The Daily Prosper
Aprender idiomas, programación, matemáticas o finanzas: las 'apps' para exprimir tu móvil

Aprender idiomas, programación, matemáticas o finanzas: las 'apps' para exprimir tu móvil

Frente al ordenador, los dispositivos móviles son los aliados perfectos para aprovechar los ratos muertos del día a día. Son pequeños, siempre los llevamos encima, son más económicos y arrancan de manera instantánea por lo que explotamos el momento de concentración al máximo


Instalar un nuevo programa en el ordenador, saber qué fórmula del Excel nos puede automatizar la tarea o reaprender los remedios de la abuela son cuestiones que hoy por hoy están al alcance de la mano. Desde que internet irrumpió en nuestras vidas profesionales y personales, nos hemos acostumbrado a preguntarle a Google muchas cosas que antes no sabíamos cómo resolver. Y ahora, todo eso, lo hacemos cada vez más con el teléfono móvil. De hecho, en 2015, el buscador anunció que las búsquedas en smartphones ya habían superado a las de ordenadores.

La red se ha convertido en una fuente inagotable de conocimiento para los que quieren aprender de manera autodidacta. Actualmente, podemos disponer de todo eso en el teléfono móvil, un pequeño aparato que nos acompaña prácticamente las 24 horas. ¿El objetivo? Optimizar el aprovechamiento de nuestro tiempo para invertirlo en lo que nos hace crecer: la formación.

Aprender idiomas, saber más sobre tu ciclo menstrual, estudiar y practicar programación desde cero o entender el mercado de valores y convertirse en un bróker. Repasamos las aplicaciones móviles más curiosas y útiles

Un clásico: los idiomas, practicarlos para no olvidarlos

De nada sirve aprender un idioma y no volverlo a utilizar nunca más. Lamentablemente, todo el esfuerzo se ve reducido a nada. Por eso, para evitar perder ese nivel o empezar el reto desde cero, hay varias aplicaciones en el mercado que nos pueden ayudar. Estas son algunas de las más utilizadas:

Babbel

Galardonada con premio de mejor app del año por Google Play, 'Babbel' cuenta con un millón de usuarios y ofrece contenidos formativos básicos y avanzados de más de 14 idiomas: inglés, español, francés, alemán, italiano, ruso, portugués brasileño, sueco, turco, polaco, holandés, indonesio, danés y noruego. También está disponible para iOS. Sus puntos fuertes son: contenidos divertidos y eficientes, lecciones rápidas de unos 10-15 minutos, posibilidad de practicar la pronunciación gracias a su sistema de reconocimiento de voz. Si te gusta y quieres ir más allá, ofrecen ampliar el aprendizaje con cursos de larga duración, pero de pago. El precio de la suscripción va desde los 10 hasta los 5 euros, dependiendo de la duración del plan.

Duolingo

Esta aplicación es parecida a la anterior, está disponible tanto para Android como para iOS, pero su contenido se articula alrededor de juegos. Así, su búho verde te acompaña durante todo el aprendizaje y en función de tu rendimiento, la mascota va ganando o perdiendo vidas. La diferencia respecto a la anterior es que Duolingo es 100% gratuita y que el número de idiomas ofrecidos es más limitado: inglés, francés, italiano, alemán o portugués.

Bussu

Esta app es de pago y solo está disponible en Android. El coste de la suscripción va desde los 5 euros mensuales para planes de 24 meses, hasta los 10 euros al mes para planes de 90 días. Se caracteriza por ser una comunidad con millones de usuarios, 12 idiomas diferentes (inglés, portugués, francés, italiano, alemán, chino, japonés, ruso, turco, polaco, árabe y español) y donde cada uno, además de aprender, ayuda a los demás corrigiendo a los estudiantes de su lengua materna. ¿Otros puntos fuertes? Ofrece análisis y gráficos sobre tu progreso, puntúa aspectos como tu fluidez o vocabulario, y otorga certificados oficiales de McGraw-Hill. Y, lo más importante, tiene un modo sin conexión, para que la utilices en cualquier lugar.

