¿Se puede replicar la vida estudiantil en un campus virtual?

Nunca ha habido más alumnos que elijan los estudios online como ahora, y la tecnología está haciendo que la educación a distancia sea “más cercana”.

Leerlo te llevará 5 minutos

Nunca ha habido más alumnos que elijan los estudios online como ahora, y la tecnología está haciendo que la educación a distancia sea “más cercana”. A medida que avanzan las posibilidades de la educación a distancia, los educadores están “explorando” espacios virtuales donde los estudiantes puedan desarrollar una comunidad virtual


En la University of Glasgow, la educación online aúna tanto los cursos a distancia como en el campus. El software de las clases virtuales permite a los estudiantes enviar sus trabajos online, examinar el material del curso y acudir a tutoriales por videoconferencia. Los estudiantes a distancia pueden ir a clases en un campus virtual alojado en Online World Second Life, donde recopilan representaciones digitales de las clases, asisten a conferencias y presencian proyecciones de diapositivas sobre el debate del día.

Jo-Anne Murray, vicerrectora adjunta de educación digital de la University of Glasgow, afirma que “hemos intentado replicar nuestra universidad en Second Life para ayudar a los estudiantes online a sentirse parte de la vida universitaria y poder interactuar con otros estudiantes en tiempo real, dentro de un ambiente en 3D”.

Muchas instituciones están experimentando con espacios virtuales que puedan adaptarse a experiencias específicas del aprendizaje. Minecraft, la popular herramienta de construcción para colegios, es además una parte integral de la carrera de ingeniería de Carnegie Mellon University. Minecraft ayuda a los estudiantes a construir y visualizar problemas complejos. En la University of Western England de Bristol, la Facultad de Derecho utiliza un espacio virtual para simular un despacho de abogados donde los estudiantes pongan en práctica las habilidades aprendidas relacionadas con casos, usando una tecnología similar a la de una oficina moderna.

Encontrar el aspecto social en los estudios online

Estos entornos virtuales online están ganando relevancia entre los educadores que pretenden construir una comunidad de estudiantes en el ciberespacio. Durante los últimos 5 años, el número de estudiantes matriculados en universidades online de Reino Unido se ha disparado debido a la mejora del acceso a Internet desde distintas partes del mundo y a la creciente demanda mundial que reclama una mayor flexibilidad laboral y estudiantil. En EEUU, uno de cada cuatro estudiantes universitarios cursa al menos una clase online.

Para un aprendizaje online efectivo, los estudios demuestran que es crucial sentirse parte de una comunidad y hay evidencias de que estar presente como avatar facilita y promueve este objetivo.

“Resulta interesante que los estudiantes puedan conocerse entre sí de forma virtual”, de acuerdo con Murray. “Pero si los profesores no les ayudan a desarrollar esa comunidad, los estudios online pueden convertirse en una experiencia tremendamente aislada. La interacción social online resulta vital para un estudiante a distancia”.

Las universidades que imparten estudios únicamente a distancia como la Open University o la Universitat Oberta de Catalunya utilizan software de videoconferencias para impartir unas clases “más cercanas”. Por ejemplo, Adobe Connect o Big Blue Button permiten llevar a cabo tutoriales en tiempo real. O los entornos de aprendizaje virtual como Blackboard o Canvas, utilizados para que los estudiantes compartan material de clase o asistan a debates cuando lo deseen. Herramientas de colaboración como Google Drive y Mural permiten trabajar en proyectos de grupo bien de forma simultánea o por su cuenta. Los cursos están diseñados para que los trabajos en grupo sean obligatorios, y se anima a los estudiantes a interactuar en la media social.

De acuerdo con la Dra. Madeline Dewhurst, profesora de Literatura Inglesa y Escritura Creativa en The Open University, “los estudiantes dicen que sus grupos de Facebook son una buena forma de apoyo y un buen recurso de ayuda para sus estudios”.

