The Daily Prosper
Mindfulness: equilibrio mental para combatir un mundo de estrés

Mindfulness: equilibrio mental para combatir un mundo de estrés

La técnica de meditación y relajación mindfulness impulsa la capacidad de las personas para mantener su mente concentrada. Esta práctica ha conquistado a empresas e individuos gracias a sus beneficios sobre la salud.


Redactas un informe al mismo tiempo que convocas una reunión. Después, aprovechas para responder un correo electrónico -urgente, claro- que te ha enviado tu jefe. Estamos en la era de la multitarea, en un tiempo en que hacer varias cosas a la vez parece convertirnos en más eficaces y productivos. Sin embargo, esta tendencia tiene efectos secundarios: produce estrés y reduce la capacidad de concentración. El mindfulness o atención plena propone hacer una pausa en nuestras ajetreadas agendas. Esta técnica, que combina la meditación y la relajación, persigue el bienestar y el equilibrio mental. Empresas, universidades y escuelas de todo el mundo ya incluyen desde hace años programas para impartir esta disciplina entre el alumnado y la plantilla.

La Sociedad de Mindfulness y Salud de Argentina explica que este método consiste en “prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación”. En otras palabras, ofrece un entrenamiento mental para que nuestro cerebro no pase constantemente de un pensamiento a otro, controle las emociones y se centre en lo que está ocurriendo en el momento actual.

Aunque la práctica es de origen budista y tiene más de 2.500 años de historia, no fue hasta hace algo más de 40 años cuando se empezó a conocer en el mundo occidental. El hoy profesor emérito de medicina Jon Kabat-Zinn introdujo a finales de la década de 1970 en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts (EE. UU.) el primer curso sobre mindfulness. Poco a poco, el método superó las paredes de la universidad y despertó el interés de empresas y particulares. Pero, ¿por qué ha adquirido tanta importancia?
 

Las ventajas

Reduce la ansiedad

El ritmo frenético en el que nos vemos sumergidos en el día a día provoca que el estrés laboral ya se considere una de las principales causas de los problemas de salud relacionados con el trabajo. De hecho, la Agencia Europea para la Seguridad y Salud Laboral indica que el estrés afecta al 28% de los profesionales de la Unión Europea y la Organización Mundial de la Salud lo ha calificado  de epidemia mundial.

Técnicas como el mindfulness se presentan como una solución para no sentirse abrumado. Los más escépticos pueden considerar que se trata de una treta comercial más para, supuestamente, impulsar la felicidad. Sin embargo, estos ejercicios no se orientan a fomentar la felicidad, sino a impulsar la aceptación de la realidad.

Mejora la concentración

Sus efectos positivos están estudiados científicamente. Una investigación elaborada por la Universidad de Medicina y Odontología de Nueva Jersey (Estados Unidos), de la que se ha hecho eco la publicación Scientific American, demuestra que después de realizar un curso de ocho semanas de mindfulness, se encoge la amígdala del cerebro relacionada con el miedo. A medida que ésta se reduce, la corteza prefrontal del cerebro, involucrada en la concentración y la toma de decisiones, se vuelve más gruesa.

Eso sí, el mindfulness no funciona por arte de magia. Esta metodología ayuda a las personas a mejorar la conciencia que tienen de sí mismas y aquellas que sean más maduras emocionalmente tendrán una mayor capacidad para analizar los hábitos que les perjudican y cambiarlos. Por eso, los beneficios del mindfulness, según algunos expertos, pueden depender más de la inteligencia emocional de cada uno que de la técnica en sí misma.

Fomenta la creatividad y la capacidad de influencia

Cada vez más empresas confían en esta esta técnica para crear un entorno saludable. El mindfulness fomenta habilidades como la creatividad y la capacidad de influir. Las firmas de Silicon Valley han sido las precursoras en impartir estos programas y su acogida es cada vez mayor. Por ejemplo, en Google, el taller de mindfulness es el más demandado por sus profesionales. Apple, Aetna, General Mills, Intel y Target son otras de las primeras compañías que implantaron programas de este tipo.

Impulsa la capacidad de liderazgo

Las escuelas de negocios también se han subido a la ola de la atención plena y han encontrado en ella una fórmula idónea para formar a los ejecutivos. Desde centros como la Universidad Claremont Graduate de Los Ángeles (EE. UU.), explican que esta metodología es crucial para que los profesionales reduzcan su estrés, lo cual fomenta su productividad y su seguridad a la hora de tomar decisiones. Aunque parezca que esta disciplina queda reservada para los directivos, también se ha implantado como una asignatura más en algunos colegios e institutos. En España, por ejemplo, alrededor de 200 colegios públicos ya practicaban mindfulness en 2015.


Aprende a practicar mindfulness

Ahora bien, ¿qué ocurre si quieres ponerlo en práctica? La oferta de cursos es amplia, pero es crucial que no te dejes llevar por gurús y que identifiques los itinerarios adecuados.

  • Programas y apps móviles. Los programas más practicados son el denominado Mindfulness-Based Stress Reduction (MBSR) o, traducido al español, Reducción del Estrés Basado en la Atención Plena (REBAP) y el Mindfulness Based Cognitive Therapy (MBTC, por sus siglas en inglés). También puedes usar apps para iniciarte en la técnica. Algunas de las más valoradas para iOS y Android son Headspace y Mindfulness App. Aunque si te decides a usarlas, ten cuidado con no despistarte con otras apps rivales y los mensajes recibidos.

Pero, ¿necesito mucho tiempo libre para hacerlo? Una vez se domina la técnica, es posible practicar la atención plena incluso mientras se realiza otra tarea. Para ello, es importante que aprendas a practicarla en el día a día. Estos son algunos consejos de la Sociedad Mindfulness y Salud de Argentina para lograrlo:

  • De camino al trabajo, no te dejes llevar por los problemas del tráfico. Tampoco te obsesiones con la reunión que te espera nada más llegar a la oficina. Atiende a lo que ocurre a tu alrededor, sé consciente.
     
  • Cuando llegues al trabajo, observa el ambiente, fíjate en los demás y utilízalo para prever cómo transcurrirá el día. No dejes que la situación te supere.
     
  • En tu sitio, no te olvides de mantener una buena postura. Fíjate en tu respiración, contrólala y evita las tensiones innecesarias.
     
  • Algún día puedes optar por comer en algún sitio diferente al habitual y aprovechar ese momento para estar contigo mismo y reflexionar, para eliminar las distracciones.
     
  • Realiza breves descansos cada hora. Aprovecha esos momentos para airearte y liberar tensiones.
     
  • De camino a casa, deja de lado los problemas de la oficina. Empieza a pensar en tu ámbito privado y realiza lo que se llama una transición consciente. Al día siguiente tendrás más energía para resolver los asuntos pendientes.
     
  • Vive cada momento cómo es. Céntrate en lo que ocurre en ese instante y no traslades tu mente a situaciones futuras o pasadas.

Por Alba Casilda