The Daily Prosper
¿Se puede subtitular el mundo en tiempo real?

¿Se puede subtitular el mundo en tiempo real?

El ingeniero francés Thibault Duchemin ha inventado una app que convierte la voz en texto en tiempo real para integrar a las personas con discapacidad auditiva en las conversaciones.


 

Muchas personas con discapacidades auditivas aprenden a leer los labios de otras personas. Se aseguran una forma de poder interactuar con personas que no conocen el lenguaje de signos. Pero todo cambia en una conversación en grupo. Diálogos fugaces, voces que se solapan y personas que se olvidan de que su boca debe estar dentro del campo de visión son obstáculos que una persona sorda no puede resolver por sí misma; obstáculos que afectan a 360 millones de personas en todo el mundo, a un 5% de la población.

Thibault Duchemin ha sido muy consciente de esto desde que nació: es el único miembro oyente en una familia sorda. Su papel como traductor de su hermana se cortó cuando este ingeniero francés se marchó a Estados Unidos a realizar un máster de ingeniería en la Universidad de California, en Berkeley. Él ya no podría interpretar las conversaciones, ya no podría ayudarla. Por eso decidió crear algo que su hermana y cualquier persona con problemas de audición pudiera llevar siempre consigo: Ava, una app  para transcribir en tiempo real las conversaciones que nos rodean.

La aplicación, optimizada para conversaciones en grupo, transcribe todas las intervenciones a la vez que identifica a cada interlocutor con un color diferente para facilitar la lectura. Solo se necesita que la app esté descargada en cada móvil y que la voz de los usuarios llegue hasta el micrófono. La persona con problemas de audición invita a su chat a los demás y la transcripción comienza en tiempo real. Que sólo dependa de tener un smartphone hace que esté al alcance del bolsillo de muchísima gente: en Europa, 78 de cada 100 habitantes tiene un teléfono inteligente; en Latinoamérica, el 55% de los ciudadanos disponen de uno. Seguir reuniones, atender en clase y participar en cualquier tipo de conversación, ya sea entre amigos o en el supermercado, son solo algunas de las posibilidades.

Para llevar a cabo su proyecto, Duchemin recaudó dos millones de euros en una ronda de financiación semilla en San Francisco (EE. UU.) con la que pudo lanzar Ava en noviembre de 2016. Desde entonces, más de 50.000 personas en Estados Unidos y Francia la han utilizado para mejorar su vida y tener las mismas oportunidades comunicativas que cualquier otro ciudadano, estudiante y trabajador.

Duchemin, que ha recibido premios como el de Innovador Menor de 35 Europa 2017 de MIT Technology Review en español, compara las dificultades de los sordos para comunicarse con la brecha entre idiomas tan distantes como el español y el chino. Sus próximos pasos se dirigen a encontrar más financiación para expandir la aplicación a otros países europeos y desarrollar la herramienta en diferentes idiomas. Con esta aplicación, el ingeniero quiere asegurar que nadie se pierda ni una línea del mejor guion: el de la propia vida.