El futuro de la educación

Los avances en la tecnología han cambiado nuestra forma de educar: si antes aprendíamos con tiza y libros de texto, ahora empleamos tabletas y realizamos un aprendizaje electrónico.
Leerlo te llevará minutos
Los avances en la tecnología han cambiado nuestra forma de educar: si antes aprendíamos con tiza y libros de texto, ahora empleamos tabletas y realizamos un aprendizaje electrónico. No hay duda de que la forma en la que aprendemos en la actualidad se ha transformado.

La clase solía estar llena de sillas chirriantes, mesas estrechísimas y pizarras emborronadas. En las clases actuales, hay tecnología por todas partes: pizarras digitales interactivas, tabletas o el sistema de aprendizaje digital.

El enfoque central que se le daba al maestro también ha cambiado. Las «aulas invertidas» (o flipped) dan ahora al estudiante un papel central, proponen debates y presentaciones de lo que los alumnos han aprendido en casa.

Cualquier persona podría ahora sacarse una carrera sin haber pisado la universidad. ¿Cómo? Mediante cursos online, clases por Internet y vídeos tutoriales.

La tecnología mejora y también lo hace el acceso a la educación, lo que permite a los alumnos aprender y compartir ideas más allá de las fronteras, continentes e incluso el planeta entero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Gamificación en las aulas: educar jugando

El juego es una de las actividades presentes en la naturaleza del ser humano desde sus orígenes como especie. A través del juego, niños y adultos aprenden, experimentan y comprenden la realidad que les rodea. 

El progreso desde las aulas

¿Se puede llegar a combinar tradición universitaria e innovación? La respuesta es sí. Con el apoyo de Banco Santander, la Universidad Pontificia de Salamanca ha impulsado el Club Universitario de Innovación (CUI), también denominado HUB de Innovación UPSA-Banco Santander.

3 experimentos científicos para hacer con niños

Además de educativa, la ciencia también puede ser divertida. Si lo pensamos, los niños se comportan como científicos: se plantean hipótesis e intentan comprobarlas a base de prueba y error. No se trata de encontrar en los más pequeños de la casa un futuro investigador en potencia –que también puede ocurrir-, sino simplemente de fomentar su curiosidad y sus inquietudes a través de sencillos juegos que les saquen de la rutina y les sorprendan.