The Daily Prosper
Cuando el arte mueve masas: la revolución a golpe de pincel

Cuando el arte mueve masas: la revolución a golpe de pincel

El arte no es un concepto inerte. Tiene vida, la que le otorgan aquellos movimientos sociales que encuentran en la pintura, la escultura o el grafiti a sus perfectos aliados para divulgar sus ideas. Mediante la expresión artística, reivindican una transformación de la realidad, más allá de la belleza. Y es que el arte social es aquel que te remueve las entrañas, que hace que te plantees qué postura tomar o que cuestiones una filosofía que hasta ahora considerabas correcta.


Estos movimientos sociales reflejan la historia de cada generación y encuentran a sus héroes en los artistas. Podrás corroborar esta afirmación con estos ejemplos que te mencionamos a continuación, y que prueban que una pintura no es solo un objeto estético. Porque quien tiene al arte de su lado tiene el poder.


El movimiento feminista

El reconocimiento de la mujer en aquellos apartados tradicionalmente reservados a los hombres explotó en los años 70, a través de obras firmadas por ellas. La corriente pattern painting, o pintura de patrones o decorativa, sentó las bases de una doctrina que ha sido amparada posteriormente por colectivos como el mexicano Polvo de Gallina Negra o el neoyorquino La Guerrilla Girls.

Mientras, el surrealismo acogió en su seno a algunas de las mujeres más revolucionarias de su tiempo, como la pintora mexicana Frida Kahlo, un auténtico icono que ha traspasado su influencia al mundo de la moda y otros ámbitos. Con ella, Dorothea Tanning y Paula Modersohn, famosa por su escandaloso desnudo que otorgó alas a otras féminas que continúan hoy dando voz a millones a través de sus obras.

Entonces, ¿tiene sentido en la actualidad la inmersión del feminismo en el arte? La respuesta puedes encontrarla en las producciones de algunas artistas que contestan «sí». Profesionales del arte emergente como Petra Collins, que promueve la normalidad de la menstruación o el vello púbico; o Ashley Armitage, que muestra en sus creaciones a animadoras alejadas de los convencionalismos, con pechos pequeños y ropa interior nada sensual.

Recomendamos:

Una película

La plataforma Netflix ofrece en su catálogo digital ‘Frida’ (2002), largometraje biográfico ganador de un Oscar. Dirigido por Julie Taymor y protagonizado por Salma Hayek, el filme se centra en la relación de la pintora con su marido y su polémica reputación por su opinión de la política.

Una exposición

El Museo Reina Sofía de Madrid ofrece –todos los miércoles a las 19.15 horas– la oportunidad de disfrutar de una interesante visita guiada a la colección ‘Feminismo. Una mirada feminista sobre las vanguardias’. La muestra cuestiona el papel y la visibilidad femenina en la Historia del Arte a través del análisis de la mujer como productora, receptora y sujeto-objeto de la producción artística. La visita es gratuita.

Una web

Las Guerrilla Girls son un grupo de artistas feministas creado en Nueva York en 1985 que utilizan el activismo para promocionar la presencia de la mujer en el mundo del arte. Su nombre se debe al empleo de tácticas de guerrilla en todas sus acciones. Ataviadas con máscaras de gorila, el colectivo se sirve del humor para denunciar la discriminación étnica y de género en la política, el arte, el cine y la cultura pop. En guerrillagirls.com podrás seguir la actividad del grupo neoyorquino feminista.


El movimiento pacifista

El pacifismo ha estado presente en varias culturas desde el siglo XVIII. En primera instancia, con figuras como Tolstoi o Rousseau. Más adelante, con Martin Luther King, Gandhi y Nelson Mandela. La Guerra de Vietnam, la globalización, el terrorismo... El arte sobre el conflicto ha calado en los espectadores generación tras generación, gracias, fundamentalmente, a dos nombres: Picasso y Banksy.

La sensibilidad del malagueño se reflejó en su obra cumbre, El Guernica. Inspirada en el bombardeo de Alemania a la localidad en 1937, esta pintura representativa del cubismo muestra el dolor a través del caballo agonizante, la mujer con su hijo muerto o la casa en llamas. No falta la paloma, el símbolo de la paz rota.

