El vehículo conectado ahorrará tiempo a los conductores

El desarrollo tecnológico traerá consigo una revolución en la concepción que tenemos de los coches en la actualidad.

Leerlo te llevará 5 minutos

Los coches conectados pueden ofrecer un beneficio de 50.000 millones de euros a los países de la Unión Europea. Además, la reducción de accidentes y la accesibilidad son dos de sus puntos fuertes. ¿Debilidades? Ciberseguridad, privacidad y regulación, todavía deben seguir desarrollándose


La Comisión Europea estima que hasta 2022 los estados miembros obtendrán un beneficio de 50.000 millones de euros gracias a los coches conectados. Esta rentabilidad coincide con la importancia que las principales compañías de automoción están dando a la conectividad de los vehículos. Según las estimaciones de Counterpoint, actualmente hay 46,3 millones de vehículos conectados en el mundo, cifra que crecerá hasta los 125 millones de vehículos hasta 2022.

Una apuesta por la conectividad que están liderando principalmente empresas como General Motors, que ocupa un 46% del mercado actual; BMW, con una cuota del 20%; Audi, con un 14%; y Mercedes-Benz, que representa el 13%. En los próximos años, los mercados que más crecerán serán el chino y el europeo. Todo ello se verá impulsado por el desarrollo del 5G como garante de conexiones más rápidas y capaces de soportar muchos puntos de contacto a la vez, como puede suceder en una zona con un gran volumen de vehículos conectados al mismo tiempo.

En el caso de Europa, este incremento en la conectividad se ve impulsado por el eCall, un sistema de emergencia obligatorio en la UE a partir de abril de 2018. Este dispositivo de asistencia detecta un accidente a través de sensores en el vehículo y hace una llamada automática a los servicios de emergencia. Según cálculos de la Comisión Europea, esta alerta temprana puede reducir el número de fallecidos al menos en un 4% y la cantidad de heridos graves en un 6%.

Además de la seguridad, este tipo de vehículos ofrecen otras ventajas, como ahorrar hasta una hora del tiempo de conducción al día gracias a sus dispositivos de GPS. ¿Se imagina subirse al coche sabiendo que se va a ahorrar el atasco de cada mañana?

Sin embargo, no todo es blanco o negro cuando hablamos de coches conectados. Aunque las oportunidades que abren estos vehículos suenan muy interesantes, también hay que tener en cuenta los riesgos que presentan. La conectividad deberá hacer frente a la ciberseguridad y a la protección de los datos personales que pueda guardar el coche conectado.

Oportunidades

La Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA) señala que los coches conectados van a reducir “el consumo de gasolina -y con ello las emisiones de CO2-, el tráfico será más seguro y las carreteras se usarán de forma más efectiva, reduciendo la congestión”. Sin embargo, los vehículos conectados también presentan otras ventajas a tener en cuenta:

Ventajas de los coches conectados

Accesibilidad

La ACEA destaca que los coches conectados pueden implementar desarrollos que los hagan accesibles para personas con movilidad reducida. Un estudio de la Asociación Americana de Personas con Discapacidades señala que este tipo de vehículos abren un futuro de esperanza para personas que no han podido conducir los coches tradicionales. De la misma forma, las personas mayores también podrían beneficiarse de ellos, ya que disponen de sensores y automatización.

Mantenimiento predictivo

¿Cuántas veces has acudido a tu taller de confianza porque sabes que a tu coche le pasa algo, pero no identificas el problema? Los coches conectados son capaces de detectar cuándo algo está ocurriendo y alertar al conductor. De esta forma, nuestro vehículo nos podría advertir de que hace falta cambiar el aceite, revisar el embrague o que ha pasado demasiado tiempo desde la última revisión.

Reconfigurar el mundo de los seguros

Actualmente, las pólizas de seguro tienen en cuenta la edad o el sexo del conductor. Los coches conectados podrían abrir el camino a una nueva configuración de los seguros. La cantidad de datos que puede obtener de un conductor y de su forma de conducir podría llevar a las aseguradoras a ofrecer pólizas personalizadas y adaptadas a las necesidades de cada conductor.

