The Daily Prosper
Inteligencia artificial para eliminar las enfermedades infecciosas

Inteligencia artificial para eliminar las enfermedades infecciosas

El innovador Rainier Mallol ha desarrollado una plataforma que utiliza inteligencia artificial para predecir con tres meses de antelación las futuras epidemias.


 

Hace dos años el virus del zika puso en alerta a América Latina. Esta enfermedad, causada por la picadura de un mosquito, se propagó por 20 países de la región. El mundo entero comenzó a preocuparse cuando las Olimpiadas celebradas en Río de Janeiro (Brasil) empezaron a peligrar, ya que se recomendó a algunos deportistas que no asistieran a esta convocatoria.

Uno de los grandes riesgos de las enfermedades infecciosas es que es muy difícil predecir los próximos brotes con precisión. Con el objetivo de combatir estas epidemias, el innovador Rainier Mallol ha desarrollado AIME, una herramienta para frenar patologías como el dengue, el zika y el chikunguña.

Mallol, ingeniero en computación, explica que actualmente los centros para el control y prevención de enfermedades trabajan para mitigar y eliminar las dolencias infecciosas. Sin embargo, sólo pueden estudiar los patrones de comportamiento de estas enfermedades una vez ya han aparecido. La plataforma de este innovador de República Dominicana emplea un algoritmo de inteligencia artificial que analiza grandes volúmenes de datos relacionados con dichas enfermedades y es capaz de predecir dónde y cuándo se producirán los próximos brotes.

Para acceder a una gran cantidad de información sobre las pandemias como, por ejemplo, historiales médicos, Mallol pone a disposición de hospitales e instituciones una intranet. Ahí pueden compartir los diferentes documentos médicos. Para el resto de usuarios, ha desarrollado una app móvil que tiene en cuenta datos procedentes de fuentes tan diversas como las redes sociales.

Gracias al análisis de toda esta información, AIME predice los futuros brotes con tres meses de antelación. Con esta anticipación, los gobiernos podrían poner las medidas necesarias para evitar la expansión de estas enfermedades a tiempo, algo clave para frenar cualquier epidemia en sus primeras fases. Además, AIME elabora diferentes recursos que ayudan en las estrategias sanitarias. Por ejemplo, proporciona mapas de predicciones y paneles de control en los que se visualizan los historiales de otros brotes y el perfil de los afectados.

Según Mallol, que también ha formado parte de la Universidad de la Singularidad (EE.UU.), explica que en el caso del dengue cuentan con una precisión del 88%. Para realizar los cálculos, introdujo en la plataforma datos históricos relacionados con esta enfermedad y realizó las predicciones. Después, comparó los resultados con los brotes que surgieron al cabo de tres meses.

Mallol, que ha sido reconocido como Innovador menor de 35 de Latinoamérica 2017 por MIT Technology Review en español y que también ha participado en grandes eventos como el Solution Summit 2016 en Nueva York (EE.UU.), considera que AIME no sólo mejoraría de forma considerable la salud pública. También tendría un gran impacto económico. "Al no saber ni dónde ni cuándo se va a producir el próximo brote, se invierten recursos ciegamente. Hay países, como Brasil, en los que se invierte 1,3 mil millones de dólares cada año solamente en dengue", asegura.

AIME ya se ha implementado en tres ciudades: Río de Janeiro (Brasil), Kuala Lumpur (Malasia) y Manila (Filipinas). En todos ellas, se trabaja de la mano de los diferentes gobiernos. Ahora, uno de los principales objetivos de Mallol es llevar la herramienta a más países del sudeste asiático, ya que son algunos de los más afectados por estas enfermedades. No obstante, tal y como reconoce, su verdadero desafío es construir una sociedad más sana: un mundo mejor que el que conocemos hoy.