The Daily Prosper
impresora 3D cocina

Una impresora 3D en tu cocina para comer de manera más saludable y divertida

La empresa Natural Machines ha creado Foodini, una impresora de impresión tridimensional donde los cartuchos se rellenan de ingredientes frescos para crear elaboraciones originales y sanas


 

A nadie le sorprende ya entrar en una cocina y encontrarse con un horno, un microondas y una batidora. Los desarrollos tecnológicos han dado lugar a nuevos instrumentos para hacer nuestra forma de cocinar más fácil y más eficiente. Ahora, sobre la mesa hay nuevas propuestas para innovar cocinando y convertir nuestros lugares de creación culinaria en smart kitchen. Uno de estos inventos son las impresoras 3D de comida.

Esta ambiciosa idea ha dejado de ser un sueño de la ciencia ficción, como veíamos en la serie de televisión Star Trek, y ya es una realidad. La empresa Natural Machines ha creado Foodini, un aparato de cocina inteligente que imprime platos en 3D, creando formas con gran precisión. "Aunque al principio suene descabellado, no lo es tanto si pensamos que, cuando comemos algo manufacturado comprado en un supermercado, prácticamente ya ha sido preparado como comida impresa", explica la cofundadora y CMO de Natural Machines, Lynette Kucsma.

Precisamente, la idea de Kucsma y sus compañeros es que "la gente vuelva a sus cocinas y cocine con ingredientes reales y frescos, para que se deje de consumir tanta comida empaquetada". Por eso, las cápsulas de Foodini están vacías y cada cocinero puede meter dentro los ingredientes que quiera. Esto también permite que la impresora sea universal y pueda adaptarse a la gastronomía local de cualquier región.

Pero, ¿nos hace falta de verdad esta novedad? Kucsma responde: "Por supuesto hay elementos nuevos: podemos imprimir formas divertidas y presentar los platos de manera bonita. Pero, además, que la presentación sea atractiva es necesario porque juzgamos la comida con la vista y decidimos si nos apetece o no según su aspecto". La otra meta de Natural Machines es que, precisamente, ese aspecto diferente y apetitoso ayude a que los niños coman de manera más saludable, y también a que la gente que tenga dificultad al tragar o esté enferma pueda ingerir los alimentos mejor. 

Kucsma participó como ponente en la pasada edición de EmTech Europe 2018 organizada por MIT Technology Review en español, donde presentó la impresora y mostró como, efectivamente, de una máquina que parece un microondas futurista surgían formas interesantes y apetecibles. 

Entonces, ¿cuándo dispondremos de ellas en nuestras casas? Foodini ya puede comprarse por 3.600 euros, y Kucsma vaticina que, "en 10 o 15 años, las impresoras de comida se convertirán en una herramienta de cocina cotidiana más". Pero no hay que volverse loco y pensar que el 100% de lo que comeremos saldrá de uno de estos aparatos, como recuerda la creadora: "¡No todo se cocinará con una impresora, igual que ahora no todo se cocina con un horno!".