Ultrasonidos para acabar con la diabetes gracias a la inteligencia artificial

Ultrasonidos para acabar con la diabetes gracias a la inteligencia artificial

El médico español Eduardo Jorgensen ha creado un dispositivo que predice la cantidad de insulina que necesitará el usuario gracias a la inteligencia artificial y se la suministra sin necesidad de agujas.


 

Más de 422 millones de personas en el mundo son diabéticas, según el primer Informe mundial sobre la diabetes publicado por la Organización Mundial de la Salud. Su cuerpo no puede mantener un control adecuado de los niveles de azúcar en sangre y el tratamiento implica el uso de agujas para suministrarse una hormona cuando notan que su cuerpo no responde. Un proceso pesado y molesto, que exige estar siempre pendiente, y que no todos están dispuestos a soportar. Así le sucedió a una niña con diabetes, que un día en la consulta del médico Eduardo Jorgensen rechazó ese tratamiento. A Jorgersen no le pareció justa la situación de esta paciente y comenzó a trabajar en el desarrollo de MedicSen, un dispositivo que funciona como un páncreas artificial y trata la diabetes de manera personalizada, predictiva y sin agujas.

Procedente de familia de médicos, el joven español quería orientar su trayectoria hacia la neurocirugía. Sin embargo, cuando estaba acabando sus estudios se encontró con esta paciente. La pequeña hizo que se replanteara su carrera. Según él, la tecnología que existe para tratar a las personas con diabetes es insuficiente y en 2014 fundó MedicSensors. A través de dicha empresa ha desarrollado este sistema que se compone de dos partes: un algoritmo inteligente conectado a una app que se comunica con el usuario y un parche para la piel que libera la insulina que necesita el organismo.

El algoritmo de MedicSen registra y analiza la información en tiempo real de los wearebles que utiliza el usuario, como un reloj o una pulsera. Con este seguimiento, consigue crear patrones de comportamiento y prever situaciones de riesgo. Es capaz de predecir los niveles de glucosa que tendrá el usuario en un futuro en función de las acciones que vaya a realizar, como tomarse un refresco o correr durante media hora. Con toda esta información, el algoritmo también calcula la cantidad de insulina que necesita el paciente. Después, envía una alerta a un parche que administra la dosis de manera automática a través de ultrasonidos y sin dolor. Además, el paciente puede saber en todo momento su estado, ya que la app le comunica sus niveles de glucosa y recomienda hábitos para el día a día.

Actualmente, Jorgensen, que ha sido seleccionado como Innovador menor de 35 Europa 2017 y reconocido como Innovador del Año en España por MIT Technology Review en español, continúa desarrollando este sistema y está realizando las pruebas necesarias para demostrar su eficacia en seres humanos. Su objetivo es obtener los permisos necesarios para que MedicSen llegue al mercado en 2019.

Aunque la principal aplicación de esta tecnología está enfocada a mejorar la vida de los diabéticos, su impacto podría ser mayor. En un futuro, este sistema se podría adaptar a otras enfermedades crónicas que requieren un suministro continuo de medicamentos y una monitorización de los pacientes. El sistema de Jorgensen se ubica en un nuevo panorama de la salud, basado en la prevención de las enfermedades gracias al análisis y la interpretación de datos que generamos en el día a día. Nos dirigimos a la era de la telemedicina preventiva y personalizada.