Reducción de costes sociales

Entre los distintos beneficios que la Comisión Europea atribuye a los coches conectados está la reducción de costes sociales. La institución europea considera que al reducirse los accidentes de tráfico y mejorar la efectividad de las vías, también se reducirán los costes sociales. Así, según la CE, los coches conectados también serían responsables de un ahorro significativo en sanidad.

Riesgos

Pese a las ventajas que presentan los coches conectados y las oportunidades que se abren en un escenario en el que ocupen las carreteras, los expertos del sector automovilístico alertan de que también conllevan algunos riesgos. Más allá de crear un frente común para la regularización de este tipo de coches, la ciberseguridad preocupa a usuarios y fabricantes.

Distracciones 

Con coches que incorporan pantallas, cada vez es más fácil imaginar la cantidad de cosas que podríamos hacer dentro de él. Desde consultar el correo, buscar una alternativa sin atasco o ver un vídeo. Este tipo de actividades que apenas nos llevarían unos segundos, pueden resultar muy peligrosas al volante. Está en manos de la conducción autónoma limitar el riesgo de estas distracciones.

Robo de información personal

En un artículo publicado en la revista Forbes, el CEO de Fortinet, una empresa dedicada a la ciberseguridad, Michael Xie, explica que nunca había conocido a nadie que dejase dentro del coche la tarjeta de crédito o su teléfono cuando aparcaba en un parking público. Algo parecido es a lo que nos exponemos con los coches conectados. Estos vehículos tendrán acceso a nuestros datos personales de la misma forma que lo hace en la actualidad un smartphone. La industria debe asegurar a los usuarios que sus datos personales están seguros.

Hackeos

La conectividad trae consigo los riesgos de la red. Entre ellos, los hackeos. ¿Puede el fabricante de nuestro vehículo asegurar que las imágenes de nuestro parabrisas no han sido alteradas? Establecer unos parámetros de seguridad será clave para que, aunque intervengan varios actores, los usuarios puedan estar seguros.

Compartir información con terceros

La privacidad es otro de los riesgos que aflora con los coches conectados. ¿Podremos decidir a quién cedemos nuestros datos? Dar voz al usuario para elegir qué datos quiere compartir y qué usos autoriza es fundamental para garantizar la privacidad de los conductores.

Por último, la ACEA considera que para hacer frente a estos riesgos son necesarios seis puntos clave:

1. Impulsar una cultura de la ciberseguridad.

2. Adoptar la ciberseguridad como un ciclo de vida en el desarrollo del vehículo.

3. Evaluar las funciones de seguridad durante las fases de prueba.

4. Gestionar unas políticas de seguridad actualizadas.

5. Dar respuesta a incidentes.

6. Mejorar el intercambio de información entre los actores de la industria.

Queda claro que los coches conectados pueden aportar avances importantes en la sociedad. Sin embargo, para conseguir que los riesgos se minimicen y que los beneficios se expandan es necesario el trabajo conjunto de todos los actores implicados para que la industria sea capaz de dar respuesta a las preocupaciones de los futuros pasajeros de estos vehículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Las tecnologías que cambiarán el mundo en la próxima década

Steve Hoffman, uno de los hombres más importantes de Silicon Valley, repasa la tecnología que revolucionará nuestra forma de vivir y actuar en los próximos diez años.

Huub: investigación y ciencia en los deportes de resistencia

HUUB surge como el instrumento más eficaz para satisfacer los deseos de los deportistas. Se trata de un sistema instalado en un neopreno que les hace sacar su máximo rendimiento

Un nuevo invento para mejorar la seguridad en el ciclismo

El aumento de las muertes de ciclistas en la carretera ha provocado que Marc Millet esté desarrollando un prototipo de casco con airbag que salvaría muchas vidas.