The Daily Prosper
Independizarse: ¿misión imposible?

Independizarse: ¿misión imposible?

Crecen las ayudas públicas que permiten que los menores de 35 años puedan comprar una casa.


Todos los datos y estudios parecen sugerir que los más jóvenes tienen dificultades para acceder a la vivienda. Precios altos, salarios bajos, dificultades para ahorrar… Pero no todo es negativo en este panorama. Las administraciones llevan años poniendo en marcha una serie de programas de ayudas que buscan facilitar el acceso a la primera vivienda.

Eso sí, dependerá de donde vivas, puesto que el problema de conseguir un piso en nuestro país es especialmente complicado en las grandes ciudades como Barcelona o Madrid. En estos centros urbanos se ha encarecido el precio de la vivienda en los últimos años, especialmente en el caso de los alquileres, que es la opción más accesible para los jóvenes.

"Un 53 % de los jóvenes entre 25 y 35 años quiere ser propietarios de una vivienda"

Según los últimos datos de Encuesta de Población Activa (EPA), el salario medio de los españoles entre 25 y 34 años en 2016 fue de 1.543,90 euros al mes, mientras que los menores de 24 años ganan mensualmente una media de 1029,3 euros.

Quizá no sean las mejores cifras para que los veinteañeros (bueno, y alguno ya en la treintena) puedan emanciparse, pero la mayoría de ellos tienen una firme voluntad de hacerlo. Un informe de Sociedad de Tasación resalta que el 53 % de las personas entre 25 y 35 años quieren ser propietarios de una vivienda.  

Con el objetivo de facilitar el acceso de los jóvenes a su primera casa (además de ayudar a otros colectivos con dificultades), el consejo de ministros aprobó el pasado 9 de marzo el Plan Vivienda. Según este plan, unos 15 millones de españoles de entre 25 y 35 años podrían beneficiarse de este paquete de medidas del gobierno.

La mejora de este nuevo plan Vivienda respecto a políticas anteriores resulta notable, ya que cuenta con una bolsa de ayudas de 1.443 millones de euros, lo que supone un incremento de un 62,5% respecto a fondos similares activados en marcha en el pasado.

Estas, además, pueden complementarse con otras que harán las comunidades autónomas: 350 millones para este 2018. Mientras que en los próximos años habrá incrementos progresivos: 357 millones para 2019, 364 millones para 2020 y 370 millones para 2021.
 

Compra y alquiler

El plan estipula aportar diversas cantidades como incentivo tanto para la compra como al alquiler. En el caso de los menores de 35 años que quieran adquirir una vivienda, la subvención puede llegar a los 10.800 euros. Esta cifra no puede suponer más del 20 % del valor total del piso a o la casa. Otro condicionante es que el precio del domicilio sea inferior a los 100.000 euros.

Estas subvenciones están especialmente pensadas para cubrir costes derivados de una operación de compraventa como son los impuestos, los gastos de notaría y otro tipo de tasas. Unos trámites obligatorios pero cuyo coste desanima a muchos a embarcarse en la compra de una casa.

Descargar ebook 

Mejor en el campo

La medida está especialmente enfocada para aquellas poblaciones con menos de 5.000 habitantes, así se quiere evitar también la despoblación de las zonas rurales. En definitiva, el plan supone un cambio de orientación en la política de vivienda del gobierno, puesto que no se había incentivado la compra en los últimos cinco años.

Para el alquiler sí que se tienen en cuenta las grandes ciudades con precios muy caros. Las ayudas, en este caso, pueden llegar al 50 % del alquiler para contratos que no superen los 600 euros mensuales. En el caso de poblaciones con arriendos elevados como Madrid o Barcelona, si el contrato de arriendo llega a los 900 euros, la subvención será de hasta el 30 %. Estas aportaciones se podrán percibir por un período de tres años.

Estas medidas de apoyo al alquiler están financiadas en un 80 % por el Ministerio de Fomento, mientras que el resto será aportado por la comunidad autónoma correspondiente.

Los requisitos que deben cumplir los jóvenes contemplan diversos aspectos:

  1. Ser menor de 35 años.
     
  2. Comprar o alquilar una vivienda para su uso habitual.
     
  3. Los ingresos no pueden superar los 22.550,77 euros al año tanto para compra como para alquiler, es decir, deben ser inferiores a:

    - Tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) de forma general.

    - Cuatro veces el IPREM si se trata de una familia numerosa o personas con discapacidad.

    - Cinco veces el IPREM para familias numerosas especial y personas con determinadas discapacidades.
     

  4. Alquiler mensual máximo de 600 € (900 € para determinados ámbitos definidos por las comunidades autónomas).
     
  5. En el caso de la compra, la vivienda debe tener un coste inferior a los 100.000 €.

La cantidad puede subir hasta cuatro veces el IPREM para familias numerosas y personas con discapacidades; y hasta cinco, para aquellos núcleos familiares que incluye una persona con mayor grado de discapacidad.
 

¿Cómo solicitar las ayudas?

El Plan Vivienda 2018-2021 es una iniciativa del Ministerio de Fomento. Aunque las ayudas se tramitan a través de los organismos que gestionan las políticas de vivienda en cada comunidad autónoma, como la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía, la Agencia de Vivienda Social de la Comunidad de Madrid o l’Agència de l’Habitatge de Catalunya, entre otras.

En cuanto a la documentación a presentar, estas entidades suelen solicitar una declaración responsable de ingresos como elemento base para poder optar a este tipo de ayudas. Asimismo, los ayuntamientos también disponen de organismos donde informan de las ayudas disponibles y orientan con los trámites, especialmente en el caso del alquiler.
 

La opción de la VPO

Otra alternativa para los jóvenes es optar a una Vivienda de Protección Oficial (VPO). En este caso, se trata de programas de ayuntamientos y comunidades autónomas a través de empresas públicas, que catalogan así pisos y casas. Su valor es inferior al precio del mercado y pueden ser tanto de compra como de alquiler, y cada administración puede completarlo con otros incentivos, como subvenciones para pagar la entrada, por ejemplo.

"Los criterios para acceder a una VPO o al Plan Vivienda del Gobierno son similares"

Conviene tener presentes una serie de limitaciones si se opta por una VPO, en especial si es de compra. El estatus de “vivienda protegida” se mantiene por un período de años fijado por la administración. Deberá destinarse a domicilio habitual y no se puede disponer de ella libremente para su venta.

¿Quién puede acceder a una VPO? Los criterios pueden ser parecidos a los vistos en el Plan Vivienda del gobierno, aunque los fijan los gobiernos autonómicos en cuestión. El baremo empleado también será el IPREM, habitualmente, con una escala similar a la ya comentada. También se pueden tener en cuenta otros factores (el municipio donde se encuentra, edades de los solicitantes, si son familia numerosa…) para acabar de ponderar.

En este último punto, algunas comunidades autónomas, como Andalucía o Madrid, se muestran más flexibles y ponen un precio máximo de venta, si el propietario quiere venderla. De todas formas, una vez superado el período fijado por la administración (lo habitual son 10 años), se puede vender el piso con total libertad.

Por Miguel Jordán