The Daily Prosper
Cómo estar bien informado en la sociedad de la información

Cómo estar bien informado en la sociedad de la información

Las nuevas tecnologías han multiplicado hasta límites insospechados la cantidad de información a la que tenemos acceso con solo entrar en internet. Sin embargo, también han hecho que cada vez sea más difícil diferenciar lo anecdótico de lo útil.


Si tecleamos “cómo informarse” en la barra de búsquedas de Google, esta nos devuelve más de 980.000 resultados. Sumemos variantes del término, búsquedas en otros idiomas, etc. y tendremos millones de entradas para elegir. El acceso instantáneo actual a una cantidad de información disponible sin precedentes se ha transformado, en algunos casos, en la sobrecarga de información conocida como infoxicación, la cual desencadena a su vez situaciones de estrés e incluso el abandono del propio esfuerzo de informarse. La clave está, se suele indicar, en filtrar la información.

Pero, ¿cómo filtrar? ¿dónde encontrar datos fiables? ¿cómo interpretarlos? Son muchos los interrogantes que surgen a la hora de informarse. No basta con entrar en Google y escoger la primera opción; no debería al menos. Es necesario buscar, ordenar y priorizar el contenido. Lo primero son las fuentes. Es difícil saber quién proporciona una información veraz y contrastada en las redes, pero hay algunos elementos comunes que nos ayudan a separar la paja del grano.

Un buen contenido proporciona cifras, contexto y referencia las fuentes de información en que se basa. Las páginas con este tipo de contenido están actualizadas y son transparentes: dejan claros propietarios, autores, patrocinios, etc. Del mismo modo, es importante conocer a los autores y promotores de una información. Si buscamos datos concretos sobre un tema altamente especializado, siempre será más útil acudir a expertos en la materia e instituciones reconocidas. Con todo esto se conforma una lista de fuentes confiables que tendremos que actualizar y organizar. 

Organizar el contenido: aplicaciones para usuarios y profesionales

Sin embargo, y a pesar de haber hecho ya un primer filtro de nuestras fuentes de referencia, todavía seguiremos recibiendo una cantidad enorme de información, incluso si solo consultamos esas fuentes seleccionadas. Crear listas de usuarios en Twitter, seguir páginas de Facebook y suscribirse a entradas de blogs concretos pueden ser soluciones prácticas, aunque poco eficientes. En el mercado existen aplicaciones web y móviles que ayudan en esta labor:

  • Pocket. Está aplicación fue creada en 2007 por Nate Weiner para ayudar a la gente a guardar artículos, vídeos y otras cosas interesantes de la web y verlas más tarde. Funciona en todos los dispositivos y puede consultarse aunque no se esté conectado a internet. Actualmente, tiene más de 22 millones de usuarios registrados y está integrado en más de 1.500 aplicaciones.
  • Flipboard. Es una aplicación para tabletas y teléfonos inteligentes que funciona como una revista digital. Se eligen temas generales y el sistema hace una criba de fuentes, además de las que el usuario elija. A través de Flipboard se puede compartir también contenido prácticamente en todas las redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram, Google+, YouTube, LinkedIn, etc.). También se puede integrar Pocket dentro de la misma aplicación.
  • Feedly. Cuando Google Reader cerró en 2013, hubo que buscar una alternativa rápida: Feedly. Hoy día se mantiene como uno de los agregadores de contenido gratuitos más prácticos del mercado. Se agregan las fuentes de consulta a partir de sus canales RSS y desde la aplicación se ven las noticias clasificadas por categorías previamente personalizadas.
  • Storify. Es una herramienta de medios sociales que permite crear historias a partir de una variedad de recursos web y redes sociales como Facebook y Twitter. Puede usarse para reunir información e imágenes sobre cualquier tema, personalizarlo, y luego compartir la historia.

En el mundo de los profesionales, especialmente entre quienes trabajan en curación de contenidos -la búsqueda, filtrado y selección de contenido relevante-, también existen herramientas de pago que facilitan el trabajo:

  • Curata. Es un software de marketing de contenido lanzado por la empresa del mismo nombre en 2010. Utiliza el aprendizaje automático, el procesamiento del lenguaje natural y la inteligencia artificial para encontrar y compartir fácilmente contenidos específicos de una industria en blogs y redes sociales.
  • Scoop.it. Esta aplicación organiza los contenidos filtrados en diferentes tableros que pueden compartirse fácilmente en redes sociales. Los tableros pueden ser públicos o privados según decida el usuario. Tiene una versión para usuarios no profesionales y otra para empresas que incluye analíticas y la posibilidad de integrarse con diferentes servicios (Drupal, Wordpress, Mailchimp, redes sociales, etc.).

El futuro de las aplicaciones

El 54 % de usuarios en el mundo, según datos del informe Digital News 2017 de Reuters Institute, se informan de las noticias a través de Facebook. Las noticias dentro de la red se muestran a partir de la clasificación que establece un algoritmo. Lo mismo ocurre con las noticias que muestra Google en su buscador. El desarrollo y mejora de los algoritmos de inteligencia artificial apuntan a que el futuro  próximo de la información pasa por más automatización.

Las aplicaciones mostrarán la información que crean apropiada en función de búsquedas previas, gustos y todo lo que sepan del usuario. Para evitar que esos filtros oculten contenidos importantes habrá que mejorar los hábitos de uso de las redes o, al final, en los muros de Facebook solo aparecerán noticias de nuestra película o equipo favorito.

Por María C. Sánchez