The Daily Prosper
Marie Kondo, o cómo ordenar tu espíritu ordenando tu vida

Marie Kondo, o cómo ordenar tu espíritu ordenando tu vida

¿Organizar tu casa puede revolucionar tu forma de vida? La japonesa Marie Kondo afirma que sí: su libro La Magia del Orden se ha convertido en un éxito de ventas mundial gracias a un método, el Konmari, basado en la eliminación y que busca un hogar organizado, sencillo y visualmente equilibrado. Si seguimos cada paso, esta gurú del orden nos promete que nuestra mente puede transformarse de forma radical.


Su sistema es exigente, pues es imprescindible deshacernos de muchas de nuestras pertenencias y aprender a almacenar solo lo justo y necesario. Algo que a muchos nos cuesta bastante. Pero la recompensa que nos ofrece es muy grande. ¿Qué es exactamente el método Marie Kondo y por qué se ha hecho mundialmente famoso?

 

¿Qué es el método Konmari o Marie Kondo?

Marie Kondo estaba preocupada desde pequeña por el orden y la organización de su habitación. A la temprana edad de 15 años decidió convertir este hobby en su propio empleo y vivir de su pasión. Estudió el arte del orden y la decoración durante muchos años, formándose y aprendiendo nuevas fórmulas de origen japonés, una cultura asociada al equilibrio y al bienestar interior y espiritual.

Se convirtió en lo que ella misma denomina “consultora organizativa”. Su trabajo consiste en ayudar a quienes tienen problemas para evitar el caos en casa o en la oficina y se ven totalmente desbordados e ineficaces debido a su acumulamiento. Pero ella no llega a tu casa y lo tira todo sin pestañear, nada de eso. Para ejercer su arte del orden se basa en los valores personales de cada uno de sus clientes.

La primera lección del método Konmari es evitar el almacenamiento de millones de cosas en desuso. Muchos tendemos a caer en él, guardando y amasando fortunas en nuestros armarios y cajones con la esperanza de usarlas algún día. Según el método Marie Kondo esta idea es solo una ilusión, no las necesitamos, no las vamos a terminar usando y hay que eliminarlas. Hay que terminar con los “por si acaso”. Para conseguir esta eliminación efectiva hay que desechar y conservar solo lo imprescindible, aquello que nos hace felices de verdad y nos genera sentimientos más allá de la posesión. Esto debe hacerse de una sola tirada, como quitarse una tirita. Rápido, indoloro y sin regocijarse demasiado en ello.

El segundo paso del método Konmari es la categorización de nuestras pertenencias. Hay que juntar todo lo que tenemos de una misma categoría, ya sea ropa, libros, papeles, objetos sentimentales, decoración o productos de belleza. Sin importar las habitaciones donde estén colocados, sácalo todo y ponlo todo junto. De cada uno de estos conjuntos habrá que decidir qué te quedas y qué no necesitas. De esta forma tan visual, observándolo y analizándolo todo en su conjunto, resulta más sencillo reconocer lo que no usas. ¿Tienes siete champús? ¿Maquillaje que nunca has usado? ¿Tres camisetas iguales? ¿Cuatro botes diferentes de orégano? ¿Muestras de colonia desde hace años? Ver lo que sobra en tu vida resultará algo instantáneo.

 

¿Cómo doblar la ropa en el método Konmari?

Una vez hemos terminado el proceso de selección, llegan los trucos para organizar de forma eficiente. El ejemplo perfecto es la ropa. ¿Cómo ordenar un armario perfecto? Lo primero es dividir las prendas por categorías, de la misma forma que hicimos con el resto de objetos de la casa: camisas, pantalones, vestidos, jerséis, etc.  A continuación doblamos todo y lo colocamos de forma vertical en vez de horizontal. Así todo quedará a la vista y será más cómodo y rápido de encontrar.

Para doblar la ropa en posición vertical hay que colocarla sobre una superficie plana, plegando las mangas hacia el interior. A continuación se dobla la prenda por la mitad como cuando terminamos de planchar una camiseta. Pero después volvemos a doblarla de nuevo por la mitad, haciendo un paquetito pequeño y cómodo de almacenar, guardándolo con la parte plegada hacia arriba para que no se arrugue o desdoble al sacar y meter otras prendas.  

En lo referente a la ropa de colgar, lo más adecuado es hacerlo en función del peso visual de cada una: a la derecha las prendas ligeras, veraniegas, de colores llamativos; y a la izquierda las más pesadas como abrigos, vaqueros o jerséis oversize. ¿Quieres darle más emoción? Coloca fotos, carteles o pegatinas en las paredes interiores del armario para hacerte sentir feliz y orgullosa de él. Será una auténtica satisfacción vestirse cada mañana.

 

¿Cuáles son los principales beneficios de la magia del orden?

El principal objetivo del método Marie Kondo es enseñarnos cómo organizar una casa, pero además existen muchos otros beneficios en este método Konmari. El principal de todos ellos es hacernos muy felices. Por eso, la organizadora japonesa no se centra en la funcionalidad de los objetos para guardar o tirar nuestras cosas, sino en el grado de satisfacción que nos produce dicho objeto.

A eso se suma una sensación de autoestima y confianza propia, porque deshacernos de pertenencias que no usamos y donarlas a otras personas o lugares nos ayuda a limpiar nuestra conciencia, a tener la mente más equilibrada (igual que nuestro hogar) y a centrarnos en el presente. A medida que reduces tus objetos de valor llega un momento en el que todo encaja, alcanzas la cantidad correcta para ti y el ansiado orden. Y es ahí cuando sientes absoluta felicidad. Hay incluso admiradores de la gurú del orden que afirman haber terminado de ordenar todo y haber descubierto lo que querían hacer con su vida.

Cuesta mucho dar ese primer paso pero cuando lo consigues te sientes mejor contigo mismo y esa es una de las ventajas espirituales del orden.  “Cuando organizas tu espacio por completo, transformas el escenario que te rodea y el cambio es tan profundo que sentirás que vives en un espacio distinto”, promete la gurú del orden. Las claves, hacerlo de una vez y ser sincero con uno mismo para que el cambio sea lo más radical posible. ¿Te atreves?