The Daily Prosper
El chatbot que recopila todo el conocimiento de tu empresa

El chatbot que recopila todo el conocimiento de tu empresa

Ante la rotación laboral y la dispersión geográfica, el CEO de Zapiens, Daniel Suárez, ha desarrollado un robot que almacena todo el conocimiento interno de la empresa para que no se pierda y los trabajadores aprendan con él


 

Desde hace unos años, cuando queremos saber algo, lo primero que solemos hacer es ir a preguntarle a nuestro gran amigo Google, ese buscador que siempre parece tener la respuesta para todo. Pero, ¿qué pasa cuando se trata de una pregunta profesional que solo podrían conocer tus compañeros de trabajo? Ir uno por uno preguntando no parece lo más eficiente. ¿Qué pasa si el compañero que podría saberlo trabaja desde China y no le conoces? ¿Y si ya no está en la empresa?

Después de trabajar para varias compañías de retaily detectar este problema propiciado por la rotación de personal, de producto y la dispersión geográfica, el CEO de la start-up asturiana Zapiens, Daniel Suárez, decidió desarrollar un "cerebro corporativo" que almacenara el conocimiento interno de cada empresa. "En una sola sesión de trabajo descubrimos que 20 personas eran capaces de generar más de 400 preguntas. Nos dimos cuenta de que con una aplicación podríamos recolectar todo esa información y hacerla accesible a toda la corporación", explica Suárez.

No es casualidad el nombre de la empresa: Zapiens viene de sapiens, así como el nombre del robot basado en aprendizaje automático que han creado, Zap. "El chatbot va aprendiendo de los propios empleados, que reciben pequeños entrenamientos en el móvil en formato de pregunta-respuestas y de vídeo. En función de lo que contestan, el sistema averigua quiénes son, qué saben y en qué áreas son más expertos", explica Suárez. Para cuando el altruismo y el amor al conocimiento no son suficientes, la aplicación utiliza técnicas de gamificación para incentivar su uso.

Una vez superada la fase de entrenamiento, cuando el robot ha adquirido todo ese conocimiento y conoce a los empleados, puede usarse como un buscador convencional: un trabajador hace una pregunta y la máquina predice qué persona de la empresa puede tener la respuesta. "Zap se diferencia de otros robots porque sabe decir 'no lo sé' y derivar la pregunta al experto adecuado", destaca Suárez. 

Detrás de Zap, un robot que aspira a ser un compañero más al que tener localizado en el móvil ante una emergencia, hay inteligencia artificial, machine learning y análisis semántico. Los datos de mejora son evidentes: según Suárez, la transmisión de datos ha aumentado un 80% respecto a los programas de formación, cuya frecuencia además crece de un 10% a un 70%.

El conocimiento es valor. Por eso, en última instancia, además de para preservar el que se genera dentro de las empresas, en Zapiens aspiran a poder formar parte de algo más grande: una especie de enciclopedia global que almacene el conocimiento de todo el mundo. De momento, Zap ya está poniendo su grano de arena.