The Daily Prosper
5 técnicas de ahorro efectivas y fáciles de aplicar

5 técnicas de ahorro efectivas y fáciles de aplicar

¿Te has dado cuenta de que es prácticamente imposible ahorrar? ¿Hay meses en los que tienes que usar la tarjeta de crédito para llegar a fin de mes? ¿ Cuándo sucede un imprevisto tienes dificultades para afrontarlo? Si has respondido afirmativamente a alguna de las anteriores preguntas necesitas saber cómo ahorrar con eficacia y, para empezar a ver cómo se acumula el dinero en tu cuenta corriente, debes seguir los siguientes pasos:


1. Haz un presupuesto y cúmplelo

No ser capaz de ahorrar no es algo que ocurra sólo en las familias con pocos ingresos. Los hogares de rentas medias y altas muchas veces gastan más de lo que ingresan porque desconocen realmente cuáles son los desembolsos que deben realizar cada mes. La clave para tomar las riendas del problema es hacer un presupuesto, es decir, una previsión de gastos anuales en la que se incluyan tanto los fijos como los variables. En un artículo anterior hemos explicado la forma correcta de hacer un presupuesto, si lo sigues al pie de la letra habrás recorrido más de la mitad del camino. 
 

2. Compara precios y no hagas compras compulsivas

Aunque el factor precio no es el único que determina dónde se realiza la compra semanal, es importante comparar los importes de los diferentes productos porque a lo mejor estás pagando de más sin saberlo. Un reciente estudio de la OCU revela que la diferencia entre hacer la compra en el supermercado más caro o en el más barato de la ciudad ronda los 900 euros de media en España. Y esto es extensible a otros bienes duraderos, como los automóviles que registran diferencias de hasta el 24% dependiendo del concesionario.

Si estas familiarizado con los entornos digitales lo más efectivo es utilizar herramientas de comparación de precios online a la hora de contratar el teléfono, el gas, la luz, los seguros y adquirir electrodomésticos. Existen multitud de páginas webs que comparan de forma automática y que permiten medir la calidad/precio de los bienes y servicios deseados. Los mejores son Rastreator, Kelisto, Twenga, Ciao, Idealo, Kelkoo, Trivago, Kayak, Acierto, SoySuper, Carritus y Tudespensa.

También es útil buscar catálogos para localizar las mejores ofertas, aunque es muy importante no comprar productos que no necesites solamente porque estén a buen precio. Una oferta que hoy parezca atractiva mañana puede no serlo tanto. También es recomendable buscar opiniones y análisis de usuarios que han adquirido el producto con anterioridad. Mediante una sencilla investigación en Internet lograrás realizar compras inteligentes.

Una vez seleccionado el establecimiento donde realizar la compra hay que evitar gastar más de lo previsto. El mejor truco es acudir al super después de desayunar o de comer, para evitar que el hambre provoque compras compulsivas; aunque lo que nunca falla es ceñirse a una lista previamente elaborada en función del presupuesto y las necesidades familiares.  Si lo que necesitas es renovar la nevera, la televisión o el teléfono móvil espera a las rebajas de enero, aprovecha el Black Friday o acude a los días sin IVA de los centros comerciales.
 

3. Usa Internet para comprar… pero con cuidado

Utilizar Internet para realizar compras de bienes y servicios es una de las mejores formas de ahorrar, pero hay que tener que cuidado porque la facilidad para adquirir productos con un solo click puede convertir esta opción ventajosa en la peor enemiga de tu cuenta corriente. Plataformas como Amazon, en las que se recomienda al usuario artículos en función de sus compras anteriores, generan tentaciones continuas que hay que evitar. En el fondo hay que utilizar el mismo sentido común que en el consumo de otro tipo de tecnología: con mesura y sin perder de vista el objetivo final.

Además, existen webs que ofrecen cupones descuento en los que se puede ahorrar más de un 50% en determinados productos, como por ejemplo Ahorradoras.com, Outletinn, Groupalia, Offerum o Groupon. Hay muchas más que se descubren con una simple búsqueda de Google. Incluso las grandes plataformas como Amazon y Aliexpress disponen de programas de descuentos que, en el caso de la compañía de Jeff Bezos, incluye los productos de hogar y alimentación. Y si tienes familia numerosa y te haces socio de la FEFN podrás acceder a rebajas exclusivas.


4. Márcate metas concretas

Otro de los trucos para ir amasando un pequeño colchón financiero es determinar qué productos o servicios quieres obtener, averiguar su coste y establecer una meta concreta para poder adquirirlos sin usar la tarjeta de crédito ni otro tipo de financiación. Pon en algún lugar visible en casa, el lugar de trabajo, el coche una fotografía de lo que quieres conseguir, para que cuando tengas la tentación de comprarte un traje o un vestido nuevo –o el último modelo de teléfono móvil– eches el freno y pienses que es mejor no darse el capricho ahora para no perder la posibilidad de lograr tu bien deseado en un futuro próximo.

¿Qué porcentaje de tu sueldo o pensión debes ahorrar? Aunque no existe una respuesta universal para todas las familias la cantidad mínima que no se debe gastar al mes es el 10% de los ingresos netos, es decir, uno de cada diez euros que te queden tras descontar todos los desembolsos. Si no eres capaz de alcanzar esa cifra puedes conformarte con un 5% pero no perder el objetivo del 10%. Lo importante es generar el hábito de ahorro.
 

5. Reduce gastos en casa

Si no eres capaz de ahorrar a pesar de seguir los cuatro anteriores pasos no te va a quedar más remedio que hacer una auditoría familiar de los gastos y reducir lo que puedas para que no superen tus ingresos de forma recurrente. Poner un termostato para no consumir más energía de la necesaria, renovar electrodomésticos que tengan alto consumo, revisar el tipo de contrato que tienes con tu proveedor de telefonía móvil y televisión, evitar realizar comidas fuera de casa y buscar actividades al aire libre para disfrutar de la familia que no exijan grandes desembolsos son herramientas que te permitirán ahorrar sin demasiado esfuerzo.