Inteligencia artificial, la compañera de viaje de las empresas para avanzar hacia un mercado sostenible

The Upright Project quiere empoderar a los consumidores, dotándoles de información contrastada para que puedan valorar la influencia que ejercen las empresas en el entorno actual.

Leerlo te llevará 2 minutos

La empresa The Upright Project crea un modelo de cuantificación basado en Inteligencia Artificial (IA) que mide con datos científicos el impacto real de las empresas en la sociedad y que permite a la ciudadanía disponer de información fiable para tomar decisiones de consumo responsable.

La ingeniera de sistemas finlandesa Annu Nieminen se cansó hace dos años de que las compañías solo viesen en la sostenibilidad una cuestión de marketing. Convencida de que el futuro del planeta no pasa únicamente por empaquetar productos con etiquetas verdes, Nieminen creó un modelo de cuantificación asistido por inteligencia artificial para medir con datos científicos el impacto real de las empresas.

Con The Upright Project, Nieminen quiere empoderar a los consumidores, dotándoles de información contrastada para que “puedan valorar la influencia que ejercen las empresas en el entorno actual”. Su herramienta les permite conocer con mayor precisión y fiabilidad a quién están contratando y cómo es la huella que dejan los bienes y productos de esas compañías en el medioambiente, en la sociedad, en la salud y en la creación de conocimiento.

El modelo promovido por Nieminen, CEO de la compañía, funciona gracias a tres motores: una primera clasificación de productos y servicios, un posterior sistema de evaluación de impactos netos (positivos y negativos) y una base de datos con más de 80 millones de artículos científicos. La combinación de estos tres aspectos permite obtener análisis con mayor grado de rigurosidad y pone a disposición de los ciudadanos el valor añadido que cada empresa aporta (o no) a la sociedad.

Por otro lado, esta iniciativa también quiere fomentar la transparencia de la responsabilidad social corporativa y que las empresas entiendan que lo que hoy perciben como una estrategia publicitaria mañana podría ser “el factor que les diferencie de su competencia”. El usuario es cada vez más consciente del cambio climático, de la importancia de la ética corporativa y de cómo sus decisiones de compra influyen a largo plazo en el planeta, explica Nieminen.

Por ello, y al igual que ocurre con los consumidores, Nieminen no tiene dudas de que “las reglas del negocio están cambiando”. Junto a su equipo de ocho personas aspira a transformar el paradigma actual: “No basta con saber lo bien que medimos lo que hacemos hoy como empresas, tenemos que analizar el impacto que ya estamos teniendo y que vamos a tener en el futuro“.

Gracias a su enfoque visionario y por incentivar a las compañías a optimizar su impacto neto en sociedad, Annu Nieminen se ha convertido en una de las ganadoras de los premios Innovadores menores de 35 Europa 2018 por MIT Technology Review en español.

The Upright Project busca afianzarse como una herramienta de transparencia y de supervisión científica para que los planes de sostenibilidad y de responsabilidad de las empresas pasen del marketing a la acción. De esta manera, los ciudadanos se convertirán en los verdaderos protagonistas de su consumo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Robots con conciencias humanas para engañar a la muerte

Bina 48 es un prototipo de robot desarrollado con inteligencia artificial a partir del carácter de una persona real y se comporta de manera similar a como lo haría ella

Los principales retos de la Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial ha llegado a la sociedad para quedarse. Su continuo desarrollo va a provocar una auténtica revolución en la forma en la que interactuamos entre nosotros y con las máquinas, que cobrarán cada vez más protagonismo.

7 tendencias tecnológicas que pisarán fuerte este 2019

El mercado se encuentra en un punto de inflexión donde las estrategias digitales adecuadas se convierten en el diferenciador y en una fuente de ventajas competitivas para las organizaciones.