 

Los otros lenguajes: los de programación

PHP, HTML, JavaScript, Python y un largo etcétera de siglas. También son lenguajes, pero de programación. Aprenderlos puede causar rechazo, sobre todo, para los perfiles más enfocados en las ciencias sociales o humanidades. Sin embargo, estos lenguajes son unos de los que más puertas profesionales pueden abrir. Tanto si quieres curiosear, como si ya tienes algunas nociones básicas y quieres profundizar o mantenerlas, estas son algunas de las apps que te pueden facilitar el desafío:

Programming Hub

Desarrollada por expertos de Google (y disponible solo para Android) dispone de referencias para los principales lenguajes de programación. ¿Su punto fuerte? La metodología y su modo sin conexión, solo disponible en la versión de pago (las suscripciones van desde los 42 dólares anuales hasta los 6 dólares mensuales). Gracias a sus preguntas tipo test, a sus juegos y repositorios convierte el aprendizaje en algo sencillo y divertido, además podrás probar tus creaciones desde su editor de código sin necesidad de descargarte otras apps complementarias.

SoloLearn

Esta aplicación es útil para principiantes y avanzados, tanto de Android como de iOS, porque el contenido del aprendizaje se personaliza de acuerdo al progreso individual, las preferencias, etc. Además, si tienes alguna dificultad tendrás el apoyo de la comunidad de programadores 24 horas al día, todos los días de la semana. Es completamente gratuita, aunque también ofrece una versión de pago sin publicidad, con metas y estadísticas de aprendizaje personalizadas. El precio depende del plan: 5 euros al mes o 4 euros mensuales si la suscripción es anual.

Codenza

Solo para los más avanzados y que utilicen Android. Es un manual de programación para estudiantes de informática y profesores, por lo que no sirve tanto para aprender como para tenerla como referencia ante dudas de expertos. Existe una versión gratuita y otra premium, sin publicidad, disponible por 4,99 euros.

 

Apps de MOOCs: cursos de Harvard o del MIT sin salir de casa

La revolución de la formación en línea llegó de la mano de instituciones formativas de todo el mundo con los cursos masivos, en línea y abiertos, (MOOCs, por sus siglas en inglés). Supuso la democratización de contenidos como cursos del MIT (Massachusetts Institute of Technology) o la Universidad de Harvard, que hasta entonces eran algo impensable para la mayoría de ciudadanos. Actualmente, podemos acceder a todos estos contenidos gratuitos, sin necesidad de tener un ordenador cerca, ni conexión a internet, gracias a apps como ‘Coursera’, ‘Udemy’, ‘edX’, ‘Tutellus’ y muchas más.

Hay muchas otras aplicaciones que pueden aportarnos conocimientos útiles como profesionales, pero también en nuestro ámbito personal.  Conocer cómo funciona nuestro ciclo menstrual con ‘Clue’, cómo ser un bróker jugando aprendiendo sobre el mercado bursátil con el ‘Simulador de Bolsa de Valores’ o con la recientemente premiada, ‘Finanzas para Mortales’. Una iniciativa educativa con la que la Universidad de Cantabria y Banco Santander, con la que a través de su app ‘WIKI-FINANZAS’, pretenden acercar el mundo de las inversiones a todos los ciudadanos, sin importar su edad o nivel educativo.

Ya no hay excusa para no cumplir con todas esas cosas que siempre quisimos aprender. Solo hace falta tener motivación y probar diferentes aplicaciones hasta encontrar una que se ajuste a lo que estamos buscando. Hoy en día, el aprendizaje continuo no es una opción, sino que se ha convertido en una necesidad para mantenerse actualizado en un mundo en constante transformación. Por eso, sentirse cómodo con la forma en que desarrollamos nuevos conocimientos es clave para no quedarse atrás.

Por Belén Belmonte