Tecnología para asegurar a las empresas contra el fraude de identidad

Las empresas basan sus negocios en el desarrollo tecnológico. Por ello, su principal preocupación es que la seguridad de sus operaciones sea total. La start-up brasileña IDWall ha reinventado la forma de identificar clientes y evitar, así, delitos cibernéticos.
Leerlo te llevará 2 minutos
IDWall es una start-up brasileña que verifica documentos, identidades e información personal con algoritmos de inteligencia artificial y análisis de datos. Una plataforma que crea lazos de confianza en la era de los negocios digitales

“La prosperidad para mí significa hacer lo que amas y tener impacto en el mundo de una manera positiva”. Así resume el emprendedor brasileño Lincoln Ando el espíritu de su plataforma IDWall, con la que se ha propuesto solucionar un problema capital en su país: el fraude de identidad. Consciente desde el inicio de su carrera en 2011 de las pérdidas que genera este tipo de delitos, se decidió a buscar un camino innovador para asegurar a las empresas contra el robo de identidades digitales.

Y en 2016 nació esta start-up, que reinventa la forma de identificar a los clientes y verificar los documentos personales para optimizar tanto los tiempos como la eficacia de los procesos. Brasil es el país con mayor proporción de usuarios atacados por la suplantación de identidad, con un 15,51%, seguido por China (14,77%) y Georgia (14,44%), según las cifras de Kaspersky Lab al segundo trimestre de 2018. Acudir al análisis de datos y al reconocimiento facial supone toda una revolución para afianzar las relaciones de confianza en un negocio digital.

¿Cómo funciona IDWall? 

Pongamos como ejemplo el proceso de creación de una cuenta bancaria. Una vez que el cliente entregue una fotografía de su documento de identidad tomada con el teléfono móvil y un selfie, las cerca de 80 personas que integran el equipo de IDWall verificarán con OCR (reconocimiento óptico de caracteres, por sus siglas en inglés) que el solicitante es dueño de la identificación. De esta forma, el proceso pasaría de alargarse durante 15 días -plazo habitual en el país latinoamericano- a apenas unos minutos.

Después, comprobarán su solvencia acudiendo a más de 220 fuentes de datos distintas, que incluyen desde listas de morosos a resoluciones judiciales, que cruzarán la información y calcularán una tasa de riesgo del usuario en función de lo que haya solicitado. El sistema de Ando ahorra a las empresas tiempo de comprobación manual y, sobre todo, les permite evitar posibles pérdidas derivadas de delitos de fraude cibernético.

Estas tecnologías previenen desde casos de suplantación de identidad ligados a préstamos falsos a robos en el alquiler de vehículos y además automatizan procesos de las empresas al tiempo que mejoran la experiencia de los usuarios. “Podemos saber más sobre una persona y eso nos ayuda a democratizar el acceso a muchos servicios diferentes”, añade Ando.

Hoy, más de un centenar de empresas del sector tecnofinanciero, de alquiler de vehículos, bancos digitales, fondos de inversión y firmas en procesos de fusiones y adquisiciones minimizan riesgos gracias al sistema creado por Lincoln Ando, ganador de Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2018 de MIT Technology Review en español. “Seguiremos desarrollando nueva tecnología para dar acceso a los usuarios a más servicios en Brasil y después en otros países”, promete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Las tecnologías que cambiarán el mundo en la próxima década

Steve Hoffman, uno de los hombres más importantes de Silicon Valley, repasa la tecnología que revolucionará nuestra forma de vivir y actuar en los próximos diez años.

Huub: investigación y ciencia en los deportes de resistencia

HUUB surge como el instrumento más eficaz para satisfacer los deseos de los deportistas. Se trata de un sistema instalado en un neopreno que les hace sacar su máximo rendimiento

Un nuevo invento para mejorar la seguridad en el ciclismo

El aumento de las muertes de ciclistas en la carretera ha provocado que Marc Millet esté desarrollando un prototipo de casco con airbag que salvaría muchas vidas.