La digitalización de la salud: el futuro del eHealth

La tecnología lo engulle todo: la comunicación, las finanzas, los transportes, el turismo… Y la salud no podía ser ajena a esta revolución.

Leerlo te llevará 7 minutos

La tecnología lo engulle todo: la comunicación, las finanzas, los transportes, el turismo… Y la salud no podía ser ajena a esta revolución.


Internet ha superado la pantalla del ordenador y se ha instalado en casi cualquier artilugio doméstico. Primero fueron los teléfonos móviles, que evolucionaron hasta lo que conocemos hoy día como smartphone, que nos permite estar conectados, navegar por la red, gestionar cuentas de correo electrónico e instalar aplicaciones y otros recursos para cubrir un amplio espectro de necesidades. Después llegó la domótica, que pretendía hacer más cómoda la estancia en nuestros hogares; y ahora con el Internet de las cosas podemos disponer de todo lo bueno de la red sin la necesidad del típico dispositivo electrónico.

Estos avances se están aplicando en muchos terrenos. También en el área de la salud, donde encontramos una amplia variedad de inventos dotados de la tecnología necesaria para conectar a los enfermos con sus médicos y monitorizar sus dolencias en tiempo real.

Más del 60% de la población española utiliza Internet para consultar información sobre salud y 1 de cada 5 lo hace a través de redes sociales, según el último informe publicado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la SI (ONTSI). Unas cifras que explican, de paso, la irrupción del eHealth y el crecimiento de aplicaciones en este sentido. “Se está produciendo un empoderamiento del paciente”, se afirma en el estudio. Y no le falta razón, pues el 21% de la población tiene más información sobre su estado de salud y participa activamente en la búsqueda de información y en la toma de decisiones; y casi el 30% usa algún dispositivo o aplicación para seguir algunas variables relacionadas con su salud. Además, si está ya todo a nuestro alcance a un clic, ¿por qué no lo iba a estar la sanidad?

Pero las aplicaciones no son los únicos avances en este sentido. La transformación radical que está experimentando la sanidad no se reduce al teléfono móvil. Son muchos los creadores que están ideando nuevas técnicas de control y monitorización para pacientes que no pueden moverse de sus casas, amén de sistemas para prevenir ataques y enfermedades graves. Pero este cambio es tan precipitado que hasta el doctor Sergio Vañó, presidente de la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES), reconoce la necesidad de evaluar la eficacia y la seguridad de los sistemas de eHealth. Según Vañó, los profesionales sanitarios deben estar preparados para estas nuevas tecnologías y los datos que se recojan de ellas deben ser monitorizados para que se integren en la asistencia sanitaria.

Desde el año 2015 y hasta el 2017, año en el que se publica el informe eHealth (tecnología y medicina), del CODDII, los avances tecnológicos se están acelerando y el uso de datos se está normalizando en cualquier dispositivo conectado a Internet, por lo que parece improbable que haya algún sector ajeno a esta revolución. Según este estudio, el área de la salud es una de las más prometedoras, también por el aumento de la longevidad y de las patologías crónicas en pacientes de todos los países, “lo que implica un incremento de la demanda de servicios asistenciales (ya de por sí muy saturados)”, asegura el informe.

Además, según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre los años 2000 y 2015, la esperanza de vida media en el mundo ha aumentado cinco años, y según las predicciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2015 la cifra de personas mayores se ha duplicado hasta los 16 millones en España. Estas cifras ponen de manifiesto la necesidad de recursos para mejorar el sector salud y, según el informe de CODDII, “se hace necesaria la incorporación de tecnología a la medicina y asistencia, acuñando nuevos términos como telemedicina y teleasistencia, tanto para los diagnósticos a distancia como para la monitorización remota de pacientes que actualmente están siendo atendidos y monitorizados tanto en unidades de urgencia de los hospitales como en centros de salud”.

Apostar por las tecnologías en el ámbito de la salud es clave. Según el informe de CODDII, los avances tecnológicos permiten “la personalización del sistema sanitario; el pronóstico y el seguimiento de enfermedades en tiempo real; la participación del ciudadano en temas relacionados con la salud; la seguridad del paciente en todas las etapas del proceso; y la integración de los sistemas sanitarios de distintos países, lo que mejora el intercambio de información” y acelera la respuesta ante cualquier circunstancia.

La tecnología puede ayudar tanto al paciente, que se siente más arropado sabiendo que tiene a un profesional sanitario a sólo un clic de distancia, como a la gestión de los centros de salud y entidades hospitalarias gracias a la mejora en la asignación de citas y la organización interna.

Innovar en salud

Estos avances llegan acompañados de una serie de inventos nacidos para mejorar la salud de sus usuarios sin la necesidad de acercarse al centro sanitario de turno. Artilugios diseñados para nuestro bienestar y nuestra tranquilidad, como el parche que ayuda a conocer nuestro estado de salud sin movernos de casa o el espejo que revisa tus constantes vitales y te cuenta cómo estás cada mañana.

