The Daily Prosper
Diversidad cultural: ¿sabes todo lo que aporta a tu vida?

Diversidad cultural: ¿sabes todo lo que aporta a tu vida?

La diversidad cultural, además de ser una muestra de empatía y respeto, nos ayuda a aprender, crecer como personas e incluso ser más inteligentes.


Cada cierto tiempo se forma un escándalo en Internet. Aparece en la prensa la imagen del consejo de administración de una empresa, de un grupo de trabajo de algún sector público o el jurado de unos premios culturales, y se revolucionan las redes sociales.

La causa suele ser la homogeneidad de esos grupos: todos señores de cierta edad, de piel blanca y vestidos con idénticos trajes. Y Twitter dispara: “¿Dónde están las mujeres?”, “a mí no me representan”, dicen unos; “¿es así nuestra sociedad?”, preguntan otros.
 

Pero ¿qué dice el INE?

La respuesta, con datos en la mano, es un contundente “no”. Según la publicación España en cifras 2017 en nuestro país, los extranjeros suman ya un 9,5% de la población con una mayoría de personas procedentes de Marruecos y Rumania (de estos dos países procede el 31,1% de esa porción de la población).

Estas cifras, eso sí, no deben llevarnos a engaño. La inmigración no es un fenómeno nuevo, así que podemos encontrar españoles con tonos de piel, creencias religiosas, costumbres y lenguas de lo más diversos. En definitiva, estamos en un país donde desde hace tiempo reina la diversidad cultural.

"Los puntos de vista diferentes crean entornos con mayor riqueza, que acaban siendo más eficientes y resolutivos"

"Los puntos de vista diferentes crean entornos con mayor riqueza, que acaban siendo más eficientes y resolutivos"

La diversidad nos enriquece

Pese a que, por desgracia, algunos reaccionan con miedo (o peor aún, con violencia) ante la presencia de lo diferente, la diversidad cultural es un fenómeno que nos enriquece a todos. Nos hace más tolerantes, más abiertos e incluso más inteligentes. Por esta razón, y por mera empatía, todos debemos trabajar por formar espacios más inclusivos: empezando por las escuelas, siguiendo con nuestro entorno social y familiar y, por supuesto, en las empresas y organizaciones.

Más eficientes

Un estudio de la Universidad de Stanford de 2006, puso a varios grupos a resolver un misterio al estilo de las novelas de ficción. Se formaron grupos con presencia de individuos de razas distintas. Se detectó que los grupos diversos eran más eficientes a la hora de resolver el problema. Las diferentes perspectivas a la hora de abordar el reto (basadas en diferentes culturas y experiencias) resultaron claves para resolver el misterio que se planteaba.

Más abiertos a opiniones distintas

Al contrario de lo que se podría pensar, cuando discutimos sobre temas sociales, hablar con personas procedentes de entornos distintos nos hace más receptivos a opiniones diferentes a las nuestras. Así lo demostró un estudio conjunto de varias universidades de California, donde 350 alumnos se dispusieron en grupos a discutir cuestiones polémicas, pero de interés social (como la pena de muerte).

Se constató que cuando las opiniones diferentes procedían de personas de otras etnias, provocaban mayor reflexión en el grupo, especialmente entre los estudiantes blancos que participaban.

Más creativos e innovadores

Puede que sea, simplemente, una profecía de auto cumplimiento. Pero los grupos y empresas que valoran la innovación y las nuevas ideas se ven beneficiadas por entornos diversos. Tanto que incluso mejoran el desempeño, en el caso de las compañías.

El motivo podría estar en que la diversidad cultural hace que los miembros del grupo anticipen diferentes abordajes a los problemas, haciéndoles trabajar más duro para defender su punto de vista. Eso permite que, según un estudio de Economic Geography -que valoró 7.615 empresas-, las compañías que tienen una plantilla más diversa culturalmente crean productos más novedosos.

Y con mayores beneficios

Las empresas que incorporan una plantilla diversa, ganan más. Así lo afirma un estudio reciente de la consultora McKinsey, del que se hace eco este artículo de la revista Forbes, las empresas con mayor paridad de género en los puestos directivos, tienen un 21% más probabilidades de tener beneficios por encima de la media. Esta cifra sube a un 43% en el caso de plantillas con diversidad étnica y cultural.

Todo eso sin hablar de lo interesante y divertido que ha sido celebrar el año nuevo chino, el placer de saborear unas arepas calentitas y recién hechas o la riqueza que aportan las diferentes culturas. Y es que compartir costumbres y experiencias diferentes nos hace crecer a todos.
 

Educar desde la infancia

Aunque la tolerancia y el respeto pueden ser parte de la personalidad de cada uno, es muy importante fomentarlos desde muy pequeños. Educar a través de estos valores, tanto en las escuelas como en casa, es educar en el respeto y la consideración hacia los demás. Es educar en la aceptación de la diversidad, y admitir las diferencias. Y es ayudar a mejorar la convivencia social.

Inculcar estos principios desde una edad temprana, supone aumentar las posibilidad de interacción social con otras personas. Supone desarrollar el pensamiento y otros valores como la humildad. Y supone tener una mente abierta a opciones y creencias distintas de las nuestras, aceptando que existen otras formas de pensar.