“Si la tecnología no se hace por y para la gente, se convierte en una herramienta muerta”

Hablamos con el futurólogo Alexander Mankowsky, que explica, según sus estudios, qué es lo que le espera a la tecnología y a la sociedad en unos años.

Leerlo te llevará 1 minutos

Alexander Mankowsky, futurólogo de Daimler AG, solo entiende el avance tecnológico cuando va de la mano de sociedades que evolucionan al compás y que dejan atrás el concepto del individualismo


Cuando piensa en el futuro, Alexander Mankowsky no lo hace como el resto. Sí coincide con la idea de que la tecnología es la gran fuerza propulsora del cambio social y que su impacto será determinante a la hora de reconfigurar los entornos comunitarios. Pero, sin embargo, difiere en un punto importante: no cree que la tecnología vaya a fomentar la superpoblación de las grandes metrópolis ni el abandono y el aislamiento rural, sino que entiende que surtirá el efecto contrario. Los individuos abandonarán de forma gradual las grandes urbes en busca de una vida más tranquila, asequible y que permita “un contacto más humano”.

Mankowsky, licenciado en sociología, filosofía y psicología, trabaja actualmente para el grupo automovilístico Daimler AG. “Soy futurólogo y responsable de estudios de futuro e ideación”, explica. Además de aplicar el potencial de la Inteligencia Artificial y definir los retos de la movilidad del mañana, trata de analizar cómo alcanzar el equilibrio entre los avances tecnológicos y los culturales. “Dentro de diez años como máximo, el tráfico urbano será dominado por los vehículos autónomos, y drones lanzados desde furgonetas se encargarán de la entrega de mercancías”, reflexiona.

Cuando imagina a estos actores del futuro (vehículos autónomos, drones, robots, etc.), Mankowsky no los visualiza como meros transportistas, sino como miembros de un sistema de movilidad en el que las máquinas estén interconectadas y sean capaces de reaccionar de forma autónoma e inteligente a las diferentes necesidades humanas.

Unos avances que deben ir sincronizados con el cambio cultural en la sociedad y en las compañías, según explica: “La tecnología solo tiene sentido si está hecha por y para la gente. Debe ir acompañada del lado humano, si no, se convierte en una herramienta muerta”. Mankowsky sostiene que, para hacer frente a grandes desafíos actuales como el calentamiento global, necesitamos “más confianza en la vida y formar sociedades más unidas”. Para que esto se produzca, ve necesario que tenga lugar una transformación desde el individualismo actual hacia el colectivismo.

El futurólogo de Daimler AG ha participado en el evento MIT Technology Review Innovation Leaders Summit, que ha reunido a algunos de los expertos mundiales más destacados en materia de innovación. Desde su faceta de psicólogo ejemplifica así esta simbiosis: “No habrá psicólogos robots, pero sí ayudantes capaces de analizar los síntomas con mayor rapidez y serán aliados fundamentales para completar una mayor atención profesional”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Las tecnologías que cambiarán el mundo en la próxima década

Steve Hoffman, uno de los hombres más importantes de Silicon Valley, repasa la tecnología que revolucionará nuestra forma de vivir y actuar en los próximos diez años.

Huub: investigación y ciencia en los deportes de resistencia

HUUB surge como el instrumento más eficaz para satisfacer los deseos de los deportistas. Se trata de un sistema instalado en un neopreno que les hace sacar su máximo rendimiento

Un nuevo invento para mejorar la seguridad en el ciclismo

El aumento de las muertes de ciclistas en la carretera ha provocado que Marc Millet esté desarrollando un prototipo de casco con airbag que salvaría muchas vidas.