Las soluciones fintech seducen a la banca

En España hay aproximadamente 300 startup fintech y, a diferencia de lo que pasaba hace unos años, la mayoría de ellas buscan a la banca como aliada y no tanto como competidor.

Leerlo te llevará 4 minutos

En España hay aproximadamente 300 startup fintech y, a diferencia de lo que pasaba hace unos años, la mayoría de ellas buscan a la banca como aliada y no tanto como competidor.


Los datos no mienten: Según un informe de PwC, el 45% de las entidades financieras tradicionales ya tienen acuerdos con estas firmas que ofrecen servicios financieros a través de la tecnología, y el 82% de los bancos espera que estas alianzas aumenten en los próximos tres a cinco años. Por si estas cifras supieran a poco, según una encuesta realizada por DeNovo, la plataforma digital de PwC, el 30% de los usuarios de servicios financieros a nivel global tiene previsto aumentar el uso que hace de estas empresas de reciente creación. Y sólo el 39% dice que se mantendrán como clientes exclusivos de las entidades tradicionales.

La banca también ha sabido reconocer los beneficios que estas startup suponen para su negocio y para sus clientes. Banco Santander, sin ir más lejos, ha sido una de las primeras entidades en demostrar que la unión hace la fuerza. No en vano, el banco que dirige Ana Botín es de los más activos en inversión en empresas fintech, según un estudio de CB Insight, que analiza la actividad financiadora de los principales bancos europeos.

Banco Santander, a través de su fondo Santander Innoventures, ha sido la más activa entre sus pares europeos y Roostify ha sido una de las últimas startup en las que ha invertido. No sólo eso, también ha sido de las primeras en ‘casarse’ con una fintech, cuando hace un par de años llegó a un acuerdo con Funding Circle, una plataforma que le ha permitido ofrecer a sus clientes, tanto hogares como pymes, acceso a una financiación alternativa, peer to peer lending, es decir, préstamos entre particulares. Una de las fórmulas que propone el crowdfunding.

Esta no es la única entidad que se ha dejado seducir por las soluciones fintech. Cada vez son más los bancos que ven en este tipo de colaboraciones una oportunidad y un win-win para ambas partes: La entidad logra avanzar en su innovación tecnológica y aprender los secretos del éxito de este tipo de iniciativas; y la startup con la que colabora consigue una importante base de usuarios que por sí misma le resultaría muy costoso lograr. Además, los clientes ganan en comodidad y hacen uso de un servicio más transparente.

Bien es cierto que aún hoy día la banca cuenta con el músculo financiero y una ventaja competitiva frente a estas plataformas. Pero también es verdad que las nuevas empresas del sector ofrecen las soluciones y los servicios que ahora demanda el mercado y las nuevas generaciones. Una lucha de poder no tiene sentido en este terreno. De ahí que las entidades hayan optado por las alianzas y por poner a disposición de estas startup fondos para su crecimiento. Ahora mismo también está sobre la mesa el llamado Open Banking, es decir, una propuesta que deberán liderar las entidades tradicionales y que apuesta por la incorporación del uso de conectores para que estas fintech integren de manera sencilla sus desarrollos con los datos del banco.

Según un informe de CapGemini, el futuro pasa porque tanto Fintech como banca tradicional colaboren para crear una mayor variedad de productos y servicios. Pero para que estas alianzas superen los obstáculos, el papel de los reguladores será fundamental pues ayudarán con directivas de servicios de pago para garantizar las transacciones.

El papel del regulador

Y, de momento, no existe una regulación. El Ministerio de Economía y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) están trabajando en un marco para permitir que estas nuevas empresas puedan operar sin coartar su nivel de innovación. La idea es garantizar la seguridad de los clientes sin frenar la creación de nuevos productos y servicios. Es decir, dar alas a las ideas y a la imaginación en este campo, sin perder de vista que estamos moviéndonos en un sector, el financiero, muy sensible.

Esta legislación no sólo beneficiaría a las fintech, también a la banca. Así lo considera la Asociación Española de la Banca (AEB), que cree que establecer esta regulación permitiría también a las entidades ofrecer servicios financieros innovadores y desarrollar productos en este tipo de entorno. De esta manera existiría un equilibrio entre innovación y estabilidad financiera.

Mientras se define este Open Banking y el marco regulatorio, las ganas de colaborar crecen. Según la consultora CapGemini, la mayoría de los bancos (91,3%) y buena parte de las Fintech (75,3%) esperan colaborar en el futuro. La banca proporciona recursos, experiencia y conocimientos; y las nuevas llegadas velocidad de respuesta, agilidad y una visión innovadora. Y, para ejemplo, el concurso Fintech Open Challenge, una convocatoria lanzada entre Banco Santander y The Valley, que tiene como objetivo encontrar la idea de negocio más disruptiva en el ámbito Fintech. De esta manera se identifica talento, necesidades y se crece, tanto por parte del banco como por parte de los emprendedores, en el sector para enriquecerlo y dotarlo de todo lo que ahora los clientes reclaman.

Los mimbres están ahí y los pactos se van cerrando día a día. Pero también hay que tener claro que en este momento de transformación hay que querer cambiar y adaptarse. Y saber que cualquier innovación, llegada o no desde una fintech, debe estar centrada en el cliente porque son las personas las que, al fin y al cabo, logran que los negocios (también los financieros) avancen y crezcan. La filosofía común, por tanto, debería poner al cliente en el epicentro de cualquier acción.

10 razones para usar soluciones Fintech

  1. Móviles. Estas aplicaciones permiten consultar las finanzas personales en cualquier lugar y desde cualquier dispositivo.
  2. Claras. Estas soluciones basan gran parte de su estrategia en la transparencia. Buscan que el usuario esté informado de todos los procesos y transacciones.
  3. Especializadas. Un banco puede ofrecer una gran variedad de servicios, una solución fintech se especializa en una vertical.
  4. Ágiles. Estas compañías son mucho más pequeñas que las grandes entidades financieras, lo que las hace más ágiles y rápidas en sus respuestas.
  5. Centradas en el usuario. Otra pata sobre la que se basa su estrategia es el enfoque al cliente.
  6. Ahorro. La tecnología permite que el usuario se ahorre muchos de las comisiones que cobran los bancos por el mismo servicio.
  7. Democratización a productos financieros cualificados.
  8. Análisis. Estas soluciones permiten dibujar perfiles financieros gracias al Big Data.
  9. Seguridad. Las soluciones fintech prestan especial atención a la ciberseguridad para evitar que sus usuarios sufran cualquier tipo de robo o problema.
  10. Innovación. Las fintech ponen en el mercado nuevas ideas que generan oportunidades de negocio.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Las tecnologías que cambiarán el mundo en la próxima década

Steve Hoffman, uno de los hombres más importantes de Silicon Valley, repasa la tecnología que revolucionará nuestra forma de vivir y actuar en los próximos diez años.

Huub: investigación y ciencia en los deportes de resistencia

HUUB surge como el instrumento más eficaz para satisfacer los deseos de los deportistas. Se trata de un sistema instalado en un neopreno que les hace sacar su máximo rendimiento

Un nuevo invento para mejorar la seguridad en el ciclismo

El aumento de las muertes de ciclistas en la carretera ha provocado que Marc Millet esté desarrollando un prototipo de casco con airbag que salvaría muchas vidas.