Estos no son los únicos inventos en el área de la salud. Cada año, los creadores se afanan para superarse a sí mismos y ofrecer nuevas herramientas para mejorar la calidad y la accesibilidad de la salud:

  1. Espejito, espejito mágico… Hace unos años se inventó un espejo que te contaba cada mañana lo bien o mal de salud que te encontrabas sólo mirándote la cara. Dotado de una cámara digital, un ordenador que recoge los datos y un software que los interpreta, este artilugio analiza la cara del usuario, su temperatura, el pulso, la respiración y mantiene un registro diario con las constantes vitales muy útil para detectar alteraciones y enviárselas a tu médico. Su inventor Ming-Zher Poh, que por aquel entonces era un estudiante del MIT, lo bautizó como Medical Mirror.
  2. Un parche contra la gripe. Aunque todavía está en fase de desarrollo, hay muchas papeletas que invitan a pensar que el futuro de la vacuna contra la gripe pase por este diminuto y punzante parche, provisto de 100 microagujas que suministran la vacuna cuando se presiona sobre el brazo.  Los investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia (conocido como Georgia Tech) y de la Universidad de Emory, responsables del estudio, creen que este invento podría aumentar la inmunización de la población mundial.
  3. El sensor de glucosa. Este invento pretende sustituir las punciones en los dedos para medir la glucosa que los diabéticos deben hacer varias veces al día para controlar sus niveles de azúcar. El FreeStyle Libre, el sistema Flash de monitoreo de glucosa, es un sensor pequeño, redondeado, que se coloca en el brazo y monitoriza el nivel de azúcar en sangre mediante un pequeño filamento que se inserta debajo de la piel. El aparato, fruto de Abbott Diabetes Care, líder en el desarrollo, fabricación y comercialización de sistemas de monitorización de glucosa, ya se puede adquirir en la página web freestylelibre.es.
  4. El parche biónico. Volvemos a destacar un invento en forma de parche. En esta ocasión, este artilugio, ideado por Charles Lieber de la Universidad de Harvard, permite una integración con el corazón para detectar mucho mejor las irregularidades y actuar antes. Se trata de un parche biónico en el que se cultivan células del propio paciente y, aunque aún no se ha probado en animales, podría ser más efectivo que un marcapasos.
  5. Gafas contra el jetlag. Las personas que deben viajar regularmente por motivos de trabajo y sufren de estrés horario, que repercute en sus horas de sueño y comida, aplauden seguro la creación de estas gafas que engañan a la zona del cerebro encargada de regular el sueño. Las Re-Timer son el fruto de 25 años de trabajo de un grupo de científicos de la Universidad Flinders (en el sur de Australia), y ya se pueden adquirir por 149 euros.
  6. Casco inteligente. Se trata de un casco conectado a Internet que, en caso de accidente, avisa a emergencias y da la ubicación exacta. Todo un avance para los motoristas que gustan de salir con sus motos para disfrutar de carreteras de montaña, por ejemplo. Este invento de Marcus Weller, se bautizó como Skully AR-1 y tuvo un éxito arrollador en su estreno. No en vano, las primeras 25 reservas se agotaron en sólo cuatro minutos. Sin embargo, la empresa de Weller tuvo que declararse en bancarrota un tiempo más tarde y ahora son unos españoles los que quieren resucitar este artilugio.
  7. El sujetador que detecta el cáncer. Se trata de una prenda de ropa interior dotada con sensores de calor que, según sus creadores, unos investigadores colombianos, detecta el cáncer de mama con precisión. Su empleo se basa en la circulación sanguínea y en la temperatura de los pechos. En 2013 salió al mercado este invento del equipo dirigido por Jorge Hernán Estrada.
  8. Lentillas contra el glaucoma. Este dispositivo envía datos a través de Bluetooth al doctor para realizar un control diario del estado del ojo. De esta manera, el oftalmólogo controla toda la información del paciente y se pueden predecir enfermedades como el glaucoma. Estas lentillas fueron creadas por un grupo de científicos de la Universidad de Columbia Medical Center, en Estados Unidos, y en 2016 la FDA dio su visto bueno para su lanzamiento en el mercado.
  9. Un tatuaje que salva vidas. De nuevo es la piel la mejor aliada de estos inventores en el campo de la salud. En esta ocasión se trata de una calcomanía que se pega a la piel y que ayuda a predecir enfermedades como el Parkinson. La técnica la han desarrollado John Rogers y la Universidad de Illinois, Estados Unidos, y el invento ha sido posible gracias a la empresa MC10.
  10. La camiseta inteligente. El Internet de las cosas llega muy lejos, incluso al mundo textil. La firma Nuubo utiliza la tecnología para ofrecer una camiseta basada en textiles biomédicos con sensores para monitorizar el corazón e, incluso, realizar un electrocardiograma si fuera necesario.

La salud y la tecnología se dan la mano para diseñar un mundo más seguro y accesible.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Las tecnologías que cambiarán el mundo en la próxima década

Steve Hoffman, uno de los hombres más importantes de Silicon Valley, repasa la tecnología que revolucionará nuestra forma de vivir y actuar en los próximos diez años.

Huub: investigación y ciencia en los deportes de resistencia

HUUB surge como el instrumento más eficaz para satisfacer los deseos de los deportistas. Se trata de un sistema instalado en un neopreno que les hace sacar su máximo rendimiento

Un nuevo invento para mejorar la seguridad en el ciclismo

El aumento de las muertes de ciclistas en la carretera ha provocado que Marc Millet esté desarrollando un prototipo de casco con airbag que salvaría muchas vidas.