Haz tu propio quiet book o libro sensorial para niños


Leerlo te llevará 1 minutos

Se llaman quiet books (libros sensoriales o libros tranquilos) porque su contenido proporciona una actividad tranquila para entretener a los más pequeños y porque tienen la capacidad de despertar sus sentidos.


¿Cómo se hace? Te lo explicamos en el siguiente vídeo:

Son útiles para niños de cualquier edad. Su rango distintivo, según explican en So sew easy, es que se centran en habilidades como el emparejamiento, la clasificación y el juego imaginativo. Además, puede cambiar tantas veces como uno quiera, introduciendo nuevas páginas o cambiando unas por otras.

Como señalan en el blog De mi casa al mundo, un libro sensorial suele estar confeccionado a mano con fieltro y diversos materiales manipulativos cotidianos. Su origen se relaciona con el método Montessori de enseñanza, ya que muchas de las actividades que contienen están inspiradas en él. “Sobre todo las que hacen referencia a las tareas de psicomotricidad, relacionadas con la vida diaria como abotonar, abrir y cerrar pinzas, atar los cordones de los zapatos…”, señalan en De mi casa al mundo. También pueden ser útiles para practicar sumas y restas o para jugar con las partes del cuerpo o con las formas, y un largo etcétera, tanto como nuestra imaginación.

¿Qué caracteriza a un buen libro sensorial? Lo importante no es que sus páginas sean perfectas, sino que sea divertido, que mantenga el interés del niño y que se adecúe a sus niveles de habilidad. Además, el propio proceso de creación puede formar parte del juego, haciendo al pequeño partícipe de su diseño y confección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Gamificación en las aulas: educar jugando

El juego es una de las actividades presentes en la naturaleza del ser humano desde sus orígenes como especie. A través del juego, niños y adultos aprenden, experimentan y comprenden la realidad que les rodea. 

3 experimentos científicos para hacer con niños

Además de educativa, la ciencia también puede ser divertida. Si lo pensamos, los niños se comportan como científicos: se plantean hipótesis e intentan comprobarlas a base de prueba y error. No se trata de encontrar en los más pequeños de la casa un futuro investigador en potencia –que también puede ocurrir-, sino simplemente de fomentar su curiosidad y sus inquietudes a través de sencillos juegos que les saquen de la rutina y les sorprendan.

El progreso desde las aulas

¿Se puede llegar a combinar tradición universitaria e innovación? La respuesta es sí. Con el apoyo de Banco Santander, la Universidad Pontificia de Salamanca ha impulsado el Club Universitario de Innovación (CUI), también denominado HUB de Innovación UPSA-Banco Santander.