Cómo mejorar la seguridad de nuestro router


Leerlo te llevará 2 minutos

Cuando queremos tener una red Wi-Fi en casa, no solo hay que buscar la conexión más rápida posible. También es importante que sea segura. Te damos algunos consejos para mejorar la seguridad del router.

El router es el primer filtro para tratar de evitar que nuestra red se vea afectada por ciberdelincuentes, que en el mejor de los casos solo querrán aprovecharse de nuestra cobertura.

Pero si queremos ponernos en lo peor, debemos tener en cuenta que por nuestra red viaja todo tipo de información (datos personales, bancarios, identidades…) que hay que proteger.

Cambia el usuario y contraseña de acceso

Para cambiar el nombre de usuario, tenemos que abrir el navegador y acceder a nuestro router con la IP correspondiente, que se suele encontrar en el manual de instrucciones y en la base del aparato.

Cuando ingresemos, tenemos que dirigirnos a la pestaña de “gestión del router” y seleccionar la opción “cambiar clave de acceso” (el proceso suele ser igual en todas las marcas, aunque es posible que en algunas cambie).

Una vez cambiado el tipo de cifrado, el sistema nos devolverá a la pantalla inicial para que accedamos con nuestra nueva clave. Llegados a este punto, es el turno de modificar la contraseña de nuestra red Wi-Fi. Antes de ello, debemos tener en cuenta que, si teníamos conectados otros dispositivos o extensores a la red, será necesario volver a sincronizarlos.

Para cambiar la clave y el nombre de esta, pichamos en “Ajustes de Wi-Fi” y, cuando estemos dentro, buscamos la opción “Nombre de red” (normalmente el que ya esté seleccionado por defecto sea el de nuestro operador). Lo ideal es utilizar uno que no llame mucho la atención, pero a la vez fácil de reconocer.

Opta por el sistema de seguridad WPA2

La contraseña de tu red. Podemos elegir entre tres cifrados que se encuentran en todo router de hoy en día: el WEP (más antiguo), que ha quedado obsoleto y se ha convertido en el menos seguro; el WPA, que ofrece mayor seguridad, ya que el número de caracteres que podemos introducir no está tan limitado; y el WPA2, que es el más nuevo y seguro.

El WPA2 es el que te permite utilizar la contraseña más larga. Sabemos que puede resultar incómodo para las visitas, pero solo tendrás que ingresar una vez, ya que la clave queda memorizada en nuestros dispositivos. Mejor eso que ser víctimas de un hackeo.

Desactiva la administración remota

Aunque lo normal es que ya esté desactivada por defecto, compruébalo y, si no es así, en Ajustes debe aparecer la opción “Administración (o Gestión) remota”. Es importante porque es lo que permite acceder a nuestro router desde fuera de la red.

Desactiva UPnP

Se trata de un protocolo diseñado para que el router detecte fácilmente los dispositivos en red. Es cierto que, si lo desactivas, tengas que abrir de forma manual puertos de algunas aplicaciones, pero suele valer la pena, ya que hace tu dispositivo más vulnerable.

Regula la emisión

Muchos routers dan la opción de limitar la señal de la red, de modificar su porcentaje. Es una opción muy útil. Claro está, debemos hacerlo sin que nos perjudique cuando estemos en nuestra vivienda.

Para asegurarte de ello, puedes acudir al punto más lejano de la casa y comprobar si funciona bien tu señal (en comparación con el lugar donde tengas instalado el router). Selecciona el nivel justo para que tengas una buena conexión y para que cueste encontrar tu red desde fuera. 

Actualiza el firmware

Muy atento a este último paso, ya que todo lo que has hecho hasta ahora puede no servir de nada en el caso de que el fabricante tenga un fallo de seguridad en su firmware. En cualquier caso, por si acaso, el propio router te da la opción de instalar un parche de seguridad preventivo y de actualizarlo cuando desees. El proceso es muy sencillo y puedes hacerlo desde el menú de configuración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Qué hacer si suplantan tu identidad digital

Todos tenemos un perfil en alguna de las redes sociales. Algo que nos exige adoptar determinadas precauciones.