Cómo evitar los virus informáticos

Los avances tecnológicos hacen que también aparezcan nuevos virus más peligrosos que afectan al sistema. Te explicamos los más famosos y cómo evitarlos.

Leerlo te llevará 7 minutos

En 2017, el virus informático “WannaCry” puso en jaque a las grandes compañías mundiales e hizo temblar a los usuarios domésticos del planeta. Sacaba provecho de una debilidad en Windows para realizar un ataque que inutilizaba los dispositivos y pedía grandes sumas de dinero a cambio de su liberación. El hecho, por supuesto, fue conocido en todo el planeta y puso en cuestión los sistemas de seguridad en la red.


Los virus informáticos llevan presente en nuestras vidas desde hace décadas. A pesar de ello, son muchas las ocasiones en las que se crean falsas alarmas sobre su circulación por la red. Es cierto que siempre existirá el riesgo, pero hay que trabajar mucho para acabar con los famosos bulos.

El origen del virus informático se remonta a 1972. Entonces, atacó al sistema operativo Tenex, presente en los ordenadores americanos que se utilizaban para la investigación y la enseñanza. Su nombre era “Creeper” y fue creado, sin mala intención, por un ingeniero llamado Bob Thomas. El virus circulaba por Internet lanzando siempre el mismo mensaje: “Soy la enredadera, atrápame si puedes”.

Para combatirlo, se creó “Reaper”, considerado el primer antivirus de la historia. En los años 80 surgieron los primeros virus maliciosos. Desde ese momento, han surgido cientos de virus, algunos muy agresivos. Aunque es complicado decidir cuál ha sido el peor de la historia, muchos expertos destacan el “Chernobyl”. Se creó en 1998 y atacó a 60 millones de ordenadores con Windows y Millenium. Borraba todos los datos de los dispositivos e impedía su puesta en funcionamiento.

Clases de virus 

Uno de los primeros virus maliciosos fue “Rabbit”, que bloqueaba los dispositivos. Después aparecieron “Elk Cloner”, que afectó a Apple, y “Brain”, en los equipos IBM. A partir de aquí se creó un listado de los virus informáticos:

– Residentes. Se encuentran en la memoria del ordenador y alteran los archivos a medida que se van seleccionando o cerrando.

– De acción directa. Están instalados en el directorio raíz del disco duro y atacan cuando se ejecuta un programa.

– De sobreescritura. Los encontramos en los archivos. Eliminan los contenidos y los reemplazan por otros.

– Localizados en el escritorio. Los famosos “cluster”. Cambian la localización de los archivos cuando intentamos acceder a ellos.

– Virus del sistema de arranque. Atacan en el momento en el que se ejecuta el disco duro.

Otros tipos de virus secundarios

– Troyanos. Se ocultan detrás de una apariencia inofensiva, por ejemplo, un programa, y provoca que los hackers tomen el control de tu ordenador para robar datos personales. El más famoso es “Zeus”, que afectó a más de tres millones de dispositivos en EEUU. El 77% de ellos tenían antivirus actualizados.

– Gusanos. Se trata de un malware que se expande cuando transferimos archivos. Causa bloqueos en el sistema y gasta ancho de banda. El más conocido fue “Morris”, que en 1988 afectó a decenas de miles de ordenadores que contaban con conexión a Internet.

SpywareRecopila datos de tu dispositivo y los transfiere a otro lugar. Uno de los más peligrosos es el “Skygofree”, que afecta a smartphones y con el que los hackers pueden controlar completamente el teléfono.

– Adware. Rastrea la memoria de tu ordenador para averiguar tus preferencias y te muestra publicidad de manera constante.

– Secuestradores del navegador. Controla tu navegador y te dirige a otros sitios webs.

– Virus email. Aparecen cuando abres un correo. El más famoso es el virus “I LOVE YOU”. En el 2000, y en tan solo cinco horas, infectó al 10% de los ordenadores conectados a Internet en ese instante, provocando unos daños valorados en 10.000 millones de euros.

