The Daily Prosper
Videojuegos que ayudan a recuperarse de lesiones

Videojuegos que ayudan a recuperarse de lesiones

Felipe Quezada ha creado Kinemotion, una empresa que desarrolla videojuegos para hacer las terapias de rehabilitación de lesiones más amenas y divertidas


 

Cualquiera que haya hecho rehabilitación tras una lesión lo sabe. Las sesiones son aburridas, los ejercicios son tediosos al resultar repetitivos y los avances, lentos y desesperantes. La recuperación se convierte en una carga, una obligación para volver a estar bien y es algo por lo que la mayoría de las personas no desea pasar. ¿Cómo se podrían convertir estas sesiones en algo más entretenido que motive a los pacientes mientras ejercitan la zona dañada?

Esa es la pregunta que no paraba de repetirse el chileno Felipe Quezada mientras se sometía a rehabilitación. Un accidente de moto le obligó a pasar más de seis meses realizando los mismos ejercicios, día tras día, para recuperar la movilidad del codo por completo. Con una trayectoria como desarrollador de videojuegos y formado como diseñador digital por la Universidad de las Américas de Chile, decidió aplicar sus conocimientos para tratar de hacer las sesiones más amenas y ayudar a los pacientes a sentirse más atraídos por la terapia.

Desde hacía bastante tiempo, Quezada sabía que quería lanzar algún proyecto de emprendimiento. De la combinación de esta inquietud y la certeza de que los videojuegos podían servir para ayudar en la rehabilitación nació Kinemotion. Con sus videojuegos, los pacientes realizan los ejercicios habituales de la terapia mientras van avanzando pantallas y consiguiendo premios.

De momento, han lanzado ocho videojuegos diferentes que ayudan tanto en terapias a pacientes con Parkinson, Alzheimer o esclerosis múltiple como a personas que han sufrido accidentes cerebrovasculares u otro tipo de problemas musculoesqueléticos. Estos juegos cuentan con varias versiones para que las terapias puedan seguirse en hospitales, colegios o incluso a distancia, desde la casa del paciente.

En uno de los videojuegos, el paciente asume el papel de un niño que debe llegar a una isla. Para conseguirlo, debe ir saltando de una piedra a otra. Cada uno de esos saltos conlleva un movimiento de rodilla que sirve para ir ejercitando esa zona. Otro de los juegos consiste en un avión que debe atravesar varios aros en el aire. Se trata de un ejercicio perfecto para trabajar el equilibrio.

A medida que el paciente va avanzando en el juego, se van creando unas estadísticas que puede consultar el médico para revisar su evolución. Actualmente, el proyecto está siendo probado en dos centros sanitarios de Chile y Quezada espera poder lanzarlo próximamente a otros. Este joven chileno, que ha sido reconocido como uno de los Innovadores menores de 35 Latinoamérica 2018 de MIT Technology Review en español, tiene claro su utilidad: "El beneficio para los pacientes es que se están divirtiendo al mismo tiempo que se van curando".