The Daily Prosper
Crowdfunding o micromecenazgo: ¿en qué consiste la financiación colectiva?

Crowdfunding o micromecenazgo: ¿en qué consiste la financiación colectiva?

En la última década, una gran cantidad de personas anónimas han podido cumplir sus sueños gracias al ‘crowdfunding’, también conocido como micromecenazgo. Ideas de todo tipo, desde el mundo de la cultura, pasando por la solidaridad, el ocio, la política, y llegando hasta el mundo de los negocios, han sido posibles gracias a la convergencia entre emprendedores y comunidad. Ahí radica la grandeza del ‘crowdfunding’: tener una idea, lanzarla a alguna plataforma de financiación colectiva, y convencer al público de que tu proyecto tiene un valor añadido de interés, y en consecuencia, conseguir inversión económica.


Cabe destacar el último dato disponible de micromecenazgo que confirma el éxito de la financiación colectiva. Según el estudio ‘Financiación participativa en España, informe anual 2016’ realizado por la consultora Universo Crowdfunding, en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, el ‘crowdfunding’ recaudó en España 113 millones de euros en 2016, un 116% más que en 2015.

A pesar de los buenos datos, para
Ángel Gonzalez, asesor de la Comisión Europea en Crowdfunding, estamos solo en el principio: “La CE quiere seguir promoviendo el ‘crowdfunding’, ya que, aunque el crecimiento es estable, en España estamos a tres o cuatro años de Reino Unido. Queda mucho por hacer”.

 

Métodos de financiación colectiva

A lo largo del 2016, en España, 48 plataformas distintas consiguieron financiar algún proyecto mediante micromecenazgo. El crecimiento del ‘crowdfunding’ ha generado una diversificación en las distintas plataformas de financiación colectiva, dirigiéndolas a la especialización.

El 54% del total de la inversión en micromecenazgo se produce a través del ‘crowdlending’; el 17% está destinado al ‘crowdfunding’ inmobiliario, el 14% al ‘equity crowdfunding’, el 11% al ‘crowdfunding’ de recompensas y, por último, el 4% al ‘crowdfunding’ de donaciones. Estas son las diferencias:

  • El ‘crowdlending’ consiste en el micromecenazgo basado en plataformas de préstamos. Son financiaciones en masa –mediante préstamos o créditos– a una empresa a cambio de un tipo de interés. Este tipo de financiación colaborativa es la que más volumen de capital gestiona en España con más de 100 millones de euros. Destacan algunas plataformas, como LoanBook Capital, que lleva concedidos, desde su creación, más de 46 millones de euros en créditos; Circulantis, con más de 37 millones de euros; o Grow.ly, con  más de 11 millones de euros en créditos.
     
  • El ‘crowdfunding’ inmobiliario rozó los 20 millones de euros de inversión en su primer año de vida. Hoy ya supera los 50 millones. Este tipo de micromecenazgo consiste en la financiación participativa de la compra o promoción de inmuebles, entre distintos inversores, sin un gran desembolso de dinero. Algunas de las principales plataformas son: Housers, donde se han invertido más de 50 millones de euros en 453 inmuebles con un beneficio de 8 millones de euros; Inveslar: The Urban Investors , con 3.503 inversiones, que suman un total de 2 millones de euros y una devolución de 888.000 euros; y Privalore , que cuenta con más de 6 millones de euros en inversión, con un 18% de rentabilidad. 
     
  • El ‘equity crowdfunding’ es aquel en el que se invierte en masa en una empresa a cambio de acciones o participaciones. Es la modalidad de financiación colectiva que más crece porcentualmente. Una de las plataformas que facilita esta interacción entre emprendedores e inversores es Sociosinversores, con más de 100 empresas, de distintos ámbitos, financiadas. También destaca, Crowdcube, con 490.332 inversores repartidos en 630 empresas. Por su parte, Capital Cell, especializada en biomedicina, ha promovido inversiones en valor de 12 millones de euros en 23 campañas.
     
  • El ‘crowdfunding’ de recompensas, popularmente conocido como ‘mecenazgo’, es la vía preferida por la comunidad creativa. En esta modalidad, aquellos que hacen aportaciones económicas para lanzar un proyecto, esperan a cambio una recompensa por su contribución. En 2016 fueron invertidos más de 12 millones de euros. Algunas de las principales plataformas son: Verkami, la mayor plataforma de Europa, con el porcentaje de éxito más alto del mundo, donde se financió Stockholm, la primera película crowfundeada en ser premiada con un Goya; Kickstarter, con más de 14 millones de patrocinadores de 143 mil proyectos, como el smartwatch Pebble, que consiguió recaudar 10 millones de euros, un 10.266% más de lo esperado; o Lanzanos, con más de 7 millones de euros recaudados repartidos en 2.500 proyectos.
     
