The Daily Prosper
APBS: sensores de humedad para la seguridad vial

APBS: sensores de humedad para la seguridad vial

Además de la precaución, existen métodos innovadores para mejorar la seguridad vial.


Con climatología adversa es cuando mayor conciencia se debería tomar sobre los peligros al volante, ya que aumenta el riesgo de accidentes y debemos ser más prudentes. La visibilidad es mucho menor, hay poca luz incluso de día, los cristales se empañan por dentro, y la adherencia al asfalto mojado disminuye, por lo que se necesitan más metros para frenar.
 

Experiencia y prudencia como sistemas de seguridad

Los datos recogidos el pasado año por el Centro de Estudios Ponle Freno en colaboración con AXA muestran que los días de lluvia la probabilidad diaria de sufrir un accidente aumenta un 7,4%. Curiosamente, son las regiones con menos precipitaciones al año, las que acumulan cifras muchos más altas de siniestros.

El tipo de accidente más habitual es por alcance trasero, es decir, cuando un vehículo es golpeado por el que circula detrás en el mismo carril, ya sea por pérdida de control o aquaplaning, o por la necesidad de tener más metros en la frenada. Por lo tanto, además de la precaución, la experiencia es un elemento clave para reaccionar correctamente ante un imprevisto cuando circulamos en una carretera resbaladiza.

"Los días de lluvia aumentan los accidentes, sobre todo en aquellas regiones con pocas precipitaciones al año"

Cuando tenemos esta sensación de pérdida de control porque las ruedas no están adheridas a la carretera mojada resulta vital saber reaccionar a tiempo y haber mantenido la distancia de seguridad previamente. Además, no existe aún ningún sistema mecánico que corrija o compense el llamado aquaplaning, con lo cual controlar la situación es la única vía actual para evitar accidentes en esos casos.

Eso sí, nunca se debe frenar en una situación de aquaplaning, porque podemos bloquear las ruedas cuando entren en contacto con el asfalto y perder totalmente el control. De la misma forma, mantener los neumáticos en las mejores condiciones posibles, respetar la distancia de seguridad e intentar reaccionar a tiempo y con tranquilidad son las únicas formas en que podemos enfrentarnos a esta situación de pérdida de adherencia del vehículo a la carretera.  

"Frente a un accidente provocado por aquaplaning, es importante reaccionar a tiempo"

La buena noticia es que pronto podremos contar con un sistema que nos ayudará a reducir el peligro del aquaplaning. José Manuel Aguilera y Francisco Marjalizo, dos jóvenes españoles, han elaborado un proyecto piloto, premiado recientemente en el concurso de talento universitario de Banco Santander, Santander Explorer, llamado APBS: sensores de humedad para la seguridad vial.

Su idea surgió tras ver una competición de Fórmula 1 en el circuito de Abu Dabi. “Llovía tanto que tuvieron que parar el entrenamiento y retirar todos lo coches para que un tráiler secara la pista” cuentan José Manuel y Francisco. Ahí fue cuando se plantearon por qué esa función no podía estar incorporada en el propio vehículo. Tras presentarlo como proyecto en la universidad, “una profesora nos convenció para llevarlo al concurso”, añaden.

La iniciativa se plantea como un sistema que utiliza elementos ya existentes en los vehículos. El Air Pressure Braking System retira el agua acumulada delante de la rueda del coche, arrojando una masa de aire comprimido contra el asfalto. Esta acción elimina el exceso de agua, mejora las condiciones del asfalto (menor grosor de agua) y reduce la distancia de frenado en un 20%.

La intención de José Manuel y Francisco, tras ganar el concurso de innovación del Santander, es poder vender su idea a fabricantes de automóviles. Ya han contactado con una gran marca y juegan con la ventaja de que solo necesita elementos que ya encontramos normalmente en los vehículos.
 

Consejos básicos  

Hasta que la idea de estos jóvenes se materialice y podamos encontrar el sistema APBS en los coches, solo nos queda ser prudentes en los días de lluvia y seguir estos consejos básicos, que siempre conviene recordar.

  • Adapta la velocidad a la situación en la que te encuentres, sobre todo cuando el tiempo no acompaña.
     
  • Mantén una distancia de seguridad mayor.
     
  • No frenes ni hagas maniobras bruscamente.
     
  • Mantén los neumáticos en buen estado.
     
  • Lleva las luces correspondientes puestas.
     
  • Asegura que el sistema para desempañar cristales funciona.
     
  • Comprueba el limpiaparabrisas y las escobillas.

La lluvia y la velocidad no son buenos compañeros de viaje. Así que, ante todo, mantén la calma y evita riesgos innecesarios.

Por Sonia Martí Gallego