

La investigación de Santoro se basa en la acción de los pulsos eléctricos que el dispositivo provoca en la piel. Gracias a estos pulsos, se estimulan las células beneficiosas que regeneran la piel sana. Aunque este enfoque no es original de Santoro, sí que lo es el uso de un dispositivo alimentado con energía fotovoltaica para reducir la dependencia de una batería externa. Además, el dispositivo es modulable, por lo que se puede construir según las necesidades del paciente y de la superficie de piel que se necesite regenerar.

Esta innovación le ha servido a Santoro para ser reconocida como uno de los Innovadores menores de 35 Europa 2018 por MIT Technology Review en españolUn avance que, como la propia Santoro describe, no solo se queda en el campo de la investigación, sino que saltará a la práctica médica para mejorar la calidad de vida de los pacientes con heridas en la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Las tecnologías que cambiarán el mundo en la próxima década

Steve Hoffman, uno de los hombres más importantes de Silicon Valley, repasa la tecnología que revolucionará nuestra forma de vivir y actuar en los próximos diez años.

Huub: investigación y ciencia en los deportes de resistencia

HUUB surge como el instrumento más eficaz para satisfacer los deseos de los deportistas. Se trata de un sistema instalado en un neopreno que les hace sacar su máximo rendimiento

Un nuevo invento para mejorar la seguridad en el ciclismo

El aumento de las muertes de ciclistas en la carretera ha provocado que Marc Millet esté desarrollando un prototipo de casco con airbag que salvaría muchas vidas.