Pictogramas para niños autistas trasladables a todos los alumnos

La iniciativa Aprendices Visuales nació para facilitar el aprendizaje de pequeños con autismo. Hoy es una herramienta igualmente útil para cualquier estudiante.

Leerlo te llevará 2 minutos

La iniciativa Aprendices Visuales nació para facilitar el aprendizaje de pequeños con autismo. Hoy es una herramienta igualmente útil para cualquier estudiante


La forma de aprender es diferente en cada persona. No obstante, los expertos afirman que el 90% de la información que procesa el cerebro es visual y es interpretada 60.000 veces más rápido que el texto.

Miriam Reyes y Amélie Mariage fundaron Aprendices Visuales, una iniciativa que pretendía facilitar el aprendizaje de niños con autismo. Sin embargo, más tarde se dieron cuenta de que podían ayudar a cualquier alumno. “Ha sido algo parecido a las rampas de entrada de los edificios. Se construyen originalmente para facilitar el acceso a las personas con movilidad reducida, pero al final cualquiera se beneficia de su instalación”, destaca Miriam.

La idea nació con un detalle que Miriam quería tener con su primo pequeño con autismo. Escribió un cuento personalizado para que pudiera desarrollar sus habilidades mediante pictogramas. Hoy, la asociación ha publicado más de 20, en cinco idiomas y que llegan a más de un millón de niños en el mundo. “Su descarga es gratis y están agrupados en dos colecciones, una de ellas dirigida a niños y niñas en un momento evolutivo inicial, enfocado al desarrollo de su autonomía, emociones y situaciones sociales. La otra busca el entretenimiento y la iniciación en la lectura”, explica.

La iniciativa ha alcanzado varios ámbitos de la educación. De hecho, Miriam y Amélie pusieron en marcha ‘Escuelas Visuales’ para transformar la forma de enseñar en los colegios. Uno de los instrumentos visuales que han implantado son los horarios visuales. “Los niños pueden ver una serie de pictogramas que les indican a qué hora se desarrollará la asamblea, cuándo harán una ficha o en qué momento saldrán al patio. Está destinado a estudiantes prelectores que, con el uso de esta información visual, se sienten más seguros, regulan mejor sus emociones y están más tranquilos, ya que comprenden mejor cómo se organiza el tiempo en una jornada escolar”, apunta Miriam.

La idea nació con un detalle que Miriam quería tener con su primo pequeño con autismo. Escribió un cuento personalizado para que pudiera desarrollar sus habilidades mediante pictogramas

Este último programa se inició el año pasado con una convocatoria en la que se eligieron diez colegios públicos españoles. “Valoramos muy positivamente la motivación que demostrara cada centro —señala Miriam—, pero también era importante contar con el apoyo de todo el claustro de profesores, así como de la dirección y los padres de los alumnos”. Un proyecto que también cuenta con formación para el profesorado y que es útil para todo el mundo. “Por ejemplo, es bueno para los niños y niñas con autismo que todas las indicaciones se realicen con pictogramas, pero también para los alumnos con otras dificultades, así como para alguien nuevo en el colegio, para los padres y visitantes o incluso para cualquier persona que no conozca el idioma”.

Asimismo, el rendimiento y los resultados de los pequeños mejoran gracias al aprendizaje visual. “Hemos descubierto que muchos alumnos suspendían porque les costaba explicar sus conocimientos por escrito en un examen tradicional, mientras que sí son capaces de demostrar lo que saben a través de un mapa conceptual visual”, explica Miriam.

Gracias a su gran labor, Aprendices Visuales ha recibido multitud de galardones, entre ellos los IV Premios Jóvenes Emprendedores Sociales(JES) promovidos por la Universidad Europea de Madrid y Banco Santander, mediante Santander Universidades.

Además, Amélie Mariage ha sido elegida como una de las líderes de Naciones Unidas por “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y por promover oportunidades de aprendizaje para todos”.

Una vez asentado el proyecto, el siguiente objetivo es llegar al número máximo de niños y escuelas posibles de todo el mundo. “Hace unas semanas nos escribieron desde una pequeña isla perdida al sur de Chile para agradecernos nuestra labor, ya que estaban implementando el programa en un centro escolar. Ese es el mayor reconocimiento que nos pueden hacer”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

“La verdadera educación consiste en obtener lo mejor de uno mismo”

“La verdadera educación consiste en obtener lo mejor de uno mismo” Mahatma…