The Daily Prosper
experimentos científicos niños

3 experimentos científicos para hacer con niños

Además de educativa, la ciencia también puede ser divertida. Si lo pensamos, los niños se comportan como científicos: se plantean hipótesis e intentan comprobarlas a base de prueba y error. No se trata de encontrar en los más pequeños de la casa un futuro investigador en potencia –que también puede ocurrir-, sino simplemente de fomentar su curiosidad y sus inquietudes a través de sencillos juegos que les saquen de la rutina y les sorprendan


Cada vez son más los centros escolares y ludotecas que buscan el aprendizaje activo de los niños a través de sencillas pruebas y experimentos que se realizan en cuestión de minutos y con productos que no conllevan ningún riesgo para ellos. 

Precisamente por ser objetos o ingredientes cotidianos, hay numerosos experimentos infantiles que se pueden realizar en casa. Aunque el único peligro sea verse obligados a limpiar más de la cuenta, siempre se recomienda la supervisión de un adulto. 

La presencia de los padres o hermanos mayores no es únicamente por una cuestión de seguridad. Estar acompañados durante el experimento, consultando dudas y dejándose aconsejar con el objetivo de alcanzar el resultado idóneo, les ayuda a trabajar en equipo y aceptar que las ideas de terceros pueden ser tan positivas como las propias. 

Al fin y al cabo, durante su proceso de aprendizaje deberán trabajar con distintos compañeros en multitud de ocasiones. Si asimilan esta idea desde niños, les será mucho más sencillo acostumbrarse a otros ritmos y formas de trabajar.

Aquí te proponemos tres ideas para iniciar a tus hijos en el maravilloso mundo de la ciencia. Si le gusta, le divierte y se involucra, verás cómo en cuestión de tiempo serán ellos los que propongan sus propios experimentos y participen en el proceso de forma activa.

 

ARCOÍRIS

Como a muchos adultos, a los más pequeños de la casa siempre les sorprende toparse con el arcoiris cuando van en el coche o salen a pasear después de una sorprendente tormenta de verano. 

Explicado de forma sencilla, este fenómeno óptico consiste en la aparición en el cielo de un arco multicolor y se produce cuando los rayos del sol atraviesan las gotas de agua. 

Solo un dato más. Aunque varios científicos habían trabajado sobre esta idea, Isaac Newton fue el primero en entender este fenómeno gracias a sus pruebas de descomposición de la luz. 

Para hacerlo en casa solo necesitaremos dos vasos de cristal (grande y pequeño) colorantes alimentarios (rojo, azul y amarillo), un poco de miel, jabón para los platos de color azul, aceite de girasol, alcohol y una cuchara pequeña.

 

GLOBOS MÁGICOS

Antes de realizar este experimento te proponemos que le preguntes a tu hijo si es posible inflar un globo sin necesidad de soplar y, obviamente, sin tener una bombona a mano. ¿Qué te responderá?

Pues bien, a continuación, solo tienes que presentarle los ingredientes: tres botellas de agua pequeñas vacías, tres globos, bicarbonato de sodio, un embudo de plástico, y vinagre.

Con estos utensilios y siguiendo los pasos que encontrarás en este vídeo, la sorpresa estará garantizada al inflar tres globos de colores con la simple acción de la ciencia. 

 

LÁMPARA MARAVILLOSA

Y por último, un experimento con el que crear una lámpara de lo más novedosa. De hecho, es tan poco convencional que no se requiere de una bombilla ni hay que conectarla a la corriente eléctrica.

Los componentes que necesitaremos son: una botella de cristal con el cuello ancho, aceite de girasol, un vaso de agua, embudo de plástico, pastillas efervescentes y colorante alimentario.  

Como bien se recuerda en el vídeo, cuantas más pastillas utilicemos más burbujas aparecerán en nuestra lámpara maravillosa.