The Daily Prosper
VAR fútbol Liga Santander

Cómo funciona el videoarbitraje

El videoarbitraje o bien VAR es la tecnología que ha revolucionado el planeta futbol. Es el asistente visual de los árbitros y se aplica en acciones del juego que podrían ser difíciles de interpretar para el árbitro. Su empleo permite al colegiado tomar una decisión de una forma más objetiva.


Es la gran novedad de la temporada 2018/19. Su irrupción en el Mundial de Rusia ha supuesto un aluvión de halagos y, ahora, con su integración a LaLiga Santander permite solucionar ciertas situaciones que se escapan a la comprensión del espectador y del árbitro. 

A pesar de sus ventajas, todavía no es una tecnología implantada en todas y cada una de las ligas. De hecho, la Champions League, que desde este año tiene entre sus patrocinadores a Banco Santander, incorporará el VAR esta misma temporada, a partir de octavos de final, al tiempo que en Inglaterra no está prevista su aparición por ahora. 


¿En qué momento se aplica el VAR y cómo funciona?: La mecánica del VAR
 

En caso de duda en una jugada, el árbitro hará dos gestos sobre el campo: primero, se llevará la mano al auricular. Esto quiere decir que el juego está detenido por revisión.

En seguida, dibujará un cuadrado en el aire, que quiere decir que se examinará la acción en primera persona en uno de los monitores del campo. Tomada una decisión final y reiniciado el juego, no se podrá revocar y deberá proseguir el encuentro.

Podría pensarse que el VAR se refiere solo al monitor de la banda de los estadios, pero no es así. El videoarbitraje cuenta con una sala equipada con toda la tecnología precisa para analizar con mayor precisión las jugadas.

Por ejemplo, LaLiga Santander hace uso de una habitación instalada en la Ciudad Deportiva de Las Rozas que cuenta con múltiples monitores supervisados por 3 colegiados.

En el centro se ubica el árbitro llamado VAR, cuyo papel cambia: una semana estará en la sala de Las Rozas y la próxima acudirá a uno de los campos de Primera División. Los otros 2 integrantes son un asistente de vídeo, ubicado a su derecha y al que podrá pedir el ángulo de cámara que precisa, y el AVAR, sentado a su izquierda.

Se trata del asistente del VAR y su papel es la comunicación directa con el árbitro de campo. “Estamos revisando”, “parece que hay mano, espera que examinamos de nuevo” o bien “deberías verlo tú” son algunas frases que se suelen escuchar en la interlocución. 

Así, son siete las personas encargadas de impartir justicia en el terreno de juego: los cuatro árbitros del estadio y los tres de la sala del VAR.

 

Jugadas en las que se emplea el VAR


El VAR no es el que toma la decisión. Es solo una herramienta para asistir al colegiado de manera que tome la mejor decisión posible. 

Solo ante casos como que el balón haya salido del terreno de juego o de claro fuera de juego, el árbitro puede fiarse y pitar conforme lo que le comuniquen desde el VAR

Además, puede darse el caso de que el VAR revise y solicite al árbitro que observe una jugada con atención cuando se genere una infracción muy clara. 

 

Escenarios en los que se aplica el VAR

Existen cuatro escenarios posibles:

• Revisión de los goles: En el momento en que un equipo anota un tanto, se examinará la jugada desde sus orígenes por si existiera una posible falta o fuera de juego. 

En ese caso, el árbitro no parará el juego, pues va a ser el VAR el que determine si es válido o no. Si se ha producido alguna irregularidad, se anulará el gol.

• Tarjetas rojas: El árbitro señala infracción, muestra cartulina amarilla o bien no muestra nada y en el VAR aprecian que puede ser roja. 

Se anula la decisión y se señala la nueva infracción. Lo mismo ocurre con agresiones entre jugadores y cuando el árbitro impone una sanción mayor de la que corresponde tras repasar la jugada.

• Penaltis: Posibles derribos, manos o acciones que han sido señaladas fuera del área y que han ocurrido dentro son casos donde interviene el VAR. También actuará ante infracciones producidas en el área que han pasado inadvertidas por el colegiado. 

• Confusión de identidad: La más simple. El árbitro se equivoca y muestra una tarjeta a un jugador que no ha hecho nada. El VAR le informa y el árbitro corrige la sanción.
 


El caso de las manos


Un caso singular y de los más difíciles en el arbitraje es el de las manos. La RFEF establece cuatro interpretaciones para valorar de una forma u otra estas acciones:

1. Naturalidad: Si el jugador ha hecho un movimiento natural con el brazo fruto del juego o si lo ha ejecutado para abarcar más espacio y, de esta forma, de manera intencionada. 

2. Distancia: Si el espacio entre balón y jugador es suficiente para corregir el movimiento y evitar que el balón impacte en su brazo o no.

3.Tiempo: Está relacionado con el punto anterior. Si hay suficiente tiempo para eludir la mano o no.

4. Espacio que ocupa la mano: Si el jugador realiza un movimiento de su brazo totalmente antinatural se sancionará siempre. 

Tiene que quedar claro que la interpretación del árbitro predomina sobre lo que se aprecie en el VAR. La última palabra siempre la tendrá el colegiado. 

Un dato a considerar es que la llegada de la tecnología al fútbol ha hecho que las simulaciones hayan descendido un 25%. 

Un futbol más justo

Para que no se produzcan protestas en la grada ni corrillos alrededor del árbitro, LaLiga Santander ha decidido que las imágenes que se examinen en el VAR se proyecten en los videomarcadores de los estadios y en las retransmisiones de TV.

Por último, siempre se agregarán al descuento del partido el tiempo que se tarde en revisar una jugada.