– Ransonware. Bloquean tu dispositivo y piden un rescate para liberarlo.

¿Cómo protegernos de los virus informáticos?

Lo mejor es instalar un antivirus, aunque debemos saber que el propio sistema tiene mecanismos para autoprotegerse. Es el caso de Windows Defender o Windows Security. Existen, además, otros antivirus gratuitos como Avast o Kaspersky.

Pueden parecer programas simples, pero son muy eficaces destruyendo troyanos, gusanos o spyware. Eso sí, hay que estar pendientes de nuevas actualizaciones. Además de los antivirus, hay otras opciones para evitar que nuestros dispositivos se vean afectados:

– Hay que tener especial precaución con las redes sociales. Nunca abras un archivo sin comprobar su origen.

– Cerrar el sitio web cuando el navegador te indique que no es un sitio seguro.

– No aceptar archivos de contactos que no conozcas.

– Realizar copias de seguridad de tus archivos periódicamente.

1. Instala un software antivirus/malware.

Este consejo puede ser evidente, y lo mencionamos anteriormente. Sin embargo, muchos ordenadores -especialmente los domésticos- no tienen protección anti-virus/malware. Esta protección es un primer paso indispensable para mantener su PC libre de virus.

2. Mantén actualizado tu software antivirus.

Tener un software de protección es el primer paso; mantenerlo es el segundo. El software antivirus gratuito es mejor que nada, pero tenga en cuenta que no es la mejor solución. Microsoft proporciona un paquete de seguridad “gratuito”. Es gratuito, ya que si tiene Windows en su equipo, se le concede acceso, pero pagó por su licencia de Windows. Muchos usuarios no son conscientes de este programa, pero en realidad es una protección decente.

3. Ejecuta análisis programados regularmente con tu software antivirus.

Esto también puede parecer obvio, pero muchos de nosotros nos olvidamos de hacerlo. Configura el software para que se ejecute a intervalos regulares. Es preferible una vez a la semana, pero no esperes mucho más entre cada exploración. Es difícil trabajar en el equipo mientras se ejecuta el software antivirus. Una solución es ejecutar el software por la noche cuando no se utiliza el ordenador. Sin embargo, a menudo apagamos nuestros ordenadores por la noche, por lo que el análisis nunca se ejecuta. Configura el software antivirus para que se ejecute en una noche específica y deje siempre el equipo en funcionamiento ese día. Asegúrate de que no se apague automáticamente o pase al modo de hibernación.

4. Mantén tu sistema operativo actualizado.

Tanto si utilizas Windows, Mac OS X, Linux o cualquier otro sistema operativo, mantenlo actualizado. Los desarrolladores de los sistemas operativos siempre emiten parches de seguridad que corrigen y tapan las fugas de seguridad. Estos parches te ayudarán a mantener su sistema seguro. Del mismo modo, mantén actualizado tu software antivirus. Los virus y el malware se crean todo el tiempo. Su scan-software es tan bueno como su base de datos. También debes estar lo más actualizada posible.

5. Protege tu red.

Muchas de nuestros PCs se conectan a nuestros archivos, impresoras o a Internet a través de una conexión Wi-Fi. Asegúrate de que requiere una contraseña para acceder a ella y de que la contraseña sea segura. Nunca navegues por una conexión Wi-Fi abierta.

Utiliza cifrado WPA o WPA2. La PME ya no es lo suficientemente fuerte, ya que los expertos pueden evitarla en cuestión de minutos. También es una buena idea no transmitir tu SSID (el nombre de tu red Wi-Fi). Todavía puedes acceder a él con su dispositivo, sólo tendrás que introducir manualmente el SSID y la contraseña. Si con frecuencia tienes invitados que usan tu Internet, proporciona un SSID de invitado que use una contraseña diferente, por si acaso tus amigos son hackers malvados.

