Guía para elegir el ‘smartphone’ que mejor se adapta a ti

En un mundo en el que la tecnología acapara gran parte de nuestra vida, cada vez son más las personas que quieren contar con el último modelo de smartphone disponible en el mercado. Te ayudamos a elegir el más completo. 

Leerlo te llevará 4 minutos

Elegir un smartphone que tenga todo aquello que necesitamos puede ser una tarea complicada. Para ponértelo fácil, analizamos distintos componentes del smartphone y sus funciones


¿Qué se esconde detrás de una carcasa dorada, dos cámaras traseras y una pantalla del tamaño de tu mano? La apariencia física de un smartphone puede ayudarnos a decantarnos por un teléfono u otro, sin embargo, hace falta adentrarse en sus componentes para elegir el móvil que mejor se adapte a ti.

Europa occidental y China son los territorios donde el smartphone tiene mayor penetración. Según datos de Statista, en 2018 se vendieron más de 270 millones de teléfonos inteligentes en la Unión Europea. Si hablamos de su uso, difiere tanto como sus dueños. Desde aquellos que buscan ser unos profesionales de la fotografía hasta los que usan su teléfono como una extensión de su oficina.

Las funcionalidades del smartphone crecen al ritmo al que lo hacen las aplicaciones móviles, pero, además, el propio teléfono tiene sus peculiaridades. Megapixeles, doble núcleo, procesador, memoria RAM… Cada una de estas palabras esconden las posibilidades de cada terminal. Dime para qué usas tu smartphone y te diré en qué palabra debes fijarte.

Memoria

Cuando hablamos de la memoria de un smartphone nos referimos a la capacidad de almacenamiento que tiene ese dispositivo. Sin embargo, existen varias memorias y debes tenerlas todas en cuenta.

Memoria interna

Se trata de la memoria en la que se almacenan aplicaciones o documentos y que viene ‘de serie’ con el smartphone. En el caso de los iPhone, la memoria interna es toda la memoria del teléfono, es decir, el espacio disponible para guardar documentos e instalar apps. Sin embargo, en otros smartphones, la memoria interna se puede ampliar mediante una memoria externa o una tarjeta microSD.

Si sueles descargar documentos en tu móvil, ya sean entradas, billetes de transporte o documentos para leer desde tu smartphone, debes tener muy en cuenta la memoria interna del teléfono que elijas, así como si tiene la opción de ampliarla mediante una tarjeta SD.

Por otra parte, si eres un amante de la fotografía y utilizas diferentes aplicaciones para retocar tus fotos, la memoria debe ser suficiente para soportar su peso. Lo mismo si te encantan los videojuegos y quieres instalar varios en tu dispositivo.

Memoria SD

La memoria flash, como por ejemplo una tarjeta de memoria micro SD, incrementa el espacio para almacenar documentos, imágenes y vídeos”, explican desde LG. Este tipo de memoria nos sirve para extender la memoria interna del teléfono e incluso permite instalar algunas aplicaciones.

Sin embargo, si prevemos que nuestro teléfono se convierta en un dispositivo de almacenamiento de documentos, no debemos confiarlo todo a la tarjeta microSD, ya que las posibilidades no son exactamente iguales.Como hemos comentado, algunas aplicaciones no permiten almacenarse en la memoria ‘extra’ de nuestro teléfono, algo que limita las funciones de estas tarjetas.

Memoria RAM

¿Tienes poca paciencia y necesitas que tu móvil responda rápido a lo que le pides? Entonces no olvides fijarte en la memoria RAM a la hora de elegir un smartphone. Su nombre viene de las siglas en inglés de Random Access Memory (Memoria de Acceso Aleatorio) y se trata de una memoria en la que se puede escribir y reescribir de manera constante, ya que los datos no se guardan de manera permanente.

Por esta razón, nuestros archivos no deben estar guardados en la memoria RAM, de lo contrario, desaparecerían al apagar y volver a encender el teléfono. Los expertos en telefonía de LG ponen un ejemplo: “Un teléfono móvil almacenará en memoria RAM el reproductor de música cuando abramos la aplicación, pero también cuando pulsemos el botón Home y abramos la calculadora, compartiendo la memoria ambas aplicaciones.

Por lo tanto, al abrir más aplicaciones, la memoria RAM se irá llenando, y cuanta más tenga el dispositivo, y más rápido sea el acceso a la misma, más fluidez notaremos en el uso”.

Cámara

La mejora de las cámaras en los smartphones ha traído consigo la obsesión por la foto perfecta. Si tú también quieres ser un instagramer profesional, debes fijarte en lo siguiente.

Megapixeles

No te dejes engañar: los megapixeles no lo son todo. No por tener más, vas a tener una mejor cámara. ¿Por qué? Porque como explica este artículo, los megapixeles no están relacionados con la calidad de la imagen, sino con su tamaño.

Las cámaras con más megapixeles no son mejores que las que tienen menos. Simplemente nos ayudan a poder ampliar más una fotografía, ya que su número de píxeles es mayor. Así, para conseguir imágenes de calidad con tu smartphone, debes fijarte en el resto de especificaciones.

Ajustes de exposición

Aunque la mayoría de teléfonos realizan los ajustes de la cámara de forma automática, lo ideal, según la Revista Gadget, es que puedas elegir la obturación, la velocidad, la sensibilidad ISO y el balance de blancos. De esta forma, podrías adaptar tu cámara a cualquier situación y conseguir un mejor resultado.

HDR

Este sistema, el High Dynamic Range (HDR, por sus siglas en inglés) permite eliminar altos contrastes en una imagen. Lo que puedes conseguir es evitar contraluces o imágenes quemadas y adaptar la luz que mejor convenga a tu foto.

Procesador

El procesador es una parte fundamental dentro de tu smartphone. Se trata del cerebro de tu dispositivo y sirve para hacer los cálculos que provocan que tu móvil funcione. Cuanta mayor potencia tiene -medida en hercios-, más rápidos serán esos cálculos y de forma más eficiente funcionará el teléfono.

Núcleos

Seguramente has leído en múltiples ocasiones que un teléfono tiene doble núcleo o incluso más de dos núcleos. ¿Para qué sirven y qué son exactamente? Los núcleos son las partes en las que se divide un procesador. Según Andro4all, los núcleos se reparten el trabajo del procesador según las tareas que ordenemos a nuestro teléfono.

¿Es mejor un smartphone por tener más núcleos? No siempre. Los expertos alertan de que tener muchos núcleos resta duración a la batería. Además, la memoria RAM también influye. De nada sirve tener ocho núcleos si esta es limitada y entorpece el uso del teléfono haciéndolo más lento.

Después de leer esta guía sobre el vocabulario del smartphone seguro que estás listo para elegir el teléfono que más se adapte a ti. Recuerda, los megapixeles no lo son todo y elegir una buena memoria interna puede ahorrarte tiempo en borrar fotos o aplicaciones a lo largo del tiempo.

Por Joana Isbel, editora de MIT Technology Review en español

Quizás te guste

Realidad virtual: clave para diseñar tus futuras vacaciones

Gracias a la realidad virtual, los turistas pueden vivir experiencias lúdicas y culturales de todo tipo y conocer un destino casi como si estuvieran en él sin necesidad de desplazarse.

Realidad virtual y ocio, la tecnología al servicio del entretenimiento

El cine y los videojuegos dan la bienvenida a la realidad virtual,…

Ropa inteligente, una extensión del cuerpo humano

Linda Franco, cofundadora de Machina, desarrolla tecnología portátil que se implanta en…