‘Big data’ para una mejor ciberseguridad

J. R. Rao dirige el equipo de Investigación de Seguridad de IBM desde donde analiza cómo prevenir nuevas amenazas y adelantarse a los ciberdelincuentes.

Leerlo te llevará 1 minutos

J. R. Rao dirige el equipo de Investigación de Seguridad de IBM desde donde analiza cómo prevenir nuevas amenazas y adelantarse a los ciberdelincuentes.


J.R. Rao estudió Ciencias Computacionales cuando internet todavía no existía. En el inicio de su carrera, Rao analizó cómo se comportaban sistemas complejos y grandes masas de datos como las que utilizaba American Airlines para las reservas de sus billetes. Este interés por los datos le acompañará desde el inicio de su carrera hasta convertirse en director de Investigación de Seguridad de IBM, rol que desempeña actualmente y desde donde estudia la aplicación del big data a los nuevos retos de ciberseguridad.

Actualmente, Rao y su equipo aplican técnicas de big data a la ciberseguridad para defenderse mejor de las nuevas amenazas. “Las técnicas como antivirus y firewalls se han quedado anticuadas“, explica Rao, que añade: “Es importante ofrecer nuevos mecanismos que proporcionen una mejor visión de toda la actividad que afecta a la empresa”.

En la década de 1980, Rao abandonó su India natal para realizar un doctorado en Ciencias Computacionales en la Universidad de Austin en Texas (EE. UU.). Inmediatamente después, comenzó a trabajar en IBM realizando análisis criptográficos de tarjetas SIM y desarrollando nuevas soluciones para proteger mejor estos dispositivos. “Fue la primera vez que construimos una disciplina empírica en seguridad, basada en la seguridad física y usando el poder de la criptografía y la ingeniería para crear sistemas realmente seguros”, explica Rao.

El problema al que se enfrentan hoy por hoy los servicios de seguridad de compañías como IBM es que cada avance y desarrollo en nuevas plataformas conlleva riesgos de seguridad hasta entonces desconocidos. Por ejemplo, Rao se refiere a los nuevos negocios cognitivos, aquellos que se basan en grandes bases de datos y en el cruce de información de diferentes fuentes. Con estos negocios han surgido nuevas vulnerabilidades que deben ser atacadas de diferente forma. Además, implican el riesgo añadido de que en muchas ocasiones se utilizan datos sensibles como información genética o sanitaria.

Su enfoque se basa en combinar todos los datos disponibles y aplicarles una capa de tecnología cognitiva para que vaya aprendiendo de las posibles amenazas. De esta manera, la tecnología será capaz de digerir, aprender y razonar ante grandes volúmenes de datos. Gracias a este análisis los profesionales de la ciberseguridad tendrán más fácil enfrentarse a las amenazas y los delincuentes, más difícil atacar a las empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste