The Daily Prosper
Baloncesto adaptado como fórmula de superación

Baloncesto adaptado como fórmula de superación

Pincho Ortega, MVP del Europeo en silla de ruedas, becado por la Fundación Universia para jugar al baloncesto en Estados Unidos


 

Cuando Ignacio Ortega nació –hace poco más de 17 años– sus padres no contaban con que el pequeño lo hiciese con doble agenesia de miembros inferiores: “Básicamente nací sin piernas, fue una sorpresa para la familia”, nos cuenta el propio Ortega. Por supuesto, tampoco hubiesen podido imaginar que Pincho, como comenzó a llamarle cariñosamente su padre, llegaría a convertirse en una de las jóvenes promesas del deporte adaptado en España.

Recientemente elegido MVP del europeo de baloncesto en Silla de Ruedas Sub-22 celebrado en Italia, Pincho es, por méritos propios, uno de los mejores jugadores de baloncesto adaptado de Europa y una de las grandes esperanzas de la disciplina a nivel internacional. “Levantar la medalla de bronce ya fue un regalo inesperado, España llevaba muchos años sin llegar al podio”, afirma Ortega.

La estrella del CD Ilunión, de tan solo 17 años, ha sido becada para seguir desarrollando su carrera profesional en la prestigiosa Universidad de Alabama, regresando así a un país, Estados Unidos, en el que ya tuvo la oportunidad de estudiar años atrás y al que estaba deseando volver.

Detrás de la beca, que sin duda va a permitir a Pincho potenciar sus capacidades, está la Fundación Universia, que desde hace años pone su foco en los universitarios con discapacidad y colabora con ellos para impulsar su autonomía a través de la inclusión laboral. Fue precisamente a través de su I Convocatoria de Becas al Deporte para estudiantes con discapacidad como el jovencísimo Ignacio Ortega encontró su reconocimiento, situación que le ha llevado a potenciar sus planes deportivos.

En una jornada sostenida por la inclusión y el aprendizaje, la Fundación Universia, con el mecenazgo de Banco Santander, le hizo al joven entrega de un cheque que supone el pistoletazo de salida hacia una nueva etapa cargada de éxitos –humanos y deportivos­­–. Además, subraya el papel fundamental que ha tenido el baloncesto en la historia de superación del atleta madrileño.