The Daily Prosper
¿Por qué y cómo usar la bicicleta en tu día a día?

¿Por qué y cómo usar la bicicleta en tu día a día?

En 2020 el 60% de la población mundial vivirá en las ciudades, según prevén diferentes estudios. Si la contaminación del aire urbano es ya un problema, con ese incremento de personas la situación sería insostenible. Datos publicados en El Motor afirman que un Smart, el vehículo menos contaminante según la publicación, emite 95,71 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, mientras que el más contaminante, supone una emisión de 330,74 gramos al kilómetro. Ahora pensemos en el CO2 que emite una bicicleta, no hay comparación.


No importa la razón que escojamos, pero debemos incorporar la bici a nuestra movilidad bien sea por cuidar el medioambiente o bien por nuestra salud. Ya que, además de respirar aire más limpio, al pedalear estaremos contribuyendo a cumplir los 150 minutos de ejercicio, como mínimo, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar a la semana.

No hay excusas. La sociedad debe concienciarse del gran problema que supone la contaminación y, en el esfuerzo por cambiar la mentalidad de los ciudadanos, toda ayuda es poca y en ello las empresas pueden jugar un gran papel.
 

Las empresas se suben a las dos ruedas

Pagar a los trabajadores por ir a trabajar en bici ayuda, y la primera empresa en demostrarlo en España fue Ingeteam. Esta compañía de ingeniería eléctrica lleva desde 2016 incentivando con un euro al día a los trabajadores de su sede central, situada en Albacete, que acuden a sus puestos de trabajo pedaleando.

Antes de poner en marcha el incentivo, según sus datos, solo utilizaban la bici cinco empleados, una cifra que un año se incrementó hasta 40. Los cálculos de la ingeniera afirman que esos 40 empleados que utilizan la bici para ir a trabajar recorren 70.000 kilómetros al año (8 kilómetros al día de media por persona) y hacerlo en bici evita la emisión de 11.500 kg de CO2 a la atmósfera.

A esta misma iniciativa se han unido desde entonces otras empresas como la aseguradora Liberty, que ofrece a sus empleados 37 céntimos por cada kilómetro recorrido durante sus desplazamientos en horario laboral.

¿Cómo y por qué usar la bicicleta en tu día a día?

"La sociedad debe concienciarse del problema que supone la contaminación"

Banco Santander también ha movido ficha en el mundo del pedal. En 2015 se comprometió a patrocinar el servicio de alquiler de la ciudad de Londres por un periodo de siete años con Transport for London (organismo que gestiona las bicicletas). Un coste de 8,5 millones de euros al año más una reserva anual de 1,3 millones para promover el negocio y llegar a nuevos clientes a través de recompensas, ofertas e incentivos, situaron al patrocinio como el mayor del mundo concedido a un organismo público. Gracias a ello, el número de bicicletas y de estaciones ha aumentado y además ha facilitado la puesta en marcha de una aplicación móvil que permite una utilización más rápida y sencilla del servicio.
 

No olvides la seguridad

Lo cierto es que montar en bicicleta por las grandes ciudades conlleva sus riegos. Aunque hay urbes como Buenos Aires, ciudad que cuenta con un extenso recorrido de carril bici por las calles secundarias, distanciado del tráfico por medio de separadores físicos, en la mayoría de las ciudades los ciclistas tienen que compartir espacio con los vehículos. Por eso, todas las medidas que podamos llevar a cabo en el ámbito de la seguridad vial son pocas.

En Madrid, la Policía Municipal imparte clases gratuitas sobre las normas de circulación, consejos… y también se realizan recorridos prácticos por diferentes entornos: calzada, carril bici, acera o parque.
 

Cómo hay que moverse en bici

Equípate. No olvides tu casco. Aunque este no te hará evitar los accidentes, sí te protegerá en el caso de que sufras uno. Si lo que te para es dónde llevarlo una vez te bajes de la bici, una posible solución es el Eco Helmet, un sistema plegable realizado con papel y un material reciclable que lo hace resistente a la lluvia. Se trata de una invención de Isis Shiffer, una ingeniera industrial de 28 años y que está a la venta desde cinco dólares. Otro equipamiento que no debes desestimar si conduces por la noche es el chaleco reflectante. Aunque no es obligatorio para circular por la ciudad, sí te ayudará a ser más visible para los coches.

Circula por el centro de tu carril… y hazte respetar. Si te sitúas al borde del carril alientas a los coches a que te adelanten y a que no respeten la distancia mínima de seguridad durante el adelantamiento. Como ciclista tienes el mismo derecho a circular por las calles que un coche. Además, si circulas pegado a los coches que están aparcados puede que un conductor despistado abra su puerta, con el consiguiente peligro que eso conlleva.

Utiliza el carril derecho. El carril izquierdo es el rápido, intenta evitarlo a no ser que vayas a girar a la izquierda. En este caso, sitúate en él con antelación.

Señaliza tus movimientos. Para ir en bici por la ciudad debes manejarte con soltura con el fin de poder despegar los brazos del manillar cuando necesites señalizar tus movimientos. Extiende el brazo derecho horizontalmente a la altura del hombro para girar a la derecha y levanta el brazo izquierdo si quieres girar a ese lado.

Busca rutas seguras. Si puedes elegir una calle muy transitada o una más tranquila, elige la segunda. En muchas ciudades existen iniciativas de ciudadanos experimentados con la bici que ofrecen su ayuda a los principiantes a la hora de buscar rutas. Por ejemplo, En bici al trabajo encontrarás rutas para ir a trabajar en bicicleta de forma segura.