The Daily Prosper
Voluntariado e innovación: la fórmula para mejorar el mundo

Voluntariado e innovación: la fórmula para mejorar el mundo

Las ONG y las fundaciones han encontrado en la innovación el elemento perfecto para aumentar su impacto. Algo tan simple como una ‘app’ puede ayudar a fortalecer la sanidad de una zona sin recursos o a construir una sociedad sostenible. Además, cualquiera puede formar parte de estos proyectos y convertirse en un innovador social. 


Un software para identificar a personas carentes de documentación que se utilizará para proteger a niños perdidos en las calles de India, un sistema tecnológico que produce energía a partir de granos de arroz para llevar luz a zonas rurales de Tanzania y máquinas inteligentes que fomentan el reciclaje de plástico en Chile. No son iniciativas sociales de grandes empresas, sino proyectos de ONG y fundaciones que han puesto la innovación en el centro de sus actividades. Descubre cómo los avances tecnológicos además de ayudar a ofrecer mejores servicios a los clientes, también contribuyen a construir un mundo mejor.
 

'Apps' para identificar a niños de la calle

Conseguir que un niño que vive en la calle pueda mejorar su situación a través de una simple app. Ése es el objetivo que persigue la ONG española itwillbe.org, especializada en el ámbito de la cooperación internacional, en su proyecto sobre protección y rehabilitación de menores a través de las nuevas tecnologías.

La realidad, según datos de esta organización, es que más de 100 millones de menores de entre 5 y 17 años viven en la calle. De estos, 10 millones son de India. La mayoría de ellos no tienen ningún documento de identidad, lo que hace que no puedan acceder a servicios sanitarios o educativos. 

Para fortalecer el seguimiento de estos menores, itwillbe.org, ha desarrollado Child Ppa.  una app de reconocimiento biométrico que gestiona los datos de personas carentes de documentación:  recoge la información dactilar, palmar y facial de cada persona, así como sus datos principales (sexo, nombre y apellidos, nacionalidad, edad y problemática concreta).

Child Ppa se desarrolló para la ONG Don Bosco en India, que cuenta con 81 centros de acogida y que atienden en torno a 55.000 niños. La entidad empezó a utilizar la app final del año pasado con el objetivo de registrar a 70.000 niños. Aunque inicialmente se desarrollara para la ONG Don Bosco, otras organizaciones con proyectos similares también pueden utilizar esta tecnología.

Para implantar sus proyectos, Itwillbe.org cuenta con el apoyo de varias empresas e instituciones, como Banco Santander. Además de apoyarse en distintas entidades, también busca el apoyo de personas particulares.

Puedes ser socio de esta ONG de dos maneras: aportando una cantidad mensual, trimestral o mensualmente o colaborando con algún proyecto en concreto.
 

Arroz para generar energía y nuevas redes para acceder al agua

Tener luz, cargar los teléfonos o encender la radio es toda una odisea para algunas zonas rurales de Tanzania. Según la ONG Ongawa, sólo el 4% de los hogares de estas áreas tiene acceso a electricidad. Pero, además, sólo pueden acceder a ella a través de combustibles fósiles, una vía contaminante y cara. Para paliar esta situación, esta organización desarrolló en 2016 una planta de gasificación que genera energía a partir de las cáscaras de arroz.

Ongawa ha realizado este proyecto junto con la ONG tanzana Tatedo y la empresa india Power System. Han conseguido proveer de energía a 150 domicilios de la comunidad de Biro, a 15 microempresas y a dos instituciones públicas de la comunidad de Biro (distrito de Maliyi, Tanzania).

Éste es uno de los proyectos destacados de esta ONG, que utiliza la ingeniería en sus iniciativas de desarrollo humano. Pero no es el único. También está especializada en obras relacionadas con el acceso y el saneamiento del agua. Por ejemplo, en 2016 desarrolló un sistema de captación de agua, una planta de tratamiento y una red de distribución que, a través de 12 kilómetros de tubería, llega a 824 hogares de la localidad San José de Bocay y las comunidades de La Pista y La Pimienta, en Nicaragua. Ahora, en 2018 ha comenzado un nuevo proyecto para facilitar el acceso y el saneamiento de agua de las comunidades rurales del Corredor Seco en Centroamérica. 

Para ser socio puedes consultar los detalles aquí.
 

