FP Dual: estudiar en las empresas para conseguir un empleo

En los estudios de FP Dual los centros educativos y las empresas elaboran los itinerarios formativos de manera conjunta.

Leerlo te llevará 5 minutos

En los estudios de FP Dual los centros educativos y las empresas elaboran los itinerarios formativos de manera conjunta. Así, los estudiantes se forman como aprendices de las compañías. Alemania, Dinamarca y los Países Bajos son los referentes de esta formación



Mayo. Para los alumnos de segundo de bachillerato este mes es sinónimo de exámenes finales. Junio. Selectividad. Aunque este periodo parezca duro, después llega un momento más complejo: elegir carrera universitaria. El itinerario que implica estudiar bachillerato, realizar la selectividad y matricularse en una universidad sigue siendo la primera opción para muchos estudiantes españoles. Sin embargo, existe otra modalidad que poco a poco va ganando peso y ofrece nuevas oportunidades de empleo: la Formación Profesional Dual.

Hasta ahora, la opción más conocida como alternativa a la universidad ha sido la Formación Profesional (FP) tradicional, que suele durar dos años e incluye un periodo de prácticas. Estos estudios siempre han tenido el estigma de dirigirse a malos estudiantes. Sin embargo, en los últimos años se ha dejado atrás ese prejuicio y la FP se empieza a ver como una vía alternativa para acceder al mercado laboral.

Según el informe Infoempleo Adecco, en el último año el 40% de las ofertas de trabajo en España se dirige a titulados en FP, ocho puntos más que en 2017. A pesar de estos datos positivos, la brecha entre el mundo académico y el laboral sigue existiendo. La FP Dual pretende ir un paso más allá de la FP tradicional y acercar más su modelo formativo a las compañías.

Diferencias entre FP y FP Dual

La FP tradicional puede ser de tres tipos: básica, de grado medio y de grado superior. La duración de esta formación es de 2.000 horas y está dividida en diferentes módulos, en los que se incluye un periodo de prácticas de 370 horas en empresas.

Por su parte, la FP Dual no se limita a incluir un periodo de prácticas, sino que su itinerario formativo se imparte en un régimen de alternancia entre los centros educativos y las organizaciones. Los primeros enseñan los conocimientos teóricos imprescindibles. Mientras, las empresas se encargan de los aspectos más prácticos al tiempo que pueden adaptar los contenidos académicos a sus necesidades.

Esta fórmula permite a los centros educativos atender mejor los requerimientos de las compañías y, por tanto, aumenta la empleabilidad de los alumnos. En otras palabras, los estudiantes se comportan como una especie de aprendices de las empresas. Aunque también suele durar dos años, es más flexible que la FP tradicional y puede extenderse hasta los tres años.

¿Qué estudios y qué empresas?

La oferta de cursos de FP se clasifica por familias profesionales. Por ejemplo, hay de Sanidad y Actividades Deportivas; de Información y Comunicaciones; y de Administración y Gestión. La implantación de la modalidad dual en estos cursos depende de las comunidades autónomas, los centros educativos y las empresas. Cada región cuenta con su propia oferta y existen plataformas que facilitan la búsqueda de titulaciones de esta modalidad y de centros educativos que las imparten.

Además, los centros tienen que ir de la mano de las empresas, ya que sin la participación de las compañías la FP Dual no puede existir. Lo cierto es que cada vez más las organizaciones necesitan perfiles muy especializados y la FP Dual les permite contar con una formación a la carta, así como reducir la curva de aprendizaje en los puestos más específicos. Empresas de cualquier sector se pueden sumar a estos programas y cada vez son más. En España, son ejemplo de ello organizaciones como Banco Santander, Repsol y BMW.

¿Quién puede acceder a la FP Dual?

En general, cualquier alumno de ciclo formativo de grado medio o superior puede acceder a este tipo de formación. No obstante, tal y como se explica desde el Ministerio de Educación y Formación Profesional, algunos centros realizan procedimientos de selección específicos en los que se tiene en cuenta el acuerdo fijado entre los centros educativos y las compañías.

