The Daily Prosper
DIY: cómo hacer tu propia lámpara reciclada

DIY: cómo hacer tu propia lámpara reciclada

El planeta nos envía constantes señales de las consecuencias del cambio climático. Sube la temperatura a nivel global, aumenta el nivel del mar o cambian los comportamientos migratorios de algunos animales. Por suerte, cada vez son más las personas que se suman a la lucha contra esta amenaza e introducen en su día a día comportamientos sostenibles.

La reducción del plástico en los hogares es uno de los principales puntos de actuación. El primer paso, la colocación de los residuos en distintos contenedores, ya está presente en buena parte de los hogares. Sin embargo, hay quien decide ir más allá y realizar su compra eligiendo productos libres de plástico. ¿Es posible? No es sencillo, pero sí factible. Tan solo es necesario echar un vistazo en Internet y comprobar la proliferación de espacios que ofrecen este tipo de productos sostenibles. 

Para los que prefieren el trato directo con la tienda, las grandes ciudades ya cuentan con puntos de venta que se han sumado a la guerra contra el plástico. Por ejemplo, establecimientos que distribuyen jabones o detergentes a granel. Se venden al peso y puedes utilizar un recipiente de cristal reutilizable para su transporte y conservación.

Además, el pasado 1 de julio entró en vigor la normativa de la Unión Europea que prohíbe el reparto gratuito de bolsas de plástico ligeras y pequeñas. El objetivo de esta medida es reducir su uso de forma progresiva, ya que en 2021 estas bolsas estarán totalmente prohibidas.

DIY: cómo hacer tu propia lámpara reciclada

Hazlo por ti mismo

Si no es tu primera toma de contacto con el mundo ‘Do it Yourself’ o eres un pequeño manitas, puedes convertir una vieja lámpara en un objeto sostenible que le aporte un nuevo toque a tu hogar.

La propuesta consiste en sustituir la base de plástico por un tronco de madera. Para ello, tan solo es necesario una taladradora, un cincel y un poco de paciencia. En cuestión de minutos tendrás una lámpara eco al más puro estilo ‘DIY’.