¿Cómo impacta la macroeconomía en tu bolsillo?

¿Cómo impacta la macroeconomía en tu bolsillo?

Te contamos todo lo que siempre quisiste saber sobre economía y, especialmente, lo que acaba repercutiendo en tu vida cotidiana


PIB, Inflación, deflación, IPC… A diario oímos o leemos estas palabras en las noticias, pero la mayoría de veces pensamos que no van con nosotros o, simplemente, no las acabamos de entender. Lo que sí va con nosotros es, por ejemplo, no llegar a fin de mes por culpa de un gasto excesivo y que, encima, nos suban el alquiler.

Pues bien, ya es hora de que sepamos que esas palabras imposibles son las responsables últimas de nuestros apretones de cinturón mensuales, y no precisamente por haber adelgazado. Conocer un poco más de cerca la macroeconomía resulta fundamental para poder entender cómo hemos llegado a la situación en la que estamos, y tomar mejores decisiones. Ahí van los conceptos principales de la economía y la explicación de cómo nos influyen.
 

Conocer más los principales términos de la economía nos permitirá entender un determinado contexto y tomar decisiones más ventajosas para nuestra situación

Desempleo: Es la situación del grupo de personas en edad de trabajar que en la actualidad no tienen empleo. En España el desempleo es del 17,1% (las comparaciones son odiosas y hay más factores a tener en cuenta, pero en Estados Unidos es del 4,4%, en Italia del 11,2% o en Reino Unido del 4,2%).

¿Cómo nos afecta? El desempleo nos afecta, por ejemplo, cuando queremos entrar en el mundo laboral y no conseguimos algo acorde a nuestro nivel de formación, o inferior a éste. Si esta tasa se convierte en crónica (denominada paro estructural), supondría la limitación del crecimiento potencial de la economía, la presión sobre los salarios y su desigualdad con el nivel de precios, que puede derivar en una pérdida de competitividad y, sobre todo, la exclusión laboral y social de muchas personas.
 

La Macroeconomía afecta a nuestras decisiones cotidianas y estas, a su vez, determinarán la situación de la economía a largo plazo

Inflación: Se refiere al aumento generalizado de los precios de los bienes, servicios y factores productivos dentro de una economía. En España, el IPC (Índice de Precios al Consumidor) de enero (3%) se aceleró más de un punto porcentual por encima de diciembre, y se colocó en niveles desconocidos desde octubre de 2012, cuando el aumento fue del 3,5%. ¿Los motivos? La subida de los precios de la electricidad y el encarecimiento de los carburantes.

¿Cómo nos afecta? Todos padecemos la inflación a diario. Los precios de los bienes de consumo aumentan más rápidamente que los salarios (que se ajustan una o dos veces por año). Si la subida de los precios no se ve compensada por un incremento en los salarios, tendremos más dificultades para llegar a fin de mes.

Pero si los salarios suben demasiado, se puede entrar en un círculo vicioso, ya que los empresarios, para compensar este aumento, venderán más caros sus productos (los que más subirán serán los de mayor consumo), con lo que la inflación seguirá existiendo.

Como a macroeconomia tem impacto no seu bolso?

Los precios de los bienes de consumo aumentan más rápidamente que los salarios que se ajustan una o dos veces por año

Tipo de cambio: Es el precio de una divisa medida en unidades de otra. Esta tasa fluctúa en función del diferencial de los tipos de interés, y de las tasas de inflación entre los dos países.

¿Cómo nos afecta? Cuando nuestra moneda se devalúa, se encarecen los precios de los bienes que importamos del exterior, es más caro comprar, por ejemplo, aquella camiseta que nos gusta tanto que se vende en una web de Estados Unidos. Lo positivo es que la devaluación de la moneda ayuda a las empresas exportadoras a ganar competitividad frente al mercado internacional, ya que venden sus productos más baratos en el exterior.

Tipo de interés: Es el precio del dinero o importe que paga quien solicita disponer temporalmente de una cantidad en concepto de crédito, préstamo u obligación financiera. Las instituciones crediticias aplican intereses pasivos, que pagan por tomar dinero, y activos, que cobran al prestarlo.

¿Cómo nos afecta? En los últimos años nos hemos acostumbrado a vivir con unos tipos de interés inusualmente bajos, tanto en Europa como en Estados Unidos. La situación podría cambiar si La Reserva Federal (Fed), encargada de regular el precio del dinero en EEUU, mueve ficha.

Los bancos centrales de cada país, el Banco Central Europeo en el caso de los estados de la Unión Europea, son los encargados de fijar estos tipos en función de la situación económica (el consumo, principalmente) y a los tipos de interés. Una subida de tipos frena las presiones inflacionistas, a mayores costes para financiarnos, gastamos menos y nos endeudamos menos.
 

Una subida de tipos suele traducirse en un aumento de la cotización de la moneda, que afecta a la capacidad para exportar porque nuestros productos serán más caros

PIB: El Producto Interior Bruto es el valor de todos los bienes y servicios producidos en la economía de un país en un periodo de tiempo, por lo general, un trimestre o un año. Este valor permite comprobar cómo se está comportando la economía: si crece o si, por el contrario, va hacia atrás.

¿Cómo nos afecta? Como explica Leopoldo Abadía en Economía para Dummies, “un PIB alto no solo se traduce en que una gran masa de gente pueda presumir de coche y cambiárselo como quien se cambia de camisa, sino también en una mejor atención médica o una educación pública de más calidad”.

Del “yo” al “nosotros”

Que la macroeconomía afecta a nuestra vida -y bolsillo-, nos ha quedado claro. Pero que nuestra vida cotidiana afecta a la macroeconomía, también. Como inversores, la macroeconomía nos ayudará a decidir. La incertidumbre macroeconómica, lo mismo que la estabilidad, afectan a la bolsa y aumentan o disminuyen los riesgos de nuestras inversiones. Invertiremos en función de nuestra propensión o aversión al riesgo.

Al hacer la lista de la compra y valorar nuestro presupuesto, también nos interesará saber si la situación económica va a mejorar o empeorar durante los próximos meses. No consumiremos lo mismo si pensamos que una crisis puede afectarnos de forma individual que si creemos que nos podremos beneficiar de un momento de bonanza.

En resumen, pasando del “yo” al “nosotros” a la hora de tomar decisiones económicas, mejoraremos no solo nuestras finanzas sino la economía en su conjunto, y eso también nos beneficiará al final.

Por Romina Vallés