El progreso desde las aulas

¿Se puede llegar a combinar tradición universitaria e innovación? La respuesta es sí. Con el apoyo de Banco Santander, la Universidad Pontificia de Salamanca ha impulsado el Club Universitario de Innovación (CUI), también denominado HUB de Innovación UPSA-Banco Santander.
Leerlo te llevará 1 minutos

¿Se puede llegar a combinar tradición universitaria e innovación? La respuesta es sí. Con el apoyo de Banco Santander, la Universidad Pontificia de Salamanca ha impulsado el Club Universitario de Innovación (CUI), también denominado HUB de Innovación UPSA-Banco Santander


La iniciativa permite a los estudiantes, investigadores y compañías beneficiarse de las infraestructuras y el dinero que las dos entidades han puesto a su disposición para que desarrollen sus ideas. El CUI es un punto de encuentro donde se intercambia talento, creatividad y tecnología, con el objetivo de que en un futuro esté presente en la sociedad.

¿Cómo funciona?

En el CUI se establecen tres fases de trabajo. Primero, de innovación, donde se convocan concursos que pretenden incentivar la capacidad innovadora y la participación de los estudiantes en la creación de nuevas ideas. “Cualquiera puede participar, desde profesores que innoven en la manera de dar clases, hasta estudiantes o cualquier agente económico de la ciudad de Salamanca”, sostiene el vicerrector de Investigación y Títulos de la Universidad Pontificia de Salamanca, Pedro Sangro.

Además, se recompensan las iniciativas relacionadas con la transferencia a la sociedad, ya sean aplicaciones, diseños o proyectos. También se ofrecen recursos para planes de investigación que colaboren con empresas.

La última línea de trabajo es el emprendimiento. Con él, se intenta convencer a los estudiantes de que no se conviertan en trabajadores por cuenta ajena, sino en autónomos o emprendedores. Que sean ellos los que dirijan sus propias compañías, especialmente las de tecnología.

Proyectos actuales

Son varios los proyectos del CUI que fueron premiados en 2018:

– Infinita Experiencia. Consiste en reuniones online intergeneracionales en las que los mayores se sienten escuchados y transmiten su sabiduría a otras personas. El objetivo principal es agrupar conocimiento e información.

– Chidwi. Es una aplicación de intercambio de idiomas que conecta a jóvenes de todas las nacionalidades y que viven en la misma ciudad o en otros países. De esta manera, pueden mejorar sus conocimientos sobre idiomas de una manera diferente.

– Plus Nutrition. Se trata de un comparador de precios sobre productos de nutrición deportiva de diferentes proveedores. El programa les guía y ayuda a tomar la mejor decisión.

“Se trata de dar un pequeño premio a la gente creativa”, concluye Sangro. Además de la recompensa económica, se les ceden espacios para presentaciones y trabajos, y se difunde el proyecto en los medios de comunicación. Todo ello con el objetivo de que se construya algo útil para la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Gamificación en las aulas: educar jugando

El juego es una de las actividades presentes en la naturaleza del ser humano desde sus orígenes como especie. A través del juego, niños y adultos aprenden, experimentan y comprenden la realidad que les rodea. 

3 experimentos científicos para hacer con niños

Además de educativa, la ciencia también puede ser divertida. Si lo pensamos, los niños se comportan como científicos: se plantean hipótesis e intentan comprobarlas a base de prueba y error. No se trata de encontrar en los más pequeños de la casa un futuro investigador en potencia –que también puede ocurrir-, sino simplemente de fomentar su curiosidad y sus inquietudes a través de sencillos juegos que les saquen de la rutina y les sorprendan.

Educación en casa: pros y contras de los estudios a distancia

La enseñanza en casa o homeschooling cobra cada vez más fuerza en…