The Daily Prosper
 Voluntariado empresarial: ayudar desde el ámbito laboral

Voluntariado empresarial: ayudar desde el ámbito laboral

La generación de beneficios sociales y medioambientales mediante el desarrollo de estrategias de voluntariado corporativo es algo en lo que las empresas participan cada vez en mayor medida.


Las empresas están haciendo un esfuerzo en poner en marcha planes para que sus empleados participen en actividades sociales impulsadas por la propia compañía. En paralelo, sus trabajadores están cada vez más concienciados del tema. De todas maneras, a pesar de esta coyuntura y de las actividades puestas en marcha por un gran número de corporaciones, un reciente estudio de Adecco pone de manifiesto que únicamente el 20% de los trabajadores participa en las acciones de voluntariado corporativo impulsadas por sus empresas.

Un importante dato adicional es que, según un estudio del IESE Business School son las empresas más grandes las más implicadas en programas de voluntariado, hasta el punto de que tres de cada cuatro tienen más de 500 trabajadores volcados en esta actividad.

En líneas generales hay que saber que este tipo de programas son propuestos por la compañía y gestionados por una ONG, y significan un coste para la firma de entre 200 y 500 euros por empleado al año. Según el citado estudio, cada vez son más los empleados que solicitan este tipo de actividades o que las tienen en cuenta a la hora de quedarse o aceptar un puesto de trabajo, siendo una clave para la retención de talento.

La responsabilidad social corporativa y, en concreto, el voluntariado tiene hoy una presencia creciente en las empresas, lo que significa trasladar a la sociedad la positiva imagen de que no sólo buscan un objetivo económico, sino que se comprometen con causas solidarias para ayudar a colectivos en situación de vulnerabilidad o diseñar acciones de protección del medio.

En muchos casos, estas estrategias armonizan elementos de acción social con la gestión de recursos humanos, y suelen estar alineadas con la cultura y los valores de la organización.
 

TENDENCIAS

El voluntariado corporativo se enmarca en un contexto en el que la labor de las empresas está cada vez más vinculada a conceptos como la responsabilidad social, el cuidado del medioambiente, la preservación de los recursos y el desarrollo comunitario. Nadie pone en duda hoy que para llevar a buen puerto este tipo de causas solidarias es necesaria la colaboración de los trabajadores.

Según fuentes de Banco Santander, el compromiso empresarial va más allá de las aportaciones económicas, y en su caso concreto destaca la dedicación, la energía y el tiempo de los empleados del banco, que en 2016 ayudaron a más de 260.000 personas. El Santander incluye entre sus objetivos estratégicos el compromiso de ayudar a las comunidades con programas locales y promoviendo la participación de los empleados. Solo en 2017 se registró la participación de 23.000 empleados en iniciativas de voluntariado presencial y más de 153.000 horas dedicadas. El trabajo de estos empleados junto con los 54 millones de euros que invirtió la entidad en programas sociales ayudó a 2,1 millones de personas.

Hay que señalar que, de manera global, la mayoría de los planes de voluntariado están enfocados al ámbito profesional, en este sentido el 60% de las medidas puestas en marcha son para mejorar la empleabilidad de los grupos desfavorecidos (víctimas de violencia de género, personas en centros penitenciarios, jóvenes en riesgo de exclusión social, entre otros). El 20%, están dirigidas a los niños, mientras que el porcentaje restante se destina a las personas con discapacidad.
 

BENEFICIOS

Tal y como señala el Observatorio de Voluntariado Corporativo, promovido por Cooperación Internacional ONG “una adecuada implantación de programas de voluntariado aporta beneficios claros a la sociedad, pero también resulta muy rentable para la empresa”.

Una correcta política de voluntariado aporta ventajas para todos los agentes implicados, y su puesta en marcha proporciona beneficios no solo a la sociedad sino para la empresa al implicar a los empleados en causas solidarias, lo que a posteriori significa la potenciación del orgullo de pertenencia y compromiso del empleado en la compañía.

Otro de los aspectos beneficiosos llega de la mano de la mejora de la comunicación interna, así como de la promoción de nuevas competencias entre los trabajadores, como habilidades de liderazgo y trabajo en equipo.

Destacar que también se fomenta una visión integral de la empresa por parte de los empleados y, finalmente, se presenta la posibilidad de difusión en medios de comunicación y mejora de la imagen corporativa.

Asimismo, el Observatorio afirma que “si las ONGs y empresas trabajan con profesionalidad, el voluntariado corporativo dejará de ser una moda para ser un instrumento social y una herramienta de empresa".
 

INCENTIVOS

Un estudio de Deloitte apunta en sus conclusiones que el voluntariado corporativo bien entendido y gestionado puede ser mucho más que excelente y convertirse en una iniciativa estratégica. Es una manera magnífica de canalizar la energía y el potencial de los trabajadores de realizar un cambio significativo en la sociedad.

¿Cómo puede la empresa incentivar la participación de los trabajadores?

  1. Es una buena opción proponer a los trabajadores temas en ámbitos como educación, acompañamiento, mano de obra y activación física, que dada la experiencia de otras empresas son muy solicitados. Contando con diversas opciones es más fácil aumentar la partición.
     
  2. Aumentar el margen de autonomía. Que los propios voluntarios tengan más libertad para proponer ideas o presentar colaboraciones es revulsivo para el programa de voluntariado.
     
  3.  Si las compañías promueven las acciones de voluntariado durante la jornada laboral, es posible que los profesionales se animen, especialmente los millennials.

Desde el lado de los trabajadores se aportan las siguientes razones para participar en los programas de voluntariado: fomenta la fraternización, involucra a los empleados de lleno con la causa, aprenden más sobre lo que significa ser socialmente responsable, y se vuelven más conscientes de sus acciones y el impacto que tienen en el planeta y las comunidades.
 

EL BENEFICIO PARA LA SOCIEDAD

El banco en España también impulsa una convocatoria anual de proyectos sociales que permite a los empleados del grupo presentar proyectos que tengan como objetivo mejorar la calidad de vida de personas en situación de vulnerabilidad social. Los empleados son los verdaderos protagonistas de esta iniciativa, son ellos quienes proponen las organizaciones y los proyectos, y quienes votan los proyectos ganadores. 

Además, los proyectos ganadores se financian gracias a las aportaciones mensuales que los empleados destinan al Fondo EUROS DE TU NÓMINA a partir de 1 euro, y que el banco posteriormente iguala. Hoy, casi 3.000 empleados participan en este fondo. Gracias a esta iniciativa, cada año 10 organizaciones pueden llevar a cabo sus proyectos.