The Daily Prosper
Pros y contras de los 5 coches eléctricos más vendidos

Pros y contras de los 5 coches eléctricos más vendidos

No contaminan ni hacen ruido, y ya seducen a muchos conductores. Los coches a pilas se abren hueco en el mercado, entre otras razones, porque los diseños han mejorado mucho y porque la autonomía ha crecido. Ya puedes estar seguro de que el coche no te va a dejar tirado de repente.


El año pasado se matricularon en España 8.645 vehículos eléctricos. Parecen pocos (y es cierto que no son muchos), pero la cifra no es en absoluto mala: las ventas crecieron un 82% en comparación con las de 2016, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac). El futuro pasa por los vehículos limpios. Los coches eléctricos han venido para quedarse.

Las razones son fáciles de entender. Para empezar, porque contaminan menos y se hace necesario que disminuyan la emisiones. La Agencia Europea del Medio Ambiente señala que el 13% de las partículas contaminantes en los 28 países de la Unión Europea proviene del transporte por carretera, y la alternativa real a los motores de combustión son los eléctricos.

Además, el precio de los coches a pilas ya no es tan elevado. Siguen siendo más caros que los modelos tradicionales, pero las ayudas de la administración (con subvenciones de hasta 5.500 euros según los diferentes planes de apoyo del Gobierno) son un acicate para que los conductores se animen. Sin olvidar que hay exenciones fiscales y que el precio de la electricidad es menor que el de los combustibles tradicionales.

¿Y qué pasa con la autonomía? Cuando empezaron a comercializarse los eléctricos, con un modelo de este tipo había seguridad para la ida, pero no tanta para la vuelta. Los modelos actuales han mejorado mucho y cubren las necesidades urbanas de cualquier conductor.

Para la carretera no está tan claro, pero la solución a ese problema es cuestión de (poco) tiempo. La evolución de las baterías será probablemente rápida y a muchos coches se les podrá colocar una más potente, sin necesidad de cambiar de vehículo. Hasta que llegue ese  momento, estos son los coches eléctricos que más seducen a los conductores.
 

RENAULT ZOE

Nacido directamente como eléctrico puro (no basado en una versión anterior), tiene una autonomía teórica de 403 kilómetros. La cifra real baja a unos 300, que no están nada mal.  

Precio: desde 21.000€

A favor: Aparte de la autonomía, sus 92 CV responden bien en ciudad, correctamente en carretera y de modo aceptable en autopista. No es grande (4,08 metros), pero aloja relativamente bien a cinco adultos. La pantalla central ofrece una información muy completa.

En contra: El interior resulta algo austero, con pocos detalles.
 

NISSAN LEAF

El eléctrico más vendido del mundo tiene también una muy buena aceptación en España, y todavía más ahora que la marca japonesa ha actualizado el modelo. Y lo ha mejorado mucho, con una autonomía real que supera los 300 kilómetros.

Precio: desde 29.800€

A favor: Incluye el sistema ProPilot de conducción semiautónoma, capaz de ocuparse de todo por sí solo en autopista (siempre por el mismo carril, eso sí). Hablando de conducción, el nuevo Leaf resulta mucho más preciso; pensando en el diseño, no hay color: ahora es mucho más bonito. Parece un coche normal y no un extraño vehículo eléctrico, como ocurría antes.

En contra: Aunque el e-Pedal podría ser una ventaja, por lo novedoso del sistema, no está claro del todo. Con este sistema se puede acelerar y frenar por completo el coche con el acelerador, de manera mucho más acentuada que en otros eléctricos, y al mismo tiempo se regenera energía.

Pero resulta complicado acostumbrarse, la respuesta es muy brusca. Por otra parte, la comodidad interior y la habitabilidad no son su fuerte, a pesar de su longitud (4,48 metros).
 

BMW i3

Perfecto para conductores que buscan originalidad. Con su diseño sofisticado y distintivo, de aspecto evidentemente futurista, es el eléctrico más llamativo.

Precio: desde 38.200€

A favor: Un motor muy potente (170 CV) y una aceleración propia de modelos de alma deportiva: de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos. Y esto se traduce en que es ágil, rápido y muy divertido para moverse por la ciudad.

Además, la autonomía ha mejorado y alcanza los 300 km oficiales (hasta 230 de uso real). Y es un BMW, con todo el carácter (y la calidad) que ofrece la marca alemana.

En contra: Tiene un maletero pequeño, solo cuatro plazas y un acceso complicado a las plazas traseras.
 

SMART FORTWO

Otro eléctrico con espíritu urbano que despliega todas las virtudes de su hermano de combustión (un coche ágil, sencillo de conducir y fácil de aparcar).

Precio: desde 12.175€

A favor: Un nuevo diseño muy atractivo y una oferta especial junto con una compañía eléctrica: 10.000 kilómetros de recargas gratis. Además, si el conductor va a hacer un viaje largo por carretera, la marca le ofrece un Mercedes en alquiler a un precio especial.

En contra: El Smart eléctrico (que también se comercializa en las versiones Cabrio y Forfour) falla en la autonomía, que se queda en unos 120 kilómetros de uso real. No es mucho, aunque para la ciudad quizá sea suficiente.
 

VOLKSWAGEN E-GOLF

El compacto alemán lleva ya casi cuatro años en el mercado y en 2017 dio un gran salto de calidad con una nueva versión: la autonomía aumentó hasta los 300 kilómetros oficiales (hasta 230-240 en uso real) y el motor ganó también potencia para llegar hasta 136 CV.

Precio: desde 692’49€/mes

A favor: Además de una buena aceleración (de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos), ofrece una conducción silenciosa y relajante (como en la mayoría de los eléctricos) y, sobre todo, muy parecida a la de los coches tradicionales. Sin olvidar que es un Golf, con lo que eso supone en cuanto a imagen, espacio, presentación y calidad de conjunto.

En contra: El precio es bastante elevado y el maletero resulta muy reducido.