Del “Do it Yourself” al “Do it With Others”


Leerlo te llevará 1 minutos

El “Hazlo con otros” ha surgido como una forma de aprendizaje basada en métodos colaborativos y participativos


Redes sociales como Facebook o Twitter han popularizado en los últimos años el término “Do it Yourself(DIY), con el que con tus propias manos fabricas o reparas cualquier objeto.

El DIY apuesta por proyectos rápidos y de sencilla creación, y los que más han triunfado en la red han sido los relacionados con la moda o la decoración y bricolaje. Por ejemplo, construir un armario o transformar unos vaqueros viejos en una cartera.

Youtube, impulsor del DIY

Muchas personas viven ya de sus tutoriales en Youtube. Seguro que conoces varios canales de youtubers que se dedican a esta temática. En España, los más populares son “Te digo cómo se hace” y “DareToDIY”, que tienen 2,5 millones y más de 850.000 suscriptores respectivamente. En ellos se enseña a los usuarios cómo construir, reparar o diseñar objetos por su cuenta.

Tras el triunfo del “Do It Yourself”, ha aparecido una nueva tendencia: el “Do It With Others” (DIWO), que pretende incentivar el aprendizaje mediante ejercicios participativos y colaborativos. De hecho, ha encontrado su lugar en el sector educativo, con clases, cursos y talleres.

El objetivo es fomentar esta mentalidad entre los más pequeños, de forma que desarrollen su lado más creativo.

Ciudad DIWO

Es uno de los talleres que difunde el DIWO entre los niños y está impulsado por Banco Santander.

Se trata de un campamento de verano donde son los pequeños los que deciden qué quieren hacer y cómo hacerlo. Está dirigido a niños y niñas de entre 7 y 12 años y tiene lugar en Matadero Madrid y Medialab-Prado. Durante quince días, son ellos los encargados de pensar y construir el campamento con total libertad.

Además de llevar a cabo esta metodología colaborativa, se acercan a la tecnología y el arte. En Matadero Madrid conectan con el arte mediante diseños y actuaciones, y en Medialab-Prado con la tecnología, aprendiendo a crear robots.

Cada mañana los monitores se reúnen con los pequeños y escuchan sus ideas. Entre todos deciden qué actividad realizarán ese día. La importancia reside en esas asambleas. Los niños aprenden a hacerse responsables de sus decisiones y a respetar las ideas de sus compañeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Gamificación en las aulas: educar jugando

El juego es una de las actividades presentes en la naturaleza del ser humano desde sus orígenes como especie. A través del juego, niños y adultos aprenden, experimentan y comprenden la realidad que les rodea. 

3 experimentos científicos para hacer con niños

Además de educativa, la ciencia también puede ser divertida. Si lo pensamos, los niños se comportan como científicos: se plantean hipótesis e intentan comprobarlas a base de prueba y error. No se trata de encontrar en los más pequeños de la casa un futuro investigador en potencia –que también puede ocurrir-, sino simplemente de fomentar su curiosidad y sus inquietudes a través de sencillos juegos que les saquen de la rutina y les sorprendan.

El progreso desde las aulas

¿Se puede llegar a combinar tradición universitaria e innovación? La respuesta es sí. Con el apoyo de Banco Santander, la Universidad Pontificia de Salamanca ha impulsado el Club Universitario de Innovación (CUI), también denominado HUB de Innovación UPSA-Banco Santander.