Cómo saber si una conexión inalámbrica es segura

Suele ser nuestra primera pregunta al llegar a un restaurante, hotel u otro establecimiento: ¿Hay Wifi? Te damos algunos consejos sobre cómo comprobar si entras en una red inhalámbrica segura.
Leerlo te llevará 3 minutos
El empleo de redes inalámbricas para conectarse a Internet es una práctica extendida a nivel global, y España no es una excepción. Con un porcentaje superior al 66%, nuestro país aparece en el segundo puesto del ranking internacional. Por comunidades, los navarros son los usuarios más frecuentes de las conexiones inalámbricas, con un 80%. Un dato que se sitúa por encima de la media nacional (76,18%). Por su parte, los madrileños son los menos adeptos (59,58%)

Los británicos son los únicos que superan a los españoles en la utilización de esta tecnología, con 71,1% . Tras Reino Unido y España, se sitúan Italia con un 52,91%, Francia (52%) y Estados Unidos (49,2% ).

No obstante, se calcula que el empleo de esta clase de redes va a ir a más en los próximos años, teniendo en cuenta que desde todos y cada uno de los campos públicos se está invirtiendo en este sector. La Unión Europea pretende acercar Internet a todos y cada uno de los puntos del continente con un plan para instalar wifi en 8.000 ayuntamientos, con una inversión de 120 millones de euros hasta 2020.

Tan habituados estamos a ellas que una de las primeras cosas que hacemos al llegar a cualquier sitio, ya sea a un hotel, un centro médico o bien un restaurante, es consultar si dispone de wifi y cuál es su clave de acceso.

¿Son seguras las redes inalámbricas?

La primera cosa que debemos hacer es distinguir una red inalámbrica segura de una que no lo es. ¿Cómo lo hacemos? El director de Canales y Alianzas de Aiuken Cybersecurity, Nestor Carriba, explica que, cuando intentamos acceder desde nuestro dispositivo, este nos informa con el mensaje “red abierta”. Ahí ya sabemos que podemos poner en riesgo nuestra seguridad. “Lo aconsejable” es, según el especialista, “entrar lo menos posible en estas redes y hacerlo para cosas como leer un artículo en una web o bien consultar una página”. 

Lo que jamás debemos hacer es visitar páginas en las que tenemos que introducir nuestros datos. En el caso de utilizarlas, además es recomendable emplear un sistema de cifrado (VPN).

Una de las ventajas principales de las redes inalámbricas, la instalación sin cables, es a la vez uno de sus mayores inconvenientes. Este tipo de redes son más sencillas de piratear y, por tanto, menos seguras. El cable es, en palabras del especialista de Aiuken, una de las maneras más seguras de acceder a Internet.

Cuidado con las redes falsas

El sentido común es la mejor arma para no caer en la trampa de los ciberdelincuentes. Nestor Carriba explica que si vamos a acceder a una red pública gratis debemos sospechar por el hecho de que puede ser falsa.

Para un ciberdelincuente no es muy complicado crear una red falsa, darle el nombre de una famosa y engañar a quien accede a ella. De ahí que no es complicado que podamos entrar en esa red falsa sin darnos cuenta y que nos roben información esencial. Los especialistas recomiendan borrar la lista de redes wifi conocidas de nuestros terminales.

Una de las reglas básicas es no acceder a conexiones que no piden clave de acceso. Aunque también hay que mostrarse cauto con las que sí tienen contraseña, ya que un ciberdelincuente puede crear un punto de acceso a una falsa red wifi con exactamente el mismo nombre, según Kaspersky Lab España. 

Y es aquí donde está el peligro: estaríamos mandando información al pirata informático en lugar de al punto de conexión, por lo que tendría acceso a nuestros datos personales o bancarios.

Desde Cellnex aconsejan que al conectarse a una red wifi libre y/o gratis de entidades que nos ofrezcan confianza (administraciones locales, hoteles, centros comerciales, aeropuertos), se lea detenidamente las condiciones antes de aceptarlas. De este modo, podemos revisar que esa entidad está cumpliendo con la ley de protección de datos.

No dejar datos bancarios

Aunque es lógico, resulta conveniente recordar que no es recomendable acceder a la plataforma de tu banco desde una red wifi pública. Para ello, es mejor que emplees los datos móviles. Si no tienes otra opción y necesitas hacer gestiones en la banca online desde redes no seguras, los especialistas aconsejan cerrar sesión al terminar y, si tienes sospechas de que has sido víctima de un fraude, contactar con tu banco para solventar un posible problema.

Desde Aiuken insisten en que jamás accedamos a nuestras cuentas desde redes públicas, ni al correo coorporativo, ni hagamos trasferencias de documentos importantes o datos médicos. “Todo lo que estimes importante, no lo consultes o mandes desde redes públicas”.

La relevancia del ‘Https’

Aunque lo más importante es que no te conectes a una red wifi pública para acceder a tu cuenta corriente, de hacerlo, además es esencial utilizar el ‘https’ que está disponible para Google Chrome y Mozilla Firefox.

Para esto, es recomendable revisar que en la barra de direcciones aparece la S. Nos referimos a la “s” de https y el símbolo de un candado. Esto quiere decir que la conexión está cifrada. Otra alternativa es emplear una red privada virtual para proteger tus datos.

En todo caso, la conexión wifi en casa acostumbra a ser más segura, especialmente desde los últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Las tecnologías que cambiarán el mundo en la próxima década

Steve Hoffman, uno de los hombres más importantes de Silicon Valley, repasa la tecnología que revolucionará nuestra forma de vivir y actuar en los próximos diez años.

Huub: investigación y ciencia en los deportes de resistencia

HUUB surge como el instrumento más eficaz para satisfacer los deseos de los deportistas. Se trata de un sistema instalado en un neopreno que les hace sacar su máximo rendimiento

Un nuevo invento para mejorar la seguridad en el ciclismo

El aumento de las muertes de ciclistas en la carretera ha provocado que Marc Millet esté desarrollando un prototipo de casco con airbag que salvaría muchas vidas.