The Daily Prosper
Turismo y tecnología: la última innovación del sector turístico

Turismo y tecnología: la última innovación del sector turístico

El siglo XXI supone un antes y un después en la forma de viajar. La innovación tecnológica ha cambiado el panorama turístico y promete hacerlo mucho más. Las posibilidades que la conectividad ofrece, la realidad aumentada, los robots o la inteligencia artificial dominarán el sector hotelero en diez años. Curiosamente, esta revolución conlleva una revalorización del factor humano, clave en el turismo del futuro.


La idea de “turista digital” es ya una realidad, una persona que viaja con la tecnología como acompañante. El móvil continúa consolidándose como el canal preferido, pues es al mismo tiempo guía virtual, traductor, localizador de hoteles, mapa y geolocalizador. Pero no conviene desdeñar otros sistemas innovadores que ofrecen posibilidades que, hace unos años parecían de ciencia ficción, y que ahora se ponen a nuestra disposición con sólo apretar un botón. Hoy en día es posible visitar la Patagonia virtualmente en 360 grados sin salir de casa u obtener una información a tiempo real de lo que se está viendo, al pasear por las calles de Florencia, gracias a la realidad virtual.

Las TIC están modificando nuestros hábitos turísticos, haciendo del arte de viajar una experiencia tecnológica inolvidable. Sin embargo, paralelamente, llevan de la mano el auge del trato humano, que cobra un protagonismo sin precedentes, quizás porque nunca antes se había dejado tan de lado como ahora. Surge así el marketing personalizado, que dota de rasgos emocionales la experiencia del cliente.
 

Tendencias que cambian el concepto del turismo

La realidad virtual, así como la realidad aumentada y la geolocalización (a través de las balizas denominadas beacons), se erigen como los actores principales en el sector turístico. Contribuyen a mejorar los servicios, mejorando la experiencia de cliente y potenciando el marketing personalizado y de proximidad.

En la etapa previa al viaje, las agencias de viaje ofrecen, gracias a gafas de realidad virtual, visualizar miles de imágenes y vídeos de lugares, hoteles, cruceros... con un realismo tal que parece que estés en la propia habitación de hotel, paseando por playas eternas o sentada en una hamaca de un crucero. Al mismo tiempo, la inteligencia artificial personaliza la experiencia de usuario gracias a modelos de conversación en la compra diferenciados por perfiles de consumidores. Su objetivo es influir emocionalmente en ellos.

Durante el viaje, la geolocalización anticipa información personalizada y servicios del hotel, a través de mensajes en el móvil, incluso antes de llegar al mismo. Y la tecnología de los chatbots, sistemas informáticos capaces de mantener una conversación utilizando un lenguaje natural, dan una respuesta inmediata a cualquier duda del cliente. Sus últimos avances permiten dirigir las preguntas que precisan un trato personal a agentes especializados, en aras de humanizar el servicio.
 

Hoteles conectados

Los hoteles se posicionan con fuerza en la rama más vanguardista del turismo y, como no podía ser de otra manera, se convierten en centros experimentales de las nuevas tecnologías en este sector. Su objetivo ya no es sólo que el cliente se sienta como en casa, sino que compruebe cómo la innovación puede facilitarle la estancia.

 

Turismo y tecnología: la última innovación del sector turístico

"El hotel tecnológico apuesta por la hiperconexión y la personalización del servicio"

Aparecen así los sistemas de reconocimiento facial integrados en espejos que permiten hacer el registro de forma autónoma. Las habitaciones se transforman en centros de tecnología punta, aunque sin dejar de lado su confort, con diseños tecnológicos que cambian la estética de las paredes según el gusto del cliente. Los nuevos materiales de estas superficies ofrecen imágenes y colores que van cambiando según el estado de ánimo del usuario. Un paisaje natural evocador o unas cataratas que relajen son algunas de las opciones que ofrecen.

Al mismo tiempo, los colchones, que se revisten de conectividad para monitorizar la calidad del sueño, y las llaves electrónicas, que regulan la temperatura, la televisión y la información que el cliente desea recibir en la habitación, son otras propuestas con las que los hoteles pretenden sorprender.
 

Softwares y marketing personalizado

En lo que respecta al ámbito empresarial, el Big Data  se consolida como el arma más poderosa respecto a captura de datos que posibilita conocer las preferencias del cliente, base para todo el marketing personalizado. El almacenaje de datos masivos y su posterior análisis facilita ajustar la oferta a niveles de individualización nunca vistos hasta ahora.

Los softwares también innovan para ofrecer una gestión integral en los centros hoteleros, que han adaptado el sistema blockchain , una tecnología que dota de seguridad, como ninguna otra, a cualquier operación sin necesidad de intermediarios, al tiempo que se consolida como proveedora de información. Esta cadena de bloques es una especie de libro contable que registra las transacciones a tiempo real y su fiabilidad es innegable. No en vano es el sistema de seguridad con el que opera la moneda digital Bitcoin.
 

El turismo robotizado

La Feria del Turismo de Berlín (ITB) del año 2016 pasará a la historia por acoger a Chihira Kanae, un robot fabricado por la empresa japonesa Toshiba, que fue presentada como azafata de congresos y conserje de hotel.

No fue la única presencia robótica del evento. Mario, un robot que trabaja en el hotel Ghent Marriott (Bélgica), dejó perplejos a los asistentes al evento. Su capacidad de hablar diecinueve idiomas no tiene parangón y su fama se extiende por todo el país belga. Sus habilidades son de lo más variopintas, desde leer el menú de las cenas del restaurante hasta realizar el check-in en la recepción del hotel.

Chichira y Mario abren la puerta a que nuestros próximos viajes estén acompañados por nuevos humanoides que nos ofrezcan un servicio personalizado, permitiéndonos vivir una experiencia diferente a la que nos aportan los actuales dispositivos electrónicos. La realidad comienza a superar la imaginación.