The Daily Prosper
6 consejos útiles para el teletrabajo

6 consejos útiles para el teletrabajo

Conciliar la vida laboral y personal ha sido una reivindicación de los trabajadores durante años. El teletrabajo se ha proyectado como la panacea para lograr la armonía entre ambas esferas y, sin embargo, aún no se ha implantado de forma integral. De hecho, tan sólo un 27% de las empresas españolas contemplan la opción del teletrabajo, según los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística.


Esto puede deberse a que, aunque la barrera tecnológica ya no existe y jurídicamente está recogida la opción del trabajo a distancia, la concepción del mundo laboral está anticuada. Contamos con una cultura presencialista que supone una traba para la innovación tecnológica: no acabamos de comprender la conectividad como una ventaja competitiva ni promovemos el trabajo virtual y colaborativo.

La Oficina Internacional del Trabajo y la Unión Europea han señalado la necesidad de reestructurar la concepción, los horarios y las formas de trabajar, intentando acentuar los efectos positivos del teletrabajo con políticas públicas que tengan en cuenta las necesidades específicas de este  colectivo.

Cuadro-destacado-ES

¿Por qué optar por el teletrabajo?

Más autonomía y flexibilidad, reducir tiempos de desplazamiento, ser más productivos al tener jornadas intensivas en vez de extensivas… Trabajar fuera de la oficina tiene grandes ventajas, pero también puede generar ciertos inconvenientes, como trabajar horas de más y con un ritmo más intenso o provocar conflictos por la interferencia entre el espacio de trabajo y la vida del hogar.

Por otro lado, lograr el equilibrio entre la vida profesional y personal y la satisfacción de los empleados a la hora de desempeñar sus tareas se ha convertido en una de las líneas de trabajo de la Responsabilidad Social de las empresas, dado que se ha observado que impulsar planes relacionados con la calidad de vida de los trabajadores tiene un impacto positivo en su rendimiento y, por tanto, beneficia a la organización. Además, gracias al teletrabajo la empresa reduce sus gastos y tiene una mayor facilidad para contratar a profesionales cualificados, independientemente de dónde vivan.

A la hora de plantearnos trabajar a distancia, debemos tener en cuenta que este cambio de modelo laboral nos abre nuevas posibilidades y condiciones a las que tendremos que acomodarnos. Por ello, la persona idónea para teletrabajar es aquella que sea independiente, autodisciplinada, dinámica, flexible y que tenga una gran capacidad de adaptación.
 

Cómo sobrevivir al teletrabajo

Una vez hayas dado el paso de trabajar a distancia has de tener en cuenta algunas recomendaciones para que no te pase factura el cambio:

Hazte tu oficina. Tener un espacio de trabajo bien definido dentro de tu hogar cobra una especial relevancia a la hora de teletrabajar. Para lograr esa ansiada conciliación, conviene no mezclar los espacios lúdicos del “despacho” en la casa, de forma que evitemos las distracciones. Además, sentirte cómo a la hora de trabajar ayudará a aumentar tu productividad, por lo que debes mantener unos estándares de luz, orden y temperatura.

Establece cómo va a ser tu día a día. La rutina y los horarios parecen diluirse cuando no tenemos un ente externo que nos supervise. Es muy importante fijarse una rutina y un horario laboral trabajando desde casa ya que, dado que contamos con una enorme flexibilidad y libertad, podemos descuidar nuestras tareas. Además, cumplir con un horario nos evita estar conectados las 24 horas del día y, nuevamente, así eludiremos los conflictos de conciliación de la vida laboral y personal.

No te distraigas.  La nevera, la televisión, las redes sociales o atender otras tareas poco importantes se convierten en una tentación difícil de resistir. La autodisciplina vuelve a entrar en juego: debes ser capaz de trabajar como si te encontraras en la oficina, sin hacer pausas innecesarias ni dejarte llevar por la pereza.

Crea tu propio modelo de organización. Cada persona tiene una forma de organizarse concreta pero siempre es necesario tener un planning para sacar el trabajo adelante y, además, aprovechar el tiempo y ser lo más productivos posible. Trabajar por objetivos diarios, en bloques de tiempo con descansos entre sí o hacer primero lo más complicado son algunas de las formas de conseguir distribuir el tiempo correctamente y no acabar agotados.

Relaciónate a distancia. Perder el contacto con tus compañeros al no encontrarte en el espacio de trabajo común es uno de los grandes riesgos del teletrabajo. Para no perder el sentimiento de pertenencia a la empresa ni sentirnos aislados del resto, hay que hacer un esfuerzo por mantener la relación, con reuniones cada cierto tiempo, networking, contacto telefónico, etcétera.

De no hacerlo así, esta falta de comunicación puede provocarnos efectos negativos en nuestro bienestar y salud, según advierten la Oficina Internacional del Trabajo y la Unión Europea en su informe Trabajar a cualquier hora, en cualquier lugar: efectos sobre el mundo del trabajo.

Apóyate en las nuevas tecnologías. Podemos compartir documentos y trabajar en línea con nuestros compañeros, reunirnos telemáticamente, organizar nuestras tareas mediante aplicaciones…

Tenemos la suerte de encontrarnos en plena vorágine tecnológica y existen multitud de vías para ser más efectivos y aprovechar al máximo las ventajas que ofrece el teletrabajo. ¡Ahora las apps nos lo ponen fácil!