Esto depende de la normativa de cada región. Por ejemplo, en algunos casos el estudiante debe enviar su currículum, presentar un certificado que acredite su conocimiento de una lengua extranjera y superar una entrevista personal.


Más tiempo en las empresas

Alemania, Austria, Dinamarca, Países Bajos y Suiza son algunos de los países que más trayectoria acumulan en la FP Dual. Según la Fundación Bertelsmann, en estas regiones entre el 40% y el 70% de los jóvenes opta por esta vía.

El modelo alemán, establecido en 1969, es la principal referencia internacional. Durante su formación, los estudiantes se vinculan con las empresas a través de un contrato por el que reciben 800 euros al mes de media.

Así, las compañías alemanas consiguen crear una especie de cantera de futuros empleados. De hecho, según la Fundación Bertelsmann, un 68% de los estudiantes de FP Dual en Alemania consigue un empleo en la compañía en la que se ha formado.

Según este mismo organismo, una de las claves para facilitar ese camino al empleo es aumentar el tiempo en la formación en las empresas. En países como España, la formación mínima en las organizaciones es del 30%. Sin embargo, en Alemania y en Holanda es del 66%, en Suiza del 75% y en Francia entre el 60% y el 75%.

En compañía de dos tutores

Uno de los retos para que la FP Dual funcione es mejorar la relación entre las empresas y los centros educativos, de manera que las organizaciones contemplen esta modalidad como una inversión a largo plazo y no como un gasto. Para ello, los tutores de la empresa y los tutores de los centros educativos deben estar totalmente coordinados.

Una de las ventajas para los alumnos es que cuentan con un mentor en cada uno de los dos entornos. El tutor del centro de estudios coordina la elaboración de la programación y la actividad entre las dos entidades. Por otro lado, el papel del tutor de la empresa recae en un profesional de la compañía, que colabora con el profesorado para concretar el itinerario que desarrollará cada alumno y supervisa su evolución.

Claves para escoger una FP Dual

Aunque la FP Dual sea un camino alternativo a los estudios universitarios, no significa que elegir el ciclo formativo adecuado sea más sencillo. Desde la Fundación Bertelsmann aconsejan seguir estos pasos:

  • Buscar información para saber qué centros ofrecen FP Dual.
  • Conocer el modelo pedagógico de cada centro.
  • Buscar información sobre los servicios del centro. Por ejemplo, en algunos casos se puede realizar un intercambio en el extranjero.
  • Investigar las empresas con las que los centros educativos han firmado convenios.
  • Saber si los centros educativos tienen bolsa de trabajo para alumnos ya titulados.
  • Conocer los criterios para cursar FP Dual.
  • Prestar atención al calendario para saber cuándo se ha de presentar la solicitud de admisión.
  • Formalizar la matrícula.

Realizar una carrera universitaria, una FP tradicional o una FP Dual. Cada una de estas opciones ofrece una cualificación específica. El reto es acabar con los prejuicios que puede haber alrededor de ellas para que cada estudiante escoja la formación que más se ajuste a su vocación y a sus expectativas profesionales. Al final, todas persiguen el mismo objetivo: formar a los trabajadores del futuro.

Por Alba Casilda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Estudiar en el extranjero, clave para el futuro profesional y personal

Las empresas valoran positivamente que sus futuros empleados estudien más allá de sus fronteras. Banco Santander es una de ellas, con las becas ProUni a la cabeza.

Conocer el mundo empresarial antes de la universidad

Existen cursos que preparan a los alumnos preuniversitarios para que adquieran las aptitudes necesarias y encaren su carrera pensando en su futuro profesional desde el primer instante.

Investigación y desarrollo: el futuro de cada vez más estudiantes

La concepción exclusivamente teórica del conocimiento ha dado paso a un pensamiento práctico y comprometido, que busca involucrarse en la sociedad y contribuir a mejorarla.