The Daily Prosper
Qué hacer si suplantan tu identidad digital en internet

Qué hacer si suplantan tu identidad digital en internet

Todos tenemos un perfil en alguna de las redes sociales. Algo aparentemente inocente que, sin embargo, nos exige adoptar determinadas precauciones para evitar ser víctimas de la suplantación de la identidad digital. Un delito que ha aumentado en los últimos años, sobre todo en las plataformas sociales.


Carlos llevaba tiempo recibiendo mensajes de amigos suyos que no entendía. Felicitaciones sin motivo, conocidos que le daban las gracias, incluso consejos sobre cómo sobrellevar la enfermedad. No les había dado importancia hasta que un día recibió una notificación de un banco. Lamentablemente, informaba, no podían concederle el préstamo. Entonces se preocupó. Él no había solicitado ninguno.

Descubrió que existía un perfil, en una red social, con sus datos personales, fotos e información sobre su vida. Pero había un problema. Aunque la cuenta aparentemente era suya, Carlos no la había creado.

Suplantar únicamente el nombre de una persona, si no conlleva la publicación de alguna imagen, no se considera delito

La usurpación de la identidad digital ha aumentado considerablemente en los últimos años. Tanto es así, que cada mes de febrero se celebra el Día Internacional de la Internet Segura, cuyo objetivo es enseñar un buen uso de la red. En España, los cuerpos de seguridad han creado programas especiales para este tipo de fraudes telemáticos. Y el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) trabaja, desde hace doce años, “concienciando, para evitar que estas situaciones ocurran y saber cómo identificarlas, al tiempo que damos soporte técnico para reportarlas”. 

Han suplantado mi identidad en una red social, ¿qué puedo hacer?

  1. Reúne toda la información que exista en el perfil falso, como capturas de pantalla, conversaciones que haya tenido el ciberdelincuente, fotos, likes… Cuanta más información, mejor.
  2. Informa a la red social en la que se ha cometido el delito para que eliminen la cuenta falsa. Todas las plataformas disponen de una página dedicada a estos delitos. Conviene investigar si han existido más casos, ya que éstas dan más credibilidad a una petición realizada por varios usuarios.
  3. Denúncialo ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE). Presencialmente o por internet, en el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil, que admite todo tipo de contenidos, como URL de webs, blogs, tuits,...
  4. Informa a la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), dependiente del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE).

¿Para qué suplantar la identidad online?

Según el INCIBE, “se puede suplantar la identidad de una persona, un banco, un servicio, una entidad pública, una determinada empresa…” Nadie está a salvo.

En el caso de la suplantación de una persona, el defraudador se sirve de la información personal que su víctima ha publicado en internet, a través de todas las plataformas en las que es activa, para inventar una cuenta falsa en su nombre. A partir de ahí, cualquier fraude es posible en el mundo telemático.

La suplantación de identidad puede ocasionar problemas de credibilidad, afectar a la reputación y provocar pérdidas económicas

Desde publicar información íntima o enviar mensajes inadecuados a sus amigos, hasta difundir rumores que dañen la imagen online de una persona, para extorsionarla y pedirle una cantidad de dinero a cambio de borrar el perfil falso. En el caso del ciberacoso[1] , se publican anuncios, con el nombre, teléfono y foto de la víctima, en páginas de contactos o de naturaleza sexual con el objetivo de que ésta reciba llamadas o mensajes obscenos.

Buscar pareja online también se está volviendo peligroso. “Los ciberdelincuentes suelen crear perfiles falsos y, una vez que se han ganado la confianza de la víctima, le solicitan una cantidad de dinero amenazándole con difundir fotos o vídeos comprometedores de ella” alerta INCIBE.

El derecho al olvido

En el año 2014, la Unión Europea estableció jurídicamente el derecho al olvido, cuyo objetivo no es otro que borrar aquella información publicada en la red que perjudica gravemente a un particular o empresa.

Según la Agencia Española de Protección de Datos, toda persona o compañía que haya visto socavada su reputación online, a través de información falsa o injuriosa, puede solicitar el derecho al olvido. Para ello, los enlaces a estos datos son borrados de todos los motores de búsqueda.

El primer paso es solicitar directamente a la fuente de la información, si fuese posible, la eliminación de la misma con el fin de que no aparezca en los buscadores. El segundo paso es recurrir a la Ley, reservándose la posibilidad de actuar ante los tribunales.

Otros fraudes comunes en internet

Pero la suplantación de identidad no sólo perjudica a la persona o empresa suplantada. También a aquellos que confían en la veracidad de estos perfiles falsos. Según INCIBE, muchos fraudes se realizan en el sector e-commerce, en donde “se envían productos diferentes a los que se han comprado, se realizan cobros de cantidades superiores a las acordadas durante el proceso de compra, no cumplen con los plazos de envío o no disponen de dirección ni teléfono, simplemente de un formulario de contacto.”

“Accede a las páginas desde el navegador. Nunca desde un correo electrónico” (INCIBE)

INCIBE hace especial hincapié en “los falsos préstamos, a bajo interés, que suelen ser anunciados en perfiles de redes sociales para lograr una difusión a una gran cantidad de personas”. Y señala que “ofrecen grandes cantidades de dinero a un interés bajo. Realizan los trámites a través de cuentas de correo gratuitas, nunca bajo el nombre de una empresa reconocida. Solicitan dinero por adelantado, alegando gastos de gestión. Y piden realizar los pagos a través de Western Union o MoneyGram.” Para estos casos, el Centro de Seguridad e Industria (CERTSI) facilita la denuncia de las estafas y el cierre de dichas páginas.

No se puede negar que Internet sea una de las herramientas más poderosas que nos ha ofrecido la tecnología. Pero conviene adoptar una actitud prudente cuando navegamos por la red.  Por ello, se han creado plataformas que ayudan a descubrir casos de suplantación de identidad, como Tineye, que informa de las páginas y redes donde está publicada cualquier imagen. Estas iniciativas, junto con el apoyo gubernamental y la concienciación del usuario, son el camino para poner fin a estas suplantaciones de identidad en el mundo digital.