6. Piensa antes de hacer clic.

Evita los sitios web que no sean de tu confianza. No abras un archivo adjunto de correo electrónico de alguien o de una empresa que no conozcas. No hagas clic en un enlace de un correo electrónico no solicitado. Siempre pasa el ratón por encima de un enlace (especialmente uno con un acortador de URL) antes de hacer clic para ver a dónde te lleva realmente el enlace.

Si tienes que descargar un archivo de Internet, un correo electrónico, un sitio FTP, un servicio de intercambio de archivos, etc., analízalo antes de ejecutarlo. Un buen software antivirus lo hará automáticamente, pero asegúrate de que se está haciendo.

7. Mantén tu información personal segura.

Esto es probablemente la cosa más difícil de hacer en Internet. Muchos hackers accederán a sus archivos no por la fuerza bruta, sino a través de la ingeniería social. Ellos obtendrán suficiente información para acceder a sus cuentas en línea y recogerán más de sus datos personales.

Ellos continuarán de cuenta en cuenta hasta que tengan suficiente información que les permita acceder a sus datos bancarios o simplemente robar su identidad. Tenga cuidado con los tablones de mensajes y las redes sociales. Bloquee todas sus configuraciones de privacidad y evite usar su nombre real o identidad en los foros de discusión.

8. No uses Wi-Fi abierto.

Cuando se encuentre en la cafetería, la biblioteca y, especialmente, en el aeropuerto, no utilices el Wi-Fi abierto “gratuito” (sin contraseña, sin cifrar). Piensa en ello. Si puedes acceder a él sin problemas, ¿qué puede hacer un hacker?

 

9. Haz una copia de seguridad de tus archivos.

Lo mejor que puedes hacer es hacer una copia de seguridad de tus archivos, todos ellos. Lo ideal es que tengas tus archivos (tus datos) en al menos tres lugares: el lugar donde trabajas en ellos, en un dispositivo de almacenamiento separado y fuera del sitio.

Mantén tus archivos en tu ordenador, haz una copia de seguridad en un disco duro externo y, a continuación, haz una copia de seguridad en una ubicación diferente. Puedes utilizar un servicio de copia de seguridad o simplemente obtener dos discos duros externos y mantener uno en el trabajo, en la casa de un amigo, en la casa de un miembro de la familia, o en una caja de seguridad.

10. Utiliza varias contraseñas seguras.

Nunca utilices la misma contraseña, especialmente en tu cuenta bancaria. Normalmente, utilizamos la misma dirección de correo electrónico o nombre de usuario para todas nuestras cuentas. Son fáciles de ver y robar. Si usas la misma contraseña para todo, o para muchas cosas, y se descubre, entonces sólo te llevará unos segundos piratear una cuenta. Utilice una contraseña segura. Utilice minúsculas, mayúsculas, números y símbolos en su contraseña. Manténgalo fácil de recordar pero difícil de adivinar. No utilices fechas ni nombres de mascotas.

Falsas leyendas sobre los virus informáticos

Entran por correo electrónico. Es una de las vías, pero no la única. También por Internet, en las redes sociales…

Mi ordenador va lento…¡tiene un virus! No. Puede que lo tenga, pero tu dispositivo puede atascarse por otras razones como la falta de mantenimiento del sistema, fallos del disco duro…

Si se me pone la pantalla en azul, tengo un virus. La pantalla azul suele salir por software en mal estado, no por virus.

Las páginas porno tienen virus. Cada vez menos. La industria pornográfica mueve ahora mucho dinero y cada vez tienen mayores sistemas de seguridad.

Las amenazas de 2018

El Instituto Nacional de Ciberseguridad de España calcula que el año pasado se contabilizaron más de 120.000 ataques informáticos en nuestro país, sobre todo, a empresas. Entre los más peligrosos de 2018 se encuentran: Confiker, Zeus, Viari… Son virus que roban datos y contraseñas bancarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Qué hacer si suplantan tu identidad digital

Todos tenemos un perfil en alguna de las redes sociales. Algo que nos exige adoptar determinadas precauciones.