The Daily Prosper
Mundo sin facturas de papel

Hacia un mundo sin facturas de papel

En la actualidad, son muchas las preguntas que se nos presentan sobre cómo una empresa puede evitar costes innecesarios o mejorar su productividad. Si a esto se une la posibilidad de generar un menor impacto negativo en el medioambiente, aparecen nuevas cuestiones… ¿Facturas electrónicas o en papel? 


 

Son numerosas las ventajas de la primera sobre la segunda. La principal es el coste de cada factura. El coste medioambiental y de gestión de la tradicional es de 7,22 euros frente a los 2,27 euros de la digital. En todo el mundo se utilizan al año 114 millones de hojas de papel en contratos, órdenes de compras y facturas. 

El Ministerio de Industria establece que el año pasado las empresas españolas ahorraron casi 119 millones de euros y más de 250.000 horas de trabajo gracias a la factura electrónica. 

Centrándonos en el impacto medioambiental, cabe destacar que para fabricar una tonelada de papel es necesario talar 24 pinos. Este árbol absorbe 50 toneladas de CO2 en un año. Si no utilizáramos las facturas en papel, en 365 días se neutralizaría el dióxido de carbono de 99.000 coches. 

Otra de las ventajas de la factura digital es que es más segura. Mientras que la tradicional puede ser copiada o escaneada, puede traspapelarse o ser modificada, la electrónica está cifrada con una contraseña y cuenta con una firma electrónica que impide cambios. 

Además de todo esto, es más cómoda para el usuario, más sencilla de consultar, ahorra espacio, y se pueden corregir posibles errores con mayor facilidad. Si tiene la misma validez legal y fiscal, y vivimos en un mundo cada vez más digitalizado… ¿por qué no acabar con esos montones de papeles sobre la mesa que tanto tiempo te quitan y tanto daño hacen al medioambiente? La factura digital solo aporta beneficios.