  • El ‘crowdfunding’ de donaciones es aquel en el que la comunidad puede hacer aportaciones monetarias sin esperar ningún beneficio de la transacción. En 2016, las aportaciones llegaron a superar los 4 millones de euros. En Teaming se invirtieron 2,4 millones de euros, en Migranodearena, 1,6 millones de euros y, en Crowdants, más de 170.000 euros.

5 casos de éxito

Ya hemos citado proyectos de ‘crowdfunding’ de éxito como Stockholm y Pebble. A continuación, mostramos otros cinco ejemplos que han demostrado la viabilidad de la financiación colectiva.

  1. Kingdom Death Monster: Los juegos de mesa están más vivos que nunca. En 2017, este juego de terror, convertido ya en obra de culto, mediante Kickstarter consiguió superar los 12 millones de dólares. Tal fue el éxito que a las dos horas del lanzamiento, ya habían superado los 100.000 euros que se habían fijado como meta.
     
  2. Tempo Rubato de Mayte Martín: El mundo discográfico también ha notado los efectos del micromecenazgo de recompensas. En 2017, en Verkami, la popular cantaora Mayte Martín logró más de 36.000 euros para editar un disco en el que había trabajado durante 22 años. El ‘crowdfunding’ permite a los artistas libertad para autoeditarse.
     
  3. Fundación Santuario Gaia: Teaming permite hacer donaciones a proyectos, a lo largo del tiempo, de forma filantrópica. Por ejemplo, la Fundación Satuario Gaia,: un centro vegano de rescate y recuperación para animales considerados de granja, situada en Camprodon (Girona), ha recibido 117.907 €, de 5.215 teamers, desde 2013, hasta el día de hoy.
     
  4. Hemav: El ‘equity crowdfunding’ es una de las modalidades financiación colectiva que están más en auge. Las personas pueden invertir, a cambio de acciones. Hemav consiguió 450.000 de inversión de 73 inversores, con los que ha podido ofrecer soluciones mediante vehículos aéreos no tripulados, como drones, en aplicaciones del ámbito civil.
     
  5. Goya: En la página web de Housers, se pueden encontrar distintos casos de éxito de ‘crowdfunding inmobiliario’. Por ejemplo, Goya: una inversión con compra, reforma completa y venta de una vivienda en el exclusivo distrito de Salamanca, en Madrid. La rentabilidad neta acumulada fue del 9,94%.
     

Ventajas e inconvenientes

A pesar de haber abierto nuevas ventanas, la financiación colectiva aún se encuentra en fase embrionaria. Las oportunidades son enormes, sin embargo, no están exentas de riesgo. Este es un repaso de los pros y contras de esta fórmula.

Ventajas

- Diversificar las vías de financiación.

- Disponer de nuevos clientes.

- Empoderar a los usuarios.

- Rapidez para recibir dinero.

- Dinero más barato.

- Ahorro de tiempo y recursos
 

Inconvenientes

- Posibles fraudes vinculados a:

  • Los retrasos en el cumplimiento de las obligaciones que establecen emprendedores y financiadores.
     
  • Setting valuation” (cuánto se ofrece por la cantidad de capital que se pretende recaudar), la  comunicación entre emprendedores y financiadores, posterior a la inversión.
     
  • Falta de conocimiento sobre códigos de buenas prácticas.
     
  • Mayor  énfasis  por  parte  de  todos  los  actores  en  mitigar  riesgos y posibles conflictos de interés de inversores que utilicen información privada del proyecto en su propio beneficio.
     
  • La limitada capacidad de la plataforma para mediar en los conflictos entre emprendedores y  financiadores y otros problemas de comunicación post-recaudación entre las partes interesadas.

- Una legislación menos restrictiva que incentive el desarrollo de este sector con importantes repercusiones en el crecimiento económico y la creación de empleo.

- Mayor seguimiento de los proyectos financiados para comprobar su sostenibilidad.

- La incierta sostenibilidad de las propias plataformas que requiere un mayor esfuerzo por parte de todos los actores involucrados para animar el desarrollo de esta forma de financiación.