The Daily Prosper
Machine learning: la tecnología que usan las empresas para innovar

Machine learning: la tecnología que usan las empresas para innovar

Las TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) se han integrado de tal forma en nuestro día a día que resulta imposible imaginar cómo era nuestra vida sin ellas. Y cuando parecía que ya no podían asombrarnos más, surge el concepto de machine learning, sistemas capaces de aprender de ellos mismos sin necesidad del ser humano. El aprendizaje automático, centrado en la inteligencia artificial, abre la puerta a una nueva época innovadora cuyas aplicaciones son tan diversas como imposibles de vislumbrar.


La tecnología machine learning crea soluciones que aprenden de manera automática, de la misma forma que una persona. La inteligencia artificial (AI, en inglés) permite definir algoritmos predictivos que les capacita para revelar comportamientos futuros, identificar patrones y mejorar los sistemas en sí mismos, gracias a los datos que reciben constantemente.

Y esto no sería posible sin el Big Data. Su capacidad para recabar enormes lotes de información y permitir acceder a ella, de manera ágil, hace que los sistemas de aprendizaje extraigan todo su valor y lo integren en el software, para que éste realice acciones sin necesidad de que una persona lo programe previamente para ello. De esta manera, son capaces de adaptarse a los cambios del entorno en tiempo real.

Aunque estos avances parezcan novedosos, sus aplicaciones no lo son en absoluto. De hecho, cada vez que navegamos por Internet, usamos los asistentes de voz de Apple y Google, consultamos información meteorológica o miramos la publicidad de Facebook estamos haciendo uso del machine learning. Y es que estas tecnologías, consideradas cognitivas, son tan penetrantes que las usamos sin percibirlas.
 

Técnicas de predicción para los negocios

Hasta ahora, la tecnología permitía tener una perspectiva descriptiva de la actividad de la empresa, basada en datos que describen posibles tendencias de futuro. Es lo que se conoce como Business Inteligence, que reúne los datos del pasado y los clasifica para analizar la situación actual e idear estrategias futuras.

Sin embargo, el aprendizaje automático va mucho más lejos, pues su sistema se basa en la predicción de patrones, no en la clasificación de los mismos. La tecnología ya no se centra en el pasado, sino en el futuro, adelantándose al comportamiento del consumidor.

Al mismo tiempo, tampoco se centra en pautas generales de comportamiento, como hasta ahora, sino que las individualiza, de cliente a cliente. Lo que supone un potencial enorme para establecer estrategias de negocio, por ejemplo, al pronosticar el patrón de consumo para un mercado muy específico con una fiabilidad cercana al 100%.

"Gracias al Big Data, los sistemas de aprendizaje automático se han desarrollado para realizar tareas por sí mismos"

"Gracias al Big Data, los sistemas de aprendizaje automático se han desarrollado para realizar tareas por sí mismos"

Machine learning, el mejor aliado para atender al cliente

Las posibilidades que ofrece esta tecnología son tan variadas que aún se desconoce toda su capacidad. Los sistemas de reconocimiento facial u ocular, el diagnóstico de enfermedades, la creación de fármacos o la conducción autónoma son algunas de las técnicas basadas en ella.

En el ámbito empresarial, donde más aplicaciones prácticas tiene es en el departamento de atención al cliente, pues mejora como nunca antes la experiencia de usuario, al tiempo que convierte a la marca en el compañero perfecto del consumidor.

La Customer Lifetime Value (CLV) es una de las soluciones más demandadas. Centrada en el cliente, proporciona un análisis fiable de su relación con la empresa, estableciendo si es un usuario duradero, la inversión realizada en él y si se necesita lanzar una campaña de fidelización específica. El sueño de todo departamento de publicidad.

Se convierte así en una herramienta básica que posibilita predecir la fuga de clientes, dirigiendo los recursos de la empresa hacia aquéllos que precisan de un mayor refuerzo. Mantiene a los usuarios que iban a dejar de serlo, por ejemplo, creando un sistema automático de envío de emails, con ofertas personalizadas, para los que están en riesgo.
 

Un valor añadido empresarial

El objetivo de todo negocio es atraer clientes y mantenerlos. En este sentido, la segmentación del público, agrupándolo según características y gustos similares, para elaborar estrategias que optimizasen el servicio fue todo un hito empresarial. Ahora, el aprendizaje automático da un paso más allá ofreciendo nuevos productos y servicios personalizados, no ya basados en grupos sino en usuarios particulares. Y, todo ello, sin necesidad de una plantilla de trabajadores dedicada exclusivamente a esta tarea, lo que aumenta la eficacia empresarial al máximo.

El descubrir tendencias futuras y automatizar tareas que antes realizaban personas supone una ventaja en las interacciones de la compañía con el cliente, posibilitando que ésta se adelante a las necesidades del consumidor y ofrezca respuestas basadas en evidencias.

Este potencial marcará la diferencia en los negocios futuros. Por ello, los grandes grupos han puesto su foco de atención en esta tecnología. No en vano, el año 2017 se erige como aquél en el que más se ha invertido en compañías especializadas en machine learning, 17.000 millones de dólares, cuatro veces lo destinado en el anterior.