Mientras, en los grafitis de Banksy, el máximo representante del street art, confluyen las ideas pacifistas más actuales. Este artista, cuya identidad genera mil y una sospechas, es el crítico de nuestro tiempo y ha impactado desde los 90 con murales como el de la famosa niña con los globos por el conflicto palestino-israelí, y el de otra pequeña con un globo en forma de corazón en apoyo a las víctimas de la Guerra de Siria.

Recomendamos:

Un documental

Te proponemos dos piezas que ofrecen al espectador una amplia visión del ‘fenómeno Bansky’. Por un lado, ‘Saving Banksy’ documenta varias historias de coleccionistas de arte que buscan preservar el legado del artista de la destrucción de agentes externos. Y por otro, ‘Exit Through the Gift Shop’, una obra no exenta de polémica que plantea un interesante juego de espejos sobre el arte callejero, el pop, la verdad y la mentira. Ambas películas se han convertido en dos títulos imprescindibles para comprender este movimiento artístico.

Una exposición

La cuarta planta del Museo Reina Sofía acoge la exposición ‘¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968)’, que abarca más de mil obras a través de las que se recorren las transformaciones artísticas en la posguerra mientras empieza a conformarse una geopolítica internacional tensionada entre dos mundos y sistemas antagónicos, Estados Unidos y la Unión Soviética.

El movimiento obrero

La Revolución Industrial, a mediados del XVIII, ejerce de marco de este movimiento que lucha por los derechos de los explotados trabajadores. Las pinturas realistas de Courbet y Millet, que representaban en sus lienzos las escenas campestres del XIX, rodeadas de miseria, se unen a la paleta de colores sombríos de Gustave Caillebotte, con aquellos Cepilladores del parquet, operarios arrodillados con el torso desnudo que se presentan como héroes de antaño.

El movimiento obrero, temática especialmente abrigada por la fotografía (no olvidarás aquel Almuerzo en el rascacielos de Nueva York, con la sombra publicitaria de fondo), se pinta también en paredes de miles de ciudades de la mano de artistas anónimos. Algunos, incluso, usan técnicas de obrero para sus piezas, como el grafitero 3TTMan. Porque la rabia también se pinta.

Recomendamos:

Una película

‘Novecento (1900)’ se ha convertido en una clara referencia. Protagonizada por Robert de Niro y Gérard Depardieu en los papeles principales, la película dirigida por Bernardo Bertolucci en 1976 ilustra a la perfección la lucha de clases y narra con precisión las cinco primeras décadas del siglo XX en Italia. Eso sí, sus más de cinco horas de duración hacen que sea complicado ver la cinta de una única sentada.

Un libro

‘El movimiento de la fotografía obrera (1926-1939)’ se ha convertido en una pieza difícil de encontrar, sobre la que se han organizado diferentes exposiciones a nivel nacional. Además, te recomendamos ver el documental que RTVE emitió en 2011 sobre la exposición ‘Una luz dura sin compasión’, de la que nació el libro editado por TF Editores & Interactiva S.L.U.


El movimiento ecologista

La convivencia en armonía del hombre con la naturaleza se ha convertido en una de las obsesiones del arte contemporáneo, movido por la preocupación real de una masa que observa la degradación del planeta. Se trata de una ideología relativamente reciente, al menos en la intensidad con la que se manifiesta hoy. Aunque podemos hallar antecedentes históricos en la importancia que adquirían los paisajes en la pintura impresionista de Monet.

En este sentido, cabe mencionar el movimiento Land Art, afianzado en los albores de los 70 gracias a una controvertida escultura Spiral Jetty, de Robert Smithson. Su construcción implicó cierta controversia, pues, lejos de las buenas intenciones y la hermosura de la pieza, se cuestionó si dañaba el paraje en el que se asentó. Entre las propuestas ecologistas de reciente creación puedes encontrar 7000 robles, proyecto en el que el artista propuso reforestar áreas dañadas a través de la expresión artística; o The Rhythms of Life, una cadena de esculturas que incumbe a todo el globo. ¿El culpable? Andrew Rogers.

Recomendamos:

Un museo

Fundación NMAC Montenmedio Arte Contemporáneo, en Cádiz, es un espacio único en España donde se establece un diálogo entre el arte contemporáneo y la naturaleza en perfecta armonía.

Un libro

‘Land Art (Serie menor)’ ofrece al lector una visión de esta corriente artística surgida a finales de los años sesenta que tiene como fin trasladar el trabajo artístico a los espacios naturales.