Una botella de plástico a cambio de un ticket para el autobús

Pasar de una economía que produce, usa y tira a una economía circular que reduce la producción de residuos, vuelve a usar los recursos y los recicla. Ésta es una de las claves para construir una sociedad más sostenible, algo en lo que está totalmente implicada la Fundación Piensa Verde que actúa en Chile.  Según esta organización, este país es el mayor productor de basura en Latinoamérica: genera más de 6,5 millones de residuos al año y apenas se recicla el 10%.

A través de su proyecto Ecocanjes han lanzado una nueva forma de reciclaje para solucionar esta situación: propone que los ciudadanos paguen sus abonos de transporte público al reciclar botellas de plástico y latas de aluminio.

Han diseñado unas máquinas en las que los ciudadanos podrían dejar residuos sólidos. La idea es que cuando alguien deposite la basura en estas máquinas, éstas se conecten con una app y el usuario reciba una recarga electrónica para poder utilizar el transporte.

La iniciativa ha sido reconocida en la última edición de los premios #DesafíoGoogleOrg, organizados por Google. Gracias a ello, el gigante tecnológico les ha ofrecido apoyo para implementar su idea, así como una financiación de 350.000 dólares (alrededor de 303.000 euros). En una primera fase, instalarán 20 máquinas inteligentes en el país.

Para ser voluntario puedes informarte aquí.
 

Tecnología en el centro de la educación

Una red de telecomunicaciones libre para facilitar el acceso a internet, un dispositivo automático que gestiona los tiempos de riego y un servicio de música colaborativo que mejora el ambiente de los espacios públicos. Estos son algunos de los proyectos que han salido de la mente de los pequeños inventores de Creatica para que se instalen en Madrid (España).

"Creemos que la tecnología puede cambiar a las personas, dotándoles de las herramientas para dar lo mejor de ellas mismas", afirman desde la ONG Creatica, que cuenta con 425 participantes y 45 voluntarios. Está especializada en actividades para impulsar los procesos de aprendizaje de niños y jóvenes en situaciones de vulnerabilidad y utilizan la tecnología para que aprendan, crezcan y se desarrollen.

Su objetivo es que la formación que imparten a través de sus programas -como su club de inventores, Teen Makers o su escuela para jóvenes creadores tecnológicos, Tech4good- acabe en proyectos que despierten el interés de las empresas y así involucrar a los más jóvenes en los procesos de I+D de las compañías.

Si quieres realizar una donación a esta entidad, ser socio o voluntario puedes informarte aquí.
 

'Smartphones' para tratar el embarazo

Algo tan simple como un teléfono móvil ha supuesto la tranquilidad para muchas mujeres embarazadas en Sierra Leona. La ONG World Vision, especializada en desarrollo humano y protección infantil en varios países, lanzó un nuevo sistema sanitario en este país basado en tecnología móvil para mejorar los servicios de salud materno-infantil.

A través del programa desarrollado por esta organización, los médicos pueden almacenar la información de las pacientes y realizar un seguimiento durante y después del embarazo. Para sacar todo el partido de la información, se analiza y se estudia con el objetivo de dirigir a las mujeres a centros más especializados por si surgiera alguna complicación.

La iniciativa fue premiada por el Banco Africano de Desarrollo por su innovación tecnológica y los beneficios que aporta aplicar la tecnología móvil al sector salud. Su objetivo es más ambicioso: quieren que no se quede sólo en fortalecer la salud de los niños y las familias, sino que también sirva para acelerar el crecimiento económico y ayude a la creación de empleo. World Vision opera en Sierra desde 1996 y desde entonces ha trabajado con 58.000 niños aproximadamente.  En total, asiste a 250.000 personas a través de sus diferentes programas.

Para colaborar tienes varias opciones, como apadrinar un niño, hacerse socio o voluntario.

Como ves, no sólo las grandes empresas pueden innovar y contribuir a hacer una sociedad más justa.  De hecho, si lo deseas, tú también puedes ser un innovador social. Estos proyectos no se hacen solos y necesitan de todas las manos posibles. Buscan gente dispuesta a ceder su tiempo, a aportar sus conocimientos y, si puede, a realizar una colaboración económica. Aunque no lo creas, con tu pequeña labor en este tipo de iniciativas seguramente estarás ayudando a cambiar la vida de muchas personas.

Por Alba Casilda