The Daily Prosper
El futuro de las PYMES: La transformación digital

El futuro de las PYMES: La transformación digital

España es un país de pymes. La mayoría de las firmas que conforman el tejido empresarial español son pequeñas y medianas empresas y, sin embargo, la digitalización todavía es una asignatura pendiente. No sólo para ellas.


Según la Comisión Europea, únicamente el 2% de las organizaciones que operan en la Unión Europea (UE) está aprovechando todas las ventajas que ofrecen las nuevas soluciones tecnológicas.

Unas cifras que ponen de manifiesto todo el trabajo que aún queda por hacer en este sentido y un reto para las pymes
  al que deben enfrentarse si quieren sacar todo el partido a su negocio. Y es que no es ningún secreto que las empresas digitalizadas son más eficientes y productivas.

El público ahora es mayoritariamente online y utiliza la Red para comparar precios, contratar viajes o como factor discriminatorio para elegir una cafetería u otra.

Según el estudio
‘Análisis de la digitalización de autónomos y pymes’, 4 de cada 5 clientes buscan online antes de comprar, las cafeterías con WiFi venden hasta 3 veces más cafés, los negocios con publicidad online reciben hasta el triple de llamadas y trabajar en la nube ahorra hasta un 20% del tiempo dedicado a reuniones.

Razones más que suficientes para contemplar la digitalización como una inversión y no como un gasto o un desafío prácticamente inalcanzable. Y no son las únicas.

Alejandro Javier Tosina, director de Economía de Red.es, recuerda que esta transformación “afecta a todos los usuarios y a todos los canales de venta, a las formas en las que se organizan las empresas y a la manera de relacionarse con los clientes y proveedores. Aquellas compañías que no se adapten a la nueva economía digital se arriesgan a quedar descolgadas del mercado global”.


Las empresas ya viven en la prórroga de la digitalización y, aunque ellas contemplan sus procesos de transformación desde una perspectiva bastante optimista, todavía tienen tareas por delante en este sentido.

Para acometer con éxito este proceso las empresas deben, según el director de Economía Digital de Red.es, superar algunas barreras: “Convencimiento de su estructura directiva y cuadros de mando. La resistencia al cambio hacia una nueva forma de hacer las cosas es una de las principales limitaciones.

Creer en el nuevo paradigma es clave para afrontar una transformación digital sustancial; conocimiento, pues es fundamental disponer de talento especializado que cuente con las competencias adecuadas para implementar las herramientas y las nuevas formas de actuar en el entorno digital; y el coste, porque hay que tener claro que la inversión en recursos, tanto humanos como tecnológicos, es, sobre todo en el caso de las pymes, un importante freno para poner en marcha los cambios significativos en el modelo de negocio”.  
 

Estar en internet debería ser una prioridad para los pequeños negocios

Aunque vivimos en un mundo digital, la mayoría de las empresas no contempla la digitalización como una urgencia. Un error, porque sólo las que se sitúen a la vanguardia de las tendencias podrán competir con las mismas armas que las nuevas empresas nativas digitales.

Pero, según el ‘
Estudio sobre el estado de digitalización de las empresas y administraciones públicas españolas’, elaborado por Vodafone, “la digitalización sólo es una preocupación espontánea para un 2% de la mayoría de las empresas españolas.

Este porcentaje se eleva hasta el 12% en las compañías de más de 100 empleados y aumenta en las de más de 500”. Unas cifras que demuestran que las pymes no tienen a la digitalización en el top 3 de su lista de obligaciones urgentes.

Porque antes de ponerse manos a la obra con esa transformación, deben dedicar la mayoría de sus recursos a temas más urgentes como la fiscalidad y los impuestos o la rentabilidad de sus negocios. En definitiva, se guían mucho por el cortoplacismo y no entienden que, a veces, lo urgente no siempre es lo importante.

 

Preparados para una transformación digital

Cierto es que la digitalización no se limita a diseñar una web. Es toda una revolución, una transformación completa que ha generado un nuevo paradigma comercial. De ahí que la inversión que se requiere implique, además de las tecnologías, los procedimientos y la organización de las empresas que deben incorporar a sus procesos de negocio una serie de soluciones, aplicaciones, usos, y también perfiles cualificados que se manejen bien en el entorno digital.

Este proceso, por tanto, suele ser lento y costoso. Especialmente para aquellas empresas medianas y pequeñas con recursos limitados. Pero también es esencial para la supervivencia de estas compañías.

Y es que, frente a todos los obstáculos que una pyme puede encontrar en su proceso de transformación, existen el doble de ventajas para acometerlo. Así, encontramos muchas razones para llevar a cabo la digitalización de una pyme, pero vamos a resumirlas en estas cinco:

 

  1. Automatiza procesos, productos y servicios que genere la empresa. Una razón de peso para apostar por esta transformación, ya que facilita mucho el trabajo y la organización de la compañía.
     
  2. Aumenta la velocidad de respuesta a problemas. Al estar todo automatizado es más sencillo buscar el origen del error y dar con la mejor solución. Es decir, ofrecer una respuesta satisfactoria y rápida al problema.
     
  3. Mejora la interacción con los clientes. Cada vez es más habitual que el público utilice redes como Twitter para preguntar dudas a una empresa, criticar alguno de sus procesos o simplemente pedir consejo o darlo.

    Los activos digitales se han convertido en la vía más usada por los clientes, y disponer de una web y de redes donde los usuarios puedan comentar y preguntar se hace indispensable para cualquier negocio que quiera sobrevivir a la era 2.0

     
  4. Abre nuevas posibilidades de mercado. Y es que en el mundo digital las distancias no existen, y los negocios que estén en el mundo digital pueden llegar a más clientes, potenciar la comunicación digital y alcanzar potenciales nichos de mercado.
     
  5. Mejora el posicionamiento de marca. No es ningún secreto que las marcas que más conocemos no son, necesariamente, las que más publicidad hacen sino las que más encontramos en Internet. Ahora, cuando queremos buscar algo acudimos a Google y sólo las empresas digitalizadas y con una estrategia clara de marketing online logran estar en la primera página del conocido buscador.