Para muchos estudiantes, el aspecto social de Internet lleva el aprendizaje más allá de las paredes de una clase. Cerca de un 90% de los universitarios comienzan sus investigaciones a través de motores de búsqueda como Google, mientras que los estudiantes, sea en forma virtual o en presencia física, pueden mantener contacto fuera de clase con los profesores vía e-mail, media social o mensajes instantáneos. Muchos profesores animan a sus estudiantes a utilizar Twitter para mantener contacto con expertos en sus campos de estudio con el fin de ampliar los puntos de vista que exponen. Un estudio ha descubierto que cuando los alumnos de noveno grado tratan cuestiones científicas de forma conjunta, desarrollan mejor su capacidad de argumentación.

Murray afirma: “Por mi experiencia puedo decir que la educación online, sea a distancia o en un campus, puede favorecer un aprendizaje más independiente donde los estudiantes se centren en encontrar información por ellos mismos”. Cada vez más, los estudiantes tienen acceso a libros de texto y material de curso digitales para poder personalizar sus trabajos relacionados con sus áreas más débiles, impulsar el aprendizaje y mejorar los grados.

Dewhurst sostiene que “sin embargo, el enfoque exclusivamente online no siempre es perfecto, tanto para profesores como para estudiantes. Tener una buena conectividad y una tecnología intuitiva es realmente importante para ayudar en la enseñanza y para que los estudiantes se sientan más cómodos a la hora de participar”.

Cuando los métodos online sirven para “desconectarse”

Destinar parte del tiempo de clase al estudio online sirve para que los estudiantes que puedan tener familia, trabajo u otros compromisos obtengan una mayor flexibilidad: Este enfoque de educación combinada está aumentando en colegios y universidadesde todo el mundo.

Unas 700 universidades incluyendo Harvard, MIT y Stanford, disponen de cursos online gratuitos. Estos cursos online masivos y abiertos (MOOC: acrónimo en inglés) están disponibles a través de proveedores como Coursera y EdX, a través de videoconferencias, diapositivas interactivas y trabajos realizados bajo la supervisión de un tutor. Cada vez hay más cursos que cuentan para la acreditación de grado.

Algunos estudiantes matriculados en las universidades que ofrecen material para los MOOC han acabado quedándose con él en vez de con su equivalente en el campus, y los educadores están considerando cada vez más la posibilidad de una “clase invertida” para los cursos del campus, donde los estudiantes atiendan a conferencias o lean materiales del curso cuando lo deseen, además de reunirse con sus profesores para trabajar sobre posibles problemas. “El tiempo de las clases presenciales se puede utilizar de forma más efectiva para lograr un aprendizaje activo, de tal manera que el papel académico sirva para ayudar a los estudiantes a aplicar lo que han aprendido”, según Murray.

Para la futura vida estudiantil, la realidad virtual puede que sea la siguiente frontera. Medio millón de estudiantes de Reino Unido han utilizado Google Expeditions para realizar tours por lugares remotos en un determinado período de tiempo a través de la realidad virtual, mientras que Harvard está canalizando una popular clase de introducción a la programación a través de ella. En la University of Glasgow se van a recrear en realidad virtual laboratorios médicos de ciencias del deporte para que los estudiantes a distancia accedan con sus smartphones cómodamente desde sus casas.

“Con las clases de realidad virtual, los estudiantes online podrán utilizar unos cascos y sumergirse aún más”, dice Murray. “Estamos presenciando un cambio en la educación superior que está inclinándose cada vez más por el aprendizaje a distancia”.

Independientemente de la cuestión de que la tecnología pueda captar plenamente la conexión que ofrece la educación presencial, está claro que las apps que ayudan a los estudiantes a sentirse más integrados solo pueden ser una ventaja que se verá reflejada en las calificaciones finales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Realidad virtual: clave para diseñar tus futuras vacaciones

Gracias a la realidad virtual, los turistas pueden vivir experiencias lúdicas y culturales de todo tipo y conocer un destino casi como si estuvieran en él sin necesidad de desplazarse.

Realidad virtual y ocio, la tecnología al servicio del entretenimiento

El cine y los videojuegos dan la bienvenida a la realidad virtual,…

Ropa inteligente, una extensión del cuerpo humano

Linda Franco, cofundadora de Machina, desarrolla tecnología